Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   5G   ·   Tecnología   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación



Rebelión en la Granja


Inicio > Política Internacional
19/12/2017


710 Visitas



La Pesadilla se volvió realidad.


Cuando George Orwell (1903-1950) saco a la luz su genial obra “Rebelión en la Granja” (1945) una genial fábula respecto a los totalitarismos, no creo que alcanzase a imaginar que la trascendencia de su historia se pudiera comparar con lo sucedido en un país latinoamericano y que se inició en el año 1998 con la llegada al poder en Venezuela del líder mesiánico Hugo Chávez.

Para entrar en contexto es necesario explicar que el agudo relato de Orwell narra las vicisitudes de los animales de una granja inglesa que, hartos de los malos tratos, se rebelan, guiados por los cerdos, contra sus dueños humanos. En un principio los felices animales al desprenderse del yugo humano deciden establecer una serie de reglas para asegurar la igualdad y la convivencia entre ellos, además, delegan cierta autoridad en los cerdos que, pese a que la rebelión contó con la ayuda de todos los integrantes de la granja, van tomando poco a poco las riendas y el control total de la hacienda. Al final, y usando todos los medios posibles, los puercos se toman por completo el poder y terminan sojuzgando, aun con mayor crueldad, a los empobrecidos y hambrientos animales que, luego de una profunda manipulación ideológica, se resignan a aceptar la innoble esclavitud impuesta por sus nuevos amos.

Venezuela, que es considerada por algunos despistados un país rico, es realmente un país con una riqueza (ahora muy mermada) que no fue aprovechada por los gobiernos de lo que se conoció como “cuarta república” y que hoy, bajo la satrapía de la “quinta república” languidece entre la pesadilla del hambre y la cruda realidad de la miseria, es un claro ejemplo de esa triste rebelión en la granja. Como toda tiranía, la venezolana nace bajo los auspicios de una población destruida moral y políticamente por los gobiernos que, desde el año 1958, dilapidaron la riqueza y fortalecieron los tres jinetes del apocalipsis político, el clientelismo, la demagogia y el populismo. Cuando Chávez logra su objetivo político y obtiene el poder en diciembre de 1998 comienza en Venezuela un proceso de destrucción lento y cuidadoso de las pocas estructuras democráticas que existían (se podría decir que el chavismo llego a demoler lo poco que quedaba de una democracia fallida) y, con paso firme y decidido, va construyendo un modelo que denominó el “socialismo del siglo XXI” que no es más que el fracasado sistema que se había derrumbado estruendosamente junto al falso espejismo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas al finalizar la década de los ochenta.

Como los cerdos del relato orwelliano, los chavistas poco a poco van construyendo su innoble prisión ideológica y, aprovechando la cosecha de ignorancia generada por los gobiernos precedentes, instaura un régimen que se aprovecha del constitucionalismo y la “libre determinación de los pueblos” para ocultar al mundo la verdadera naturaleza de su siniestro y perverso plan. Tomados de la mano del “gran hermano”, el fallecido déspota cubano Fidel Castro, van, lentamente, minando a una nación destruyendo lo poco de moralidad y valores que quedaban y, unidos a una oposición colaboracionista, se toman de manera grotesca y abusiva las atribuciones de amo y señor sobre cada persona que habita en esa empobrecida nación.

En la historia de Orwell, los animales de la granja establecen siete mandamientos (casi que su constitución como territorio libre de humanos) siendo el ultimo el que reza “Todos los animales son iguales”. Con el paso del tiempo, los cerdos, van cambiando las reglas hasta el punto en que este séptimo mandamiento se transforma en “Todos los animales son iguales pero algunos animales son más iguales que otros”, con el chavismo Venezuela era de “todos”, pero con el paso del tiempo se volvió “de algunos”, especialmente de las elites socialistas.

La “rebelión en la granja” de Venezuela no es más que otro fallido intento de aplicar el experimento socialista sobre una sociedad; una sociedad desmoralizada, empobrecida, envilecida, idiotizada, perturbada, indolente, entristecida y fragmentada, una nación que cayó bajo el embrujo del cerdo mayor y que, poco a poco, ve como su destino fue pasar de las manos de un granjero maligno al de un granjero perverso. Los animales de la Granja Manor, en la visión de Orwell, terminan observando el triste espectáculo donde los cerdos en compañía de los humanos celebran el triunfo de la “revolución” y, a través de las ventanas de la casa grande, observan como los rostros envilecidos de los chanchos se tornan sospechosamente humanos. En Venezuela los socialistas se enseñorearon sobre toda una nación  y, en medio de su envilecimiento, cada vez se parecen más a los marranos que se tomaron el poder en la granja de animales.

Juan Carlos Camacho Castellanos

Administrador de Empresas – Librepensador.

 



Etiquetas:   Socialismo   ·   Dictadura   ·   Venezuela

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18425 publicaciones
4672 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora