Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Lectores   ·   Lectura   ·   Cultura   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Libros   ·   Bitcoin



0 seguidores

Semblanza de la caverna costarricense: Una reflexión inesperada.


Inicio > Política Nacional
15/02/2018

467 Visitas






En la coyuntura costarricense actual, por satírico que parezca, se ha decidido la primera ronda electoral entre quienes intentan imponer una visión de mundo excluyente, y quienes se resisten a ello. Sin embargo, esto me ha permitido reflexionar sobre ciertos aspectos. Como primer punto, en la actualidad costarricense, parece que los textos milenarios han cobrado una mayor relevancia, pasando a ser determinantes para dictaminar sobre la realidad social, política e incluso económica de este país. Bajo esta premisa, me permito traer a colación un escrito que me parece fabuloso y atemporal, sin embargo, no se trata de ninguna disertación bíblica.

Hacia 390-370 a.C, se escribió la más influyente obra de Platón, La República. A modo de compendio de textos donde el más célebre discípulo de Sócrates reflexionaba sobre las ideas centrales que conformaron su línea de pensamiento. Evidentemente, en estas pocas líneas donde me sirvo de la atención de mis lectores, no pretendo trasladar la totalidad de la filosofía platónica a las coyunturas nacionales actuales. Ahora bien, en el VII libro de La República, se introduce una figura de tipo pedagógico-filosófico que es imposible de obviar por su estrecha vinculación con la situación costarricense actual, me refiero a la alegoría de la caverna.

En algún momento hubo una cueva, en dicha cueva, unos hombres estaban atados por el cuello, pies y manos desde hacía mucho tiempo. Solo podían ver hacia la pared del fondo de la caverna y nunca volver la cabeza. Detrás de ellos hay una hoguera y la entrada de la cueva que da al exterior. Por este espacio, circulaban hombres portando todo tipo de objetos cuyas sombras, debido a la iluminación de la hoguera, se proyectan en la pared que los encadenados pueden ver, estos consideraban las sombras proyectadas como la realidad incuestionable. Hallándose condenados a tomar únicamente por ciertas todas y cada una de las sombras proyectadas. En determinado momento, uno de los individuos consigue liberarse de sus cadenas y salir de la caverna, momento en el cuál descubre que la realidad no son las sombras que otros proyectan para él, sino todo lo que pueda descubrir por sí mismo, a través de su autonomía y discernimiento. Posterior a esto, dicho hombre embargado por la oleada de sensatez que acaba de descubrir, decide volver a la caverna. Una vez allí, aquellos hombres que aún se hallaban encadenados se niegan a creer que exista algo más que aquellas sombras que han visto durante toda su vida, para ellos, aquel hombre estaba sencillamente loco.

Estimados lectores, se preguntarán: en plena contienda electoral ¿Qué tiene que ver esto con Costa Rica? Y aquí comparto mis anotaciones al respecto. De entrada, encuentro una comparación con cierto sector de la sociedad costarricense que se niega a renunciar a una visión monocromática del mundo. En esta fracción, han sido objeto de manipulación sistemática por parte de ciertos individuos que se autodefinen poseedores de la verdad y la razón, encargados de proyectar, a conveniencia, las sombras con que miles de incautos construyen su realidad. No sin antes señalar con desprecio a todo aquel que trasgreda sus incuestionables criterios.

Ante estos iluminados ficticios, su séquito reproduce, a juicio personal y colectivo, un apabullante conjunto de estereotipos donde no cabe el menor cuestionamiento, ni el mínimo intento de liberarse de las cadenas que aprisionan la conciencia. Aquí, la entrega es total, rendición donde ciegamente se enaltecen las limitadas sombras que conforman su realidad. Acción que magnifica al héroe auto consagrado, pero restringe toda posibilidad de emancipación.

Desde mi punto de vista, con toda seguridad se han construido cavernas revestidas de ciega fe neo pentecostal, cuyos coparticipes en gustoso cautiverio se niegan a creer que existe otra realidad ajena a las sombras, teñidas de los perjuicios personales, que los falsos iluminados proyectan para ellos y, con ojo inquisidor, juzgar a quienes no comparten tales criterios o hacia quienes intentan liberarse de las cadenas y con desatención selectiva, excluirlos; eso, queridos lectores, es el fundamentalismo.

Las cavernas de hoy en día son erigidas con el abyecto discurso de los falsos profetas y las cadenas están hechas de estereotipos, sin embargo, lejos de buscar la libertad de raciocinio, a cada momento se le añaden más y más eslabones. Hasta la peligrosa posibilidad de que estos líderes artificiales ocupen el primer poder de la república.

Ahora bien, debo ser categórico al señalar que no pretendo proyectar sombras para ninguna persona, por el contrario, espero instar a la autonomía de conciencia y razón; o a la apertura de esta. En este sentido, para todos aquellos que aun hoy se hallan en confinamiento colectivo, sean conscientes de ello o no. He de decirles que es tanto su responsabilidad como la mía, impedir a toda costa que aquellos hombres que, aun hoy, proyectan sombras a conveniencia, polaricen a la sociedad. Por tanto, los insto, con el mismo fervor con que se entregan a otras retóricas, a discutir, a la crítica y a edificar puertas que impidan caer de nueva cuenta en la penumbra de la caverna.

Rafael Ortiz.

Educador por vocación y escritor por ocasión.



 

 



Etiquetas:   Elecciones Presidenciales   ·   Costa Rica

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22175 publicaciones
5292 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora