ALICIA

ALICIA

 

.

 

Sé que saldré de mi casa, llegaré a la oficina

extrañamente llena pero, hoy sin ti, sola.

El mundo sigue su línea, mi corazón no se humilla

mientras por dentro te ruega, te implora.

 

Al menos sigo vivo, mi cuerpo camina

por momentos mi alma se para, se agota

es como si se escapara de la rutina para espiar tras tu cortina

buscando así tu presencia tranquilizadora

 

El sol sigue su camino, ya es medio día

las sombras casi desaparecen, se acortan

y yo quiero ir al país de las maravillas y escuchar a mi Alicia decirme

“yo era… yo soy… soy otra”

 

El tiempo se arrastra lento, se desliza,

el reloj por momentos deja de marcar la hora

y el té que nunca termina.

¿Qué será de mi cuando la noche me caiga encima, si ya no aguanto el extrañarte y son los reinos de la aurora?

 

La oscuridad la luz difumina, el día fulmina

el espanto comienza a hacerse presencia,

y aquel que siempre trae prisa me da un obsequio: 

tu risa y al compás de ella mi corazón te llora.

 

Y me mantengo despierto a cigarro y cafeína,

la caída empieza, los objetos flotan,

no se si en verdad el pozo no termina o yo caigo despacio en mi ruina.

¡¡¡Maldita seas!!!…. ¿¿¿dónde estas ahora???

 

El mar de mis lágrimas a la playa me arrima

lloro con demencia me mata tu ausencia

y mientras te busco en mi mente mi niña, memoria dañina

tu recuerdo me cubre por fuera, me arropa.

 

 

Y en los bosques de la duda, personalidad ambigua,

a veces certeza, por momentos demencia,

tu fantasma que escudriña cual ave de rapiña

reclamando los retazos que de mi corazón aun sobran.

 

 

Me quedo atrapado en el país de mis pesadillas

reviviendo tu partida por siempre, ayer y ahora

no encuentro la salida de tu presencia divina

ni el camino que te traiga a casa mi cruel amante pecadora.

 

La noche se convierte en meses, tú no apareces

tu voz es mi conciencia. ¿Qué más? solo paciencia

el pensamiento a veces me tima y te siento al doblar la esquina

pero tu sigues allá lejos, junto a donde el horizonte se borra.

 

Y hoy sigo mi vida que sin ti en verdad  termina.

Miento por experiencia, lo he convertido en una ciencia,

por fuera soy la sonrisa, pero si miraras tras la cornisa

verías que soy el llanto de aquel que se desmorona.

 

Y el paisaje de mi destino hoy no, no me anima,

no se si vuelvas o si me entiendas

que por tu mundo de maravillas daría mas que una costilla

vuelve a mi…  mi Alicia, mi amiga, mi Eva, mi Novia.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales