Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Filosofía Social   ·   Antropología   ·   Análisis   ·   Tecnología   ·   Mutación Antropológica   ·   Nuevas Tecnologías   ·   Alemania   ·   Angela Merkel   ·   Unión Europea   ·   Europa



Frente Amplio: las banderas pendientes que instalaron los nietos


Inicio > Ciudadanía
31/12/2017


473 Visitas



Mi interpretación política de nuestra historia, que arranca en la Reforma del 68, es una síntesis de esas Crónicas de Dos Siglos que se fueron escribiendo desde los ochenta y de la retroalimentación con compañeros de ruta que vivimos el golpe, vimos impactadas nuestras familias y, en materia económica, aspirábamos a un cambio político que industrializara Chile, que manejara sus riquezas mineras, pesquera, forestal y frutícola, avanzando a la segunda etapa del Proyecto Exportador, con valor agregado nacional. Como Experto en Aduanas y Negocios Internacionales había trabajado en cooperación regional, sumándome en los 80 a los equipos técnicos que redactamos los planes de gobierno para los 90, los mismos que quedaron olvidados para siempre en los anaqueles de un sueño.




En los 80 nos reencontramos en diversos espacios, inventando formas de esquivar las listas negras, el soplonaje, el miedo instalado por el terrorismo de Estado, para trabajar colectivamente, en la población o en la cátedra, para recuperar la libertad, poder votar, recuperar la democracia. Es efectivo que nos vendieron un placebo de democracia, es cierto que los que se pusieron a negociar con los militares y la derecha no fueron los que dimos la pelea local o participamos en los equipos técnicos de la Asamblea de la Civilidad y donde participaban los colegios profesionales, en esos años duros. Los Acuerdos resultaron ser un encuentro paradójico entre dos visiones muy coincidentes, donde la variable supranacional la aportaron precisamente los dirigentes socialistas , con fuertes lazos con el PSOE , Felipe González y la UE.

Los conflictivos políticos locales fueron desplazados, incluso a algunos los tentaron con embajadas. Después del Plebiscito de 1988 llegaron de Europa con sus máquinas los socialistas renovados, los mismos que querían ser vanguardia en el gobierno de Allende y le desobedecieron metódicamente, funcionales al complot de la ultra derecha, postulando la revolución a la cubana, Pero, en Europa. habían cambiado, habían caído los muros y ellos se habían sumado a las tendencias social demócratas que se alinearon con las multinacionales. A ese pragmatismo amoral lo llamaron aggiornamiento. Vestían calzado italiano, cada cual tenía su propia ONG, traían esa ayuda enorme que se había recolectado en Europa para apoyar solidariamente a los que luchaban en Chile, pero, entre gallos y medianoche, se destinó a este fin político, armar partidos instrumentales y negociar la transición.

Es la forma como la Asamblea de la Civilidad fue desplazada, dejando espacio a la nueva élite, que serviría obsecuente los intereses de sus aliados internacionales, el orden mundial neoliberal supranacional emergente en los 90.

No es extraño comprobar que en el gobierno de Aylwin se abre la minería a las multinacionales, se les elimina la Renta Presunta y se les aplica la Renta Efectiva. Sin pagar impuestos a la renta, porque declaraban pérdidas, esas multinacionales se adueñaron del 70% del cobre chileno, cuestión que el régimen de Pinochet no había tocado, respetándose hasta ahí la nacionalización del cobre de 1971. Posteriormente, la Concertación privatizaría el agua. Mantuvo el subsidio forestal que favoreció el manejo forestal de especies exógenas con destrucción del bosque nativo. Exportamos materias primas, concentrados minerales, chips de madera, cuestiones que traicionaron el programa de una industrialización exportadora, del que nunca más se habló. Los nuevos grupos ligados a las élites concertacionistas se dedicaron a crear sus focos económicos en el el negocio inmobiliario, las concesiones y el retail. Lagos modificó el sistema de AFPs trasladando las pérdidas a los afiliados. Luego, canalizó a la Banca el crédito universitario estatal, a tasa leonina del 6%.

El cinismo de las dos derechas funcionó y sirvió a un modelo concentrador de la riqueza que hoy nos agobia. La Concertación instaló en un modelo cruzado por la corrupción, el sistema de concesiones. El empate, la impunidad, los acuerdos secretos, tienen que ver con la distancia, desconfianza y frustración que ha generado esta realidad política en millones de chilenos, sus hijos y nietos. Se ha construido un modelo extractivo, concentrado, centralista, que busca manipular mediáticamente la política para vendernos la ilusión de algo distinto. Somos un país poco libre porque la gente está sobre endeudada, come a crédito, se viste y se educa usando el plástico y su principal miedo es no poder pagar sus deudas. Por eso, la libertad en Chile es una caricatura.

En la última elección Chile prefirió la derecha franca antes que el cinismo de una derecha embaucadora, que habla de izquierda, pero cobra con la derecha. pero sigue administrando y profundizando un modelo corrupto, depredador de las personas y del medio ambiente, que nos deja a merced de un capitalismo salvaje, donde las colusiones se admiten, las instituciones públicas son permeadas por las influencias y las comunidades han debido organizarse para presionar por un cambio que apenas busca llegar a estándares de capitalismo relativamente respetuoso de sus propias reglas. La presencia de la bancada del Frente Amplio es ello, un resultado incipiente de la comunidad que levanta una alternativa, que ha de jugar un rol ético en la política del próximo gobierno. Si el Gobierno de Piñera sigue los lineamientos de Ossandón, es probable que la mejor distribución del ingreso venga paradójicamente de su sector.

La Nueva Mayoría ha concluido y el legado de Bachelet es patético, pues sigue el proceso por CAVAL en desarrollo, lo que marca su gran error y el costo político que ese escándalo implicó para su gobierno.

Cuando cierra el año hemos conocido del Supremazo que le ha puesto la lápida al Mall Barón. Algo que es un buen ejemplo de lo que he comentado. Porque detrás del Mall estuvieron conspicuos personeros de esa élite, con los Alcaldes Pinto y Castro propiciando el Mall, todos trabajando colaborativamente para que caminara este negociado inmobiliario. La ciudadanía, después de 15 años de persistencia y convicción, ha logrado frenar en la Corte Suprema a estos poderes fácticos: la autorización de construcción dada por Alcalde Castro fue ilegal.

Somos parte de esos ciudadanos, compañeros de ruta, jugados por una ciudad que amamos. Lo que augura un 2018 proactivo, con una referencia ética en la bancada del Frente Amplio y una gestión de ciudad en el Alcalde Sharp y su equipo.

Periodismo Independiente, Hernan Narbona Veliz @hnarbona en Twitter. 30 de diciembre de 2017.







Etiquetas:   Democracia   ·   Miedo   ·   Anticorrupción   ·   Cesantia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17907 publicaciones
4573 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora