Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Comportamiento Social   ·   Economía   ·   Mundo   ·   Sociología   ·   Juventud



1 seguidores

Analfabetismo Político Voluntario


Inicio > Política Nacional
30/04/2018


374 Visitas



Así como una persona que no sabe absolutamente nada de medicina no debería realizar una cirugía, tampoco se le debería permitir votar a una persona que no sabe absolutamente nada de política.Y es que, así como un inexperto en medicina puede poner en riesgo la vida de un individuo en caso de realizarle una intervención quirúrgica, (poniendo en riesgo también los intereses afectivos y sentimentales de la familia del paciente), un inexperto en la política pone en riesgo no solo su propio bienestar (a nivel político, cultural, económico), sino el de toda la sociedad, votando de forma inconsciente y poco responsable.


Lastimosamente en Colombia y otros países no sería tan descabellado implementar esta idea si se piensa que  en la actualidad el voto se ha convertido en una responsabilidad que muy pocos quieren o pueden asumir de forma consciente; un “derecho” que se ejerce siempre y cuando represente algún beneficio personal o inmediato; un objeto que se compra fácilmente por algunos candidatos, hacendados, empresarios y ejecutivos.

Admitamoslo, en general el sufragio es todo lo contrario a una manifestación del interés que se tiene por el mejoramiento de las condiciones sociales, económicas y culturales de sí mismo y todos los semejantes. De hecho, en la actualidad el voto es más una expresión del egocentrismo, de la ignorancia, de la manipulación y de la amnesia.  

Muchos se alarmarán al leer esto y pensarán que las ideas inicialmente planteadas son sumamente elitistas, pues en teoría, solo los que se han formado políticamente tendrían la posibilidad de votar; que hoy día los electores tienen motivos para abstenerse de elegir, pues desconfían de los alcances de la política gubernamental y de sus representantes continuamente asociados con la corrupción; que el Estado no se encarga de formar políticamente a la ciudadanía y que además de ello, los medios de comunicación manipulan a estos electores; que la culpa en realidad es de los políticos por ofrecer a la gente necesitada un mercado o un poco de dinero para que le entreguen su voto; etc.

Siempre habrá mil justificaciones para dejar de asumir las responsabilidades que competen a cada individuo, ¡para eso si los ciudadanos han logrado formarse de gran modo!

Ya es necesario dejar los idealismos y reconocer que tristemente a las mayorías no les importa la política y mucho menos participar en ella. Para la muestra los resultados de las últimas elecciones en Colombia, donde tan solo un poco más del 48% de los ciudadanos habilitados salieron a votar y eso que (según datos comparados) hubo un alto nivel de participación.

¿Cuántos votantes de esos eligieron y decidieron pensando en el bienestar individual y/o colectivo?, ¿Cuántos vendieron su voto?, ¿Cuántos estudiaron los planteamientos y propuestas de los candidatos y a partir de dicho estudio eligieron? Si se pudieran saber estos datos seguramente se reforzaría la idea de que muy pocos son los que, a la luz de la razón, votan y eligen crítica y conscientemente.

Sin duda una verdadera lástima que una de las pocas formas de participación real de los ciudadanos en la política nacional sea totalmente desperdiciada por las mayorías.

Ya no hay excusa para tan altos niveles de abstención y de desinterés político, pues con la facilidad permitida por Internet y otros medios de comunicación, las propuestas, los debates, las ideas, y los foros están a tan solo unos cuantos “clics” de la población.

¡Ojalá que así como están atentos de Youtubers, estrellas de la música, animes, series y novelas, los ciudadanos se interesaran por la realidad de si mismos y de los demás!

La intención de este artículo de opinión no es desconocer el derecho que tienen las personas al voto (ni más faltaba). Todo lo contrario, se resalta y recuerda que la posibilidad de elegir es un logro histórico de grandísimo valor para buena parte de la humanidad. Lo que si se pretende es que, así como se duda y se pone en tela de juicio la labor del político, se comience a desconfiar también de los electores que, en su mayoría son los que realmente desconocen la importancia histórica de esta forma de decidir sobre el futuro de todos.

Esperemos que con el paso de los años se disminuyan estos niveles de abstención y de analfabetismo político voluntario, aunque, si nos fijamos en los resultados del informe de “Educación cívica y ciudadana” presentados por la IEA (Asociación Internacional para la Evaluación del Logro educativo), donde se evidencia que la mayoría de los jóvenes con los que se desarrolló este estudio en Colombia, prefieren un régimen antidemocrático y/o dictatorial (si ello representa beneficios a nivel de seguridad, orden y economía), el panorama nos es para nada alentador, todo lo contrario, genera gran tristeza y preocupación.

Preguntémonos: ¿Debe una sociedad sufrir por los desaciertos políticos y electorales de unos pocos que no representan la mayoría?, ¿Debe un paciente sufrir las consecuencias de una cirugía practicada por un individuo que nunca se formó para ello?  













Foto: Javier Nieto/ El Tiempo



Etiquetas:   Elecciones

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17033 publicaciones
4386 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora