Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Estados Unidos   ·   Pandemia   ·   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Escritores   ·   Paz Social   ·   Alimentación



¿Se puede pensar en Apple sin Jobs?


Inicio > Empresas
04/09/2011


1593 Visitas



La historia de Apple no es una sola historia, sino posiblemente infinitas historias relacionadas con el tema en el cual uno quiera poner el foco. La “historia oficial” cuenta que fue fundada el 1º de abril de 1976, por lo que hace unos días cumplió 35 años. Que comenzó vendiendo una PC que llevaba su nombre, que luego lanzó otros modelos bajo las marcas Lisa y la Macintosh y que hoy tiene un portafolio de productos que incluye sistemas interactivos para TV (Apple TV), reproductores de música (Ipod), teléfonos inteligentes (IPhone) y, por supuesto, computadoras para escritorio y computadoras portátiles (la línea Mac) y su exitosa “tableta” (IPad), además de una completa línea de sistemas operativos, software y periféricos. Esa historia dice también que para la revista Fortune ha sido la empresa más admirada en el mundo en los años 2008, 2009 y 2010. Pero lo más importante de la historia oficial de Apple, es el rol casi excluyente que reconoce que tuvo siempre Steve Jobs. Sobre ese punto es que quiero compartir algunas reflexiones y dudas.






Aclaro, antes de ir al punto, que no soy un especialista en tecnología y mucho menos en Apple, salvo por el hecho de haber trabajado para su dealer local, a mediados de los ’80, cuando la empresa trataba de imponer su Macintosh 512.





Ahora sí, les cuento mis reflexiones y dudas.





El lanzamiento del IPad 2, el 23 de marzo pasado, me impactó mucho. Pero no por el producto, sino por otra cosa. Porque el equipo de marketing de Apple comenzó a armar el show para lanzar esta segunda versión de su “tableta” y llegó a la conclusión de que no podía evitar recurrir a la figura de Steve Jobs como presentador oficial.





No importó que Jobs hubiera anunciado apenas 42 días antes que dejaba la Presidencia de Apple, Inc. por problemas de salud, tal como había hecho temporalmente en el año 2004 debido a un cáncer de hígado y, también temporalmente, en el 2009 debido a un desajuste hormonal que lo obligó a someterse a un transplante de hígado.





Simplemente resolvieron que lo necesitaban, lo convocaron y él se presentó a lanzar el nuevo producto, aún cuando esta vez su renuncia no se anunció como algo temporal, como se había hecho en las dos ocasiones anteriores, y no se fijó una fecha de retorno a sus funciones.





Este asunto me dejó pensando.





Recordé de pronto un libró que había leído, allá por el año 1990, escrito por el ex Presidente de Pepsi, John Sculley, titulado “De Pepsi a Apple”, en dónde cuenta su experiencia cuando Apple lo convoca como CEO y, no bien comienza a trabajar, decide despedir a Jobs.





Fui entonces a algunos sitios financieros, a otros de tecnología y a algunos sitios de diarios de negocios y armé un gráfico que muestra la vinculación entre el valor de la acción de Apple en la Bolsa y las diferentes cosas que fueron pasando a lo largo de su historia. Aquí está (si no puede verlo correctamente, hacé click sobre la imagen o AQUÍ):











Mi impresión es que lo que hoy conocemos como Apple es así debido al genio creativo de Jobs, que supera cualquier esfuerzo de desarrollo de una estrategia de continuidad en materia de visión, ideas y liderazgo.



Y esto es particularmente así en una compañía que, como Apple, es sumamente admirada, tiene un negocio muy rentable, pero no compite en los estándares de la industria sino en nichos que ella misma desarrolla. Si deja de desarrollar esos nichos o de reformularlos de manera permanente, lo que encuentra son problemas.





El IPad, su último producto, que generó un verdadero boom de ventas, es una prueba de ello. La compañía creó el segmento de las “tabletas”, lanzó la suya y vendió centenares de millones. En el año 2010 terminó obviamente liderando el segmento con un increíble market share del 93%. Sin embargo, no bien sus competidores, todos ellos empresas más clásicas, comenzaron a lanzar sus productos alternativos, el negocio de Apple comenzó a retroceder. Sólo en los primeros 90 días del año 2011, su cuota de mercado cayó 20 puntos porcentuales. Y la expectativa es que, aunque se mantendrá como líder, su cuota del mercado será interesante, pero no abrumadora.





¿Qué va a pasar entonces si, por el motivo que sea, de repente Steve Jobs deja de estar disponible, ya no para presentar un nuevo producto, sino para lo más importante, que es concebirlo, desarrollarlo, lanzarlo al mercado e ir modificándolo para que su competencia no salga rápido a hacer algo parecido?





Obviamente no es una respuesta que yo tenga, pero si me piden una modesta opinión, diría que Apple se va a ver en problemas. En problemas serios. Tan serios, que pueden incluso poner en riesgo un negocio que hoy está más ligado al genio de un hombre que a la actividad de una empresa que lleva 3 años siendo, según Fortune, la más admirada del mundo.





(Nota publicada en mi blog el 9 de abril de 2011. Para llerla allí, hacé CLICK ACÁ)





Etiquetas:   Contexto Digital   ·   Liderazgo   ·   Steve Jobs   ·   Apple Inc.

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20139 publicaciones
5042 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora