Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   PRI   ·   PAN   ·   México   ·   Quintana Roo   ·   MORENA   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Libros



El DNU que puede cambiar todo


Inicio > Comunicación
25/02/2018


1157 Visitas



En medio de una economía de pronóstico reservado, con un mega DNU camino al Congreso y ahora con la discusión del Aborto Legal que les cayó del cielo para tapar a los dos anteriores, Macri tiene fuertes presiones para sacar por DNU también, el Nuevo Marco Regulatorio de las Telecomunicaciones.




Hay presiones visibles si se quieren ver,  y otras que solo se pueden conocer, si se tiene fuentes dentro del gobierno. 

El equipo está dividido, pero me supera saber porqué cada uno está del lado que está. Lo cierto es que Quintana --uno de los ojos de Macri según él, no sé si el derecho o el izquierdo-- está apurando sacar por DNU el Marco Regulatorio de las Telecomunicaciones, que Claro y Telefónica vienen pidiendo. Era un tema a futuro este, nadie tenía en el gobierno demasiado apuro por hacerlo. En marzo se cumple el plazo para que la Comisión Nacional de la Competencia, apruebe (o no y ese sería otro escenario) la Fusión de Cablevisión-Fibertel y Telecom. Para el ciudadano esto pueden ser solo fusiones y negocios empresarios, a los que no lo presta mayor importancia, pero en lo concreto en la vida real de la comunicación y de la  información, este sería un cambio enorme. 

Es inevitable recordar la fusión Multicanal-Cablevisión que le dio Néstor a Grupo Clarín, creyendo que de ese modo lo tendría de su lado. Sin embargo no fue así, el grupo siguió presionando, el premio mayor ya en esos años era Telecom. Con esa primera fusión de las dos cableras más grandes del país, Clarín  pasó a tener una posición totalmente dominante, más de 65 por ciento de los abonados. Con Telecom además, mucho antes hubiera incursionado en Telefonía, Fibra Óptica  2 G y 3 G en aquel entonces, (hoy es en 4 G y se trabaja en el 5 G). Néstor se lo dilató primero, las críticas se hicieron más visibles en el Multimedios y luego terminó aprobando que Werthein se llevara el paquete accionario (o sea ¿se lo aprobó a él mismo? no lo sabemos) 

Negarle Telecom a Magnetto dicen los que más saben del tema, fue la verdadera causa de la ruptura total, y no como algunos creen "El Paro Histórico del Campo y la 125 fallida". A partir de allí comenzó la guerra con Clarín. 

Solo pensar en lo que luego vendría de parte del Multimedios y también de parte del Kirchnerismo que no soportó lo expongan de ese modo, da un parámetro de lo que se juega en esta aprobación de la Fusión Fibertel-Telecom, que Clarín busca por segunda vez.

Con Telecom Grupo Clarin tendría una posición dominante como nunca antes hubo, lo de Nextel que antes adquirió, sería menor al lado de esto.  Pese a los recortes en algunos aspectos donde los obligan a desinvertir, que no son más que eufemismos, si  el ente de la competencia lo aprueba, estaría fijando una posición oficial a favor del multimedios.

Sin embargo no todo es tan fácil.

Obviamente hay resistencias, los competidores de Clarín aún menores y que pueden convertirse en muy menores frente a esto, buscan evitarlo amparándose en "los Cableros Locales" así consiguieron que el Cuádruple Play ofreciendo todos los servicios de comunicación una misma empresa, no sea aplicable a Ciudades o Pueblos de menos de 80.000 habitantes (Grupo América de Vila-Manzano y Telecentro de Pierri son los dos principales) al menos por ahora, en la letra chica de la Ley está.

El problema mayor para Clarín y el Gobierno (por el momento asociados en la disputa, aunque divididos) son los grupos que quizá sean menores acá frente a Clarín, pero en sus sociedades y paquetes accionarios internacionales, son iguales o mayores en el mundo. (el caso de Telefónica de España y el Grupo de Slim) 

Al principio dije que hay "presiones visibles" para volver sobre ellas, antes debo hacer una salvedad. 

No se puede presionar a un gobierno, cuando ese gobierno no tiene nada para ocultar. Esta aclaración es fundamental, para no poner en duda la información, que de hecho es real la que se difundió, solo que depende de la posición de un Medio con respecto al Gobierno, si se expone o no. Esto supera ampliamente a los Periodistas, que sin duda en el momento que más periodismo pueden hacer (los que trabajan en multimedios) es cuando su medio es crítico (se enfrenta por lo que sea) a un gobierno.

Seguramente no es el ideal de la sociedad, que los medios usen la información (negativa que tienen) para presionar o cuando están enfrentados a un gobierno  y cuando los beneficia no. De mi parte creo que mientras se informe, se conozca la realidad, aunque sea en estos momentos de pujas,  es mejor,   tanto para los periodistas (que un gatekeeper les impide a veces publicar) como para la gente que se informa.

El gobierno de Macri,  del presente de sus funcionarios y ni hablar del pasado, tiene tanto para ocultar como tenía el Kirchnerismo, incluso tiene una gran parte de la historia donde sostuvieron sociedades políticas, empresarias y de conveniencia ambos (algunas que aún hoy sostienen). Por eso que surjan denuncias, preguntas imposibles de responder para los funcionarios y datos sobre esas sociedades, no sería anormal. Más aún habiendo hoy un Consorcio de Periodistas de Investigación (ICIJ), que en conjunto no se dejan presionar y si bien los periodistas trabajan en medios locales de cada país que pueden ser presionados o cooptados, puede publicar alguno del otro lado del mundo, que no tiene las limitaciones locales directas.

Sin embargo este no fue el caso de las dos últimas publicaciones, muy duras por cierto y que surgieron de medios internacionales. 

La lapidaria nota de New York Times sobre la inflación y la gobernabilidad de Macri "Inflation Stalks Macri in Argentina" y la denuncia de El País de España sobre Gilligan "La misteriosa Sociedad Panameña del Caso Guilligan"  Esta última investigación le costó el cargo al Subsecretario de Presidencia y se le pidió la renuncia, no solo por la opinión pública y la oposición que usaría esta denuncia para atacarlos, si no para evitar que se avance más sobre esa investigación (y esta  pase a representantes de futbolistas, donde en AFI hay uno dirigiendo la inteligencia de estado).

A pesar de los Panamá y Bahamas Papers que aquí los tomaron muy poco los medios locales, cómo no expusieron prácticamente nada de la Megacausa Odebrecht tampoco, que en buena parte del mundo ambos fueron conmocionantes, estas denuncias y duras críticas en medios internacionales que tiene Macri, si bien son totalmente fundamentadas, sorprenden.

Como los periodistas no tenemos ninguna verdad revelada, apenas si podemos ir descifrando la realidad con lo que nos aportan fuentes (en mi caso menores) y lo que contrastamos en los hechos, a las conclusiones de este análisis, las voy a dejar en preguntas, para que el tiempo las responda.

A Macri lo presiona Quintana (muy cercano a Telefónica en esta puja) para lanzar un DNU con este nuevo marco, que permita habilitar la televisión satelital y aplicación del cuádruple play, sin esperar la sanción de la ley de convergencia. Los más interesados (mucho más que interesados en realidad) de que se apruebe esto, incluso antes de que se certifique en Competencia la fusión de Fibertel-Telecom, son Claro y Telefónica. Si no tuvieran este marco que les permite también a ellos ofrecer su cuadruple play, quedarían en una enorme desventaja con Grupo Clarín. 

Para terminar de contextualizar y dejar las preguntas hay que ver, más allá de actualizaciones en los paquetes accionarios, que Telefónica tiene aproximadamente un 14 por ciento de acciones de Grupo Prisa, a quién pertenece El País de España y varios medios aquí. Y hasta diciembre pasado Carlos Slim dueño de Codetel más conocida aquí por Claro, tenía la mitad del paquete accionario de la empresa de medios que edita New York Times, vendió la mitad de esa mitad que lo hacía el accionista individual más grande. Pero además según consultoras su inversión en la empresa editorial, fue lo que más hizo levantar al diario, hoy en crisis como todos los diarios del mundo. Slim  aún conserva la otra mitad de acciones.

Claro en su entramado accionario llega a NYT y Telefónica en el suyo a El País, enorme casualidad.

Las preguntas.

Macri quería esperar para reglamentar esto, incluso para que el ente de la competencia apruebe la fusión que quiere Clarín a 2019. Al mejor estilo Néstor K, pretendía utilizarla como moneda de cambio en un año electoral 

¿Si ahora por DNU hace el convenio marco y le da a Claro y Telefónica la herramienta para competir con Clarin, esos dos por su influencia en medios internacionales bajaran el nivel  de crítica? (¿Dejaran de hacer periodismo?) ¿Qué va a pasar a la vez con Clarín, si le da eso a sus competidores? (¿Comenzarán con la crítica en serio?) Y vamos a plantear el peor escenario local ¿qué pasaría si el ente de la competencia, ni aún con la desinversión que le piden, aprueba la fusión a Clarin? ¿Se reeditaría otra guerra Clarín-Gobierno?

A los ciudadanos comunes y a los periodistas del llano, sin duda nos convendría que ningún gobierno le dé ningún beneficio oligopólico a los Multimedios, que haya verdadera información y una continua posición crítica. Pero el mundo de los negocios no es justo ni ético. Así cuesta conocer la verdad, exponen cuando buscan beneficios y dejan de exponer cuando se los dan, los periodistas quedan en medio y los ciudadanos desinformados.

Sin duda también sería ideal, que los gobiernos no tuvieran nada que ocultar, no solo nos saldría más barato porque habría más competencia en telecomunicaciones si ninguno presiona por tener una posición dominante, sino que habría más confianza, y confianza es inversión.

Por lo pronto es lo que tenemos, no cambiamos mucho, no se espera de Macri una guerra ideológica con un medio eso es evidente, pero ya acusó recibo de las críticas y las denuncias que vinieron del exterior y todo quedó en un tembladeral.

Hay que ver también que tanto el NYT, como El País o incluso BBC, más allá de que hoy haya una puja por beneficios, durante toda la década anterior, expusieron al Kirchnerismo. Cristina la solucionaba fácil y asociaba corporativa e ideológicamente a estos multimedios internacionales, con Clarín su enemigo y hablaba de "ataques de los grupos hegemónicos"... Hoy que vemos a  El País y NYT exponiendo al gobierno, mientras Clarín omite casi todo, no es dificil advertir lo poco tenían de grupo y mucho menos de hegemónico.

 En esta instancia casi todo lo que haga Macri le va a traer problemas con alguna parte, tendrá que ver qué le conviene más, si las críticas y denuncias que impactan desde el exterior o a Clarín de enemigo, que de todos modos, tarde o temprano cuando obtenga lo que busca, igual lo va a ser.

En resumen, este es un DNU que puede adelantarlo todo, que puede cambiarlo todo y hay que ver cuánta realidad publicada, está dispuesto a soportar Macri.

Esta vez con la grieta y Lanata no va a alcanzar.







Etiquetas:   Corrupción   ·   Mauricio Macri   ·   Kirchnerismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18016 publicaciones
4592 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora