Pasos para comprarte un coche de segunda mano

En ocasiones, comprar coches de segunda mano no es tarea fácil que digamos. Y no lo es porque para hacerlo hay que tener en cuenta bastantes elementos que, si es la primera vez que compramos, probablemente desconozcamos. 

 

. Y no lo es porque para hacerlo hay que tener en cuenta bastantes elementos que, si es la primera vez que compramos, probablemente desconozcamos. 
Uno de los factores que hay que tener en consideración es si la compra se la hacemos a un particular o a un concesionario. Si es un particular, ni conocemos al particular ni conocemos el estado real del coche, lo cual deberemos tener un poco de cautela. 

El hecho de que sea un concesionario el lugar de compra hace que tengamos mayores garantías, pues en caso de engaño, el profesional puede poner en riesgo su reputación. 

En cualquier caso, sea una cosa u otra, lo cierto es que al comprar coches de segunda mano hay que estar bien atentos a todos los detalles, pues son muchas las consecuencias que se derivan de una mala inversión de coches usados. 

Por ello, en el comparador de préstamos online rápidos vamos a darte unas claves que no debes hacer al comprarte tu nuevo coche, aunque ya usado.

En primer lugar, has de tantear el terreno: buscar el coche que te gustaría tener, seleccionar modelos si estás entre varios, comparar precios del mismo modelo y prever cuáles son las posibles ventajas y consecuencias de cada uno, etc.

En segundo lugar, has de contactar con el actual propietario en busca de respuestas a todas tus inquietudes sobre el producto que te está tratando de vender: cuestiones como por qué lo vende, si ha tenido un único dueño, si ha tenido algún siniestro, etc. son frecuentes entre compradores que en ocasiones ayudan a decantarse por un modelo u otro. 

En tercer lugar, observa todos y cada uno de los detalles del coche, pero también “inspecciona” a su dueño: sus gestos, su afán por venderte el coche, las posibilidades de rebajarte el precio son algunas acciones que te dan pistas sobre el propietario y, a veces, sobre la prisa que tiene para venderlo, lo cual puede significar algo positivo pero también puede dar lugar a dudas que preferimos obviar.

Finalmente, prueba el coche tú mismo. Si no te ves con la suficiente capacidad, acude a un taller de confianza para que verifique y corrobore que a priori no se trata de una estafa.

En definitiva, antes de comprar a la ligera, presta atención y escoge un modelo que te guste, que presente un buen “estado de salud” y cuyo precio sea razonable. 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales