Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Novela   ·   Lectores   ·   Sociedad   ·   Ética   ·   Moralidad   ·   Literatura



Tras el cuadro holandés, de Sylvia Edo, la utopía de la infancia bañada en arte


Inicio > Literatura
17/02/2018


465 Visitas



La novela Tras el cuadro holandés, de Sylvia Edo, nos sumerge en el ambiente artístico de Londres a través de la historia de un galerista que, hastiado de su rutinaria existencia, se ve cautivado hasta la obsesión por un cuadro expuesto en el Royal Pavillion. El cuadro simula una escena de infancia de una abuelo y su nieto y desata todos los recuerdos mitificados del protagonista. Una época alegre, intensa, donde todo estaba aún por empezar y la esperanza no cabía en una mano. Esa es una de las grandes maravillas que provoca el arte pero ¿y si sucede que la vida actual no es capaz de otorgarnos momentos tan excelsos?


Muchos han sido los artistas que han perdido su tiempo y su lucidez en ese regreso idílico imposible, porque el alma de un artista es inocente, perseverante y libre. Muchos son los hombres de a pie que han renunciado a sus sueños y otros muchos nos debatimos entre los mundos intentando equilibrar la balanza. Pero a veces esa balanza se rompe y nos rebelamos como artistas, como locos, como niños inconscientes que solo desean rozar con los dedos la felicidad, a costa de cualquier otra cosa. Nicholas sucumbe a su deseo, la balanza se ha roto y solo desea una escalada de emociones que le despierten de su letargo. Se plantea robar el cuadro para poseer la visión cautivadora para siempre, como si ese acto pudiera salvarlo del resto de su vida, pero se equivoca. Una serie de circunstancias le llevan a conocer a una extraña comisaria de exposiciones que le relatará la intrigante historia del cuadro, su origen, sus dueños anteriores, los lugares en los que ha estado. Y poco a poco la trama va dando un giro inesperado que deja ver la verdadera esencia de la obra. Las transgresiones no dejan de ser una emoción efímera y salvaje que deja tras de  sí un cúmulo de consecuencias irremediables. La verdadera felicidad no se posee, no se atrapa, solo se persigue por si de vez en cuando decide posarse en nuestra frente y hacer que todo valga la pena. Una gran enseñanza para no dejar olvidados los sueños pero también para aprender a valorar lo que tenemos.

Etiquetas:   Libros   ·   Misterios   ·   Reseña   ·   Felicidad   ·   Novela Romántica

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18715 publicaciones
4726 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora