Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Estados Unidos   ·   Coronavirus   ·   Poesía   ·   Pandemia   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Paz Social   ·   Escritores   ·   Movimiento Estudiantil



Luces y sombras: El México utópico que jamás llegará


Inicio > Política Nacional
05/02/2018


596 Visitas



Para los mexicanos la finalización de un sexenio presidencial tiene un solo significado, y no, no hablo de la alegría de ver que un presidente deja la silla entre caos y victorias, entre sangre y billetes; la llegada del 2018 solo tiene un significado, la política ha vuelto.


Muchos dirán que la política jamás se va, que entre bambalinas y detrás de telones sigue haciendo sucios enredos pues así es como se mueven los hilos del país, y si, concuerdo con ellos más difiero en algo, para mí la política se esconde cuando inicia un sexenio y sale a la luz cuando va a terminar, entonces ¿Se esconde o no?

Con un sexenio de Peña Nieto agonizando como un moribundo viajero en el desierto, a la espera de que el dolor por fin cese y el descanso llegue, las aves carroñeras comienza a sobrevolar sobre el ya agonizante presidente que dejará vacío uno de los escaños favoritos de los ambiciosos, los ladrones, corruptos y prometedores políticos mexicanos: la presidencia de la república.

La carrera ha comenzado ya desde hace unos meses, los aspirantes han empezado a afilar sus garras, a darle brillo a sus picos y a limpiar sus plumas con el propósito de poder tener una ventaja sobre su oponente, el que está al lado.

Hemos podido ver a un Andrés Manuel López Obrador, mesías y salvador del pueblo, tratando de hacer uso de los más bajos recursos de retórica populista engañando al más fácil de engañar, a aquel campesino o a aquel indígena que jamás ha tenido acceso a internet pero que cree falsamente en las palabras de su salvador quien vino para prometerle que le quitará a los ricos para darle a los pobres, que embargará el rancho de aquel empresario para dárselo a ese humilde pueblo campesino y que serán ellos los que dirigirán las políticas públicos, y peor aún, el destino del pueblo.

Entre el horizonte también se ha asomado una pequeña pero letal ave, capaz de asesinar a los de su misma especie si estos interfieren en su objetivo, ser el presidente de México. Claro, estamos hablando del pequeño pero brillante Anaya quien a través de enredos, tradiciones, puñaladas por la espalda, besos y abrazos se ha logrado colocar en una posición estratégica pero de alta presión en la que debe luchar por tirar al de arriba pero también evitar que lo tire el de abajo. Al puro estilo de Obrador, con una especie de populismo refinado, y del PRI con una guerra sucia donde tira la piedra y esconde la mano, Anaya ha comenzado a subir peldaños en su sueño de ser presidente.

 

Meade, el tan aplaudido pero tan apedreado Meade, no has tenido la culpa de tu poca popularidad pues si fueras realista e hicieras un ejercicio de introspección profunda te darías cuenta que tú no eres más que un funcionario, no eres político, no eres orador, solo eres un funcionario más. Además parece que tus ganas de pagar favores ha cegado a tu propia razón pues traicionar a quienes fueron tus amigos y empleadores para mudarte a la competencia ha sido el mayor clavo de tu cruz pues en ella tendrás que cargar la suciedad, los pecados, la corrupción y todo lo negro que se pinta de verde, blanco y rojo para llamarse Partido Revolucionario Institucional.

Si bien los independientes han hecho todo por ganar un lugar en esa tan cotizada y custodiada planilla electoral, ellos parecen ser vela de otro entierro pues desde que el Bronco demostró que un ciudadano podía ganar un puesto de importancia en el gobierno, las personas al igual que en la fiebre del oro, lo han dejado todo por conseguir un poco de ese hueso independiente dejando solo una cosa en claro: Son iguales que los que están en los partidos.

La mafia del poder no se limita a los Itamitas, al PRIAN, o a los independientes, la mafia del poder es como la materia obscura en el universo, lo domina todo, está presente en todo, es todo pues no hay ni un solo político que escape a esta mafia del poder ya que en México la política se trata de ver primero por tus intereses antes de los del país; se trata de vivir del pueblo y no vivir para el pueblo.

Una utopía y un sueño siempre tendrán luces y sombras, siempre tendrá momentos de gran brillo y de gran obscuridad.

Un México utópico también las tendrá pues por cada cien personas que voten por el negro siempre habrán otras cuarenta que voten por el blanco, la democracia no se trata de lo que todos quieren si no de lo que la mayoría quiere, por lo que no podemos aspirar a un México utópico donde todo sea luces sin sombras, donde marchemos perfectos, sincronizados todos tomados de la mano mientras un arcoíris se forma en el centro del círculo.

El México utópico que todos queremos y que jamás llegará es un México donde el político viva realmente para el pueblo donde las palabras no solo sean retórica y donde las políticas públicas no solo sean demagogia, donde no te amenacen con dejar de recibir el apoyo por votar por otro partido y donde no se den apoyos a quienes no solo necesitan solo para tener su voto; El México utópico que queremos es donde no se tenga que votar por el menos peor.

Las temporada de elecciones ha comenzado, y al igual que en la temporada de cuervos, veremos muchos cráneos sin ojos en las calles de aquellos que fueron desangrados por los picos afilados de los miembros de la política mexicana.

Esta temporada de cacería se presta a la perfección para el análisis, la interpretación, para la información, por lo que no deberían sorprenderse queridos lectores que mis columnas sean ataques frontales hacia los candidatos convirtiéndose así mis páginas en sangrientos carnicerías donde destriparemos al fondo a personas, a partidos y a propuestas hasta por fin responder la siguiente pregunta ¿Por quién para presidente?

Nuestro México utópico jamás llegará pues los conflictos de intereses comienzan desde casa ¿Multa o Soborno? ¿Mentir o admitir tu equivocación?

La clase política ha dado el banderazo de inicio para una temporada de guerra y muerte, y nosotros hemos dado inicio a la diversión, solo no se sorprendan si entre tantos recuerdos de la batalla aparece algún dedo cercenado.

La política de México es tan sucia e interesante que a pesar de las náuseas que me provoca quiero seguir conociendo más de ella. 



Etiquetas:   Elecciones   ·   Política   ·   Democracia   ·   PAN   ·   PRI   ·   Análisis

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20130 publicaciones
5041 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora