Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Pandemia   ·   Poesía   ·   Crisis Económica   ·   Internet   ·   Transformacion Digital   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Odontología   ·   Economía   ·   Auditoría   ·   Medicina



El triunfo del estado de derecho


Inicio > Política Nacional
24/03/2018

532 Visitas



Si hacemos caso a lo que dice nuestra izquierda y la mayor parte de nuestra opinión publicada, España es un país homologable a Somalia. Aquí nada funciona, la pobreza nos come,  la corrupción  de la derecha (de la de la izquierda ni se habla) campa a sus anchas, y somos ese país de pandereta que tantas veces nos hemos empeñado en pintar y que no se corresponde ni con nuestra historia ni con nuestro presente. Lástima que la realidad se empeñe cada día en desmentirles y en demostrar que España es un país que juzga y encarcela a sus corruptos, que es cada vez una economía más pujante y una democracia más consolidada, con unas instituciones con mayor calado democrático que el que, desgraciadamente, está demostrando buena parte de nuestra sociedad.


Si nos atenemos al último ataque sufrido por nuestras instituciones y estado de derecho, que ha sido el desafío independentista de la Generalitat y el parlamento autonómico catalán, lo primero que hay que decir es que la respuesta del Estado ha llegado seguramente tarde y exasperantemente lenta. Pero es el precio que hay que pagar por tener uno de los sistemas más garantistas no ya de nuestro entorno, sino de todo el mundo democrático. Bien hay que decir que hasta 2017 los ataques habían sido más de intención que de hecho, y que habían recibido la respuesta del Tribunal Constitucional, pero ello no evita que el sentimiento de la gran mayoría de la sociedad sea que con el “problema catalán” se ha contemporizado en exceso.

Pero no es menos cierto que cuando la amenaza se materializó en actos y leyes concretas, la pesada maquinaria del estado de derecho se puso en marcha y hoy, medio año después, estamos empezando a ver los resultados de esa respuesta en su verdadera magnitud.

La primera respuesta fue la del Tribunal Constitucional, anulando los pronunciamientos manifiestamente ilegales del Parlament. Pero la artillería pesada se puso en marcha dos días después del bochorno del 1-O, con el Jefe del Estado a la cabeza de la defensa de nuestras instituciones y nuestro estado de derecho. Todavía no se ha valorado adecuadamente la importancia de aquel discurso de Felipe VI, justo cuando esos “aliados” europeos que nos toleran más que nos respetan, estuvieron en un tris de comprar la propaganda independentista y reconvenir al Reino de España por la inventada violencia policial del 1-O. Aquel discurso fue un mensaje inequívoco hacia fuera y hacia dentro, para demostrar que la democracia española no se iba a dejar zarandear por un puñado de golpistas, y que el deber de los demócratas de dentro y de fuera, era defender nuestro estado de derecho.

Después vino la respuesta del Senado, con la aplicación del artículo 155, para muchos insuficiente, pero en cualquier caso efectiva. Se podrá decir que el partido en el gobierno, con el respaldo de la mayoría absoluta del Senado, podría haber aplicado un 155 mucho más contundente, con cierre de TV3 incluido, y con un horizonte electoral más realista que el que finalmente se impuso, pero este fue el precio que el Gobierno tuvo que pagar por lograr un 155 con un respaldo de casi el 70% del electorado español. ¿Alguien puede imaginar el resultado de un 155 con el único respaldo del Gobierno y toda la oposición en contra? Incluso con el peaje que fue necesario pagar, lograr el compromiso de los principales partidos de la oposición da más fuerza a este “155 light” que la que hubiera tenido un 155 más contundente pero menos respaldado. En eso hay que reconocerle el mérito a Rajoy de haber conseguido que el 155 no fuera del PP, sino de un bloque democrático que representa a la inmensa mayoría de los españoles.

Lo que ha venido después ha sido el incansable trabajo de la Guardia Civil y de los jueces Lamela primero, y Llarena después, que mientras el independentismo seguía obsequiándonos con un esperpento tras otro, han ido poniendo negro sobre blanco los hechos que demuestran que un grupo de golpistas llevaban años conspirando, y finalmente se conjuraron para romper España sin renunciar si hacía falta al uso de la violencia, malversando de paso una buena cantidad de caudales públicos.

Ver hoy a esos golpistas en la cárcel a la espera de juicio, y a las instituciones triunfantes frente a este ataque, es una victoria de un estado democrático de derecho que ha estado a la altura de la amenaza, y del que los españoles podemos sentirnos legítimamente orgullosos.

Sería absurdo que un partido o gobierno intentara capitalizar un éxito que es de todos, de esta democracia que llevamos cuarenta años construyendo. Por eso resulta tan esperpéntico que un partido que no tiene apoyo ni para tener un diputado en el congreso intente presentarse hoy como el que mete en la cárcel a los golpistas, como que los independentistas pidan al Gobierno que saque a sus golpistas de la cárcel. Parece mentira que aún haya que recordar que en democracia es el poder judicial el que decide si un ciudadano entra o no en prisión. A los delincuentes los meten en la cárcel los jueces, no los partidos ni los gobiernos. En eso consiste el estado de derecho.



Etiquetas:   Democracia   ·   Cataluña

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21000 publicaciones
5178 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora