Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   5G   ·   Tecnología   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Alfonso Cuarón   ·   Cine



Los Condenados de la Tierra


Inicio > Política Internacional
19/12/2017


526 Visitas



NETANYAHU SONRÍE 


El rostro de Netanyahu al replicar los pronunciamientos de la decisión de Trump sobre Jerusalén, refleja tranquilidad, inclusive cierta jocosidad ante las grandilocuentes reuniones de la Liga Árabe. Y si uno mira con atención, irremediablemente la risa es la única reacción que produce este teatro internacional titulado la “Pomposidad del Discurso”. Hamlet se hace vigente con su clásico palabras, palabras, ¡palabras!

El problema palestino se ha vuelto un leitmotiv cansino, un cliché internacional, una escarapela que uno se pone encima cada vez que los muertos sobrepasan la cuota aceptable de nuestra cómoda conciencia. Porque entre bambalinas el discurso es que los palestinos carecen de utilidad, el pragmatismo nos susurra que vociferemos a su favor para las cámaras, pero ahí nomás, porque la estrategia es curiosamente homogénea: Hacer nada, hacer del quietismo un dogma, incluso los de la Liga Árabe se olvidan de Mahoma y rescatan a Miguel de Molinos como su nuevo profeta.

Francia se pronuncia en contra de la toma simbólica de Jerusalén, proclama la Paz e intervención de la Comunidad internacional, Blablablá. Pero detrás de este discurso conciliador no está el apoyo a Palestina; puesto que, basta recordar que Francia tiene relaciones económicas con las colonias israelíes, contribuyendo a que se fortalezca la situación de dominación hacia los palestinos. El motivo es el miedo a ser el escenario de un nuevo atentado, “Señores terroristas del islam, yo no, Francia no, es Trump, yanquis, yanquis, vayan a poner bombas ahí, no aquí, S'il vous plait”.



Netanyaju tiene razones para tener ese rostro socarrón, sabe que detrás de esos discursos sazonados de humanitarismo se esconde una estrategia Única e Indivisible (al igual que Jerusalén) de no hacer nada.

EL RACISMO SOCIAL

“Son tantas las causas secretas que con frecuencia se mezclan a la causa aparente, son tantos los resortes desconocidos que sirven para perseguir a un hombre” Tratado de la Intolerancia-Voltaire

La intolerancia y los discursos de odio en sus distintas manifestaciones a lo largo de los años han generado olas de violencia y aniquilamiento de poblaciones; sin embargo son estas categorías raciales (religión, género, sexo, color, etnia, etc.) creaciones propias del individuo o de la cúpula de poder, esto es, es en el imaginario de los individuos donde se sectoriza el repudio o es una invención de los grupos de poderes para dividir a las poblaciones y  debilitarlos en beneficio de sus intereses.  

Cabe señalar, que los prejuicios o estereotipos del individuo hacia los otros por sí solas no tienen la suficiente fuerza para generar un daño de gran envergadura en relación a un sector de la población sino que se requiere de instituciones sociales que respalden y materialicen sistemáticamente ese pensamiento para afectarlos nocivamente (racismo institucional).

Es así, que la creación del racismo tiene como funcionalidad  mantener la brecha de la superioridad e inferioridad entre el yo  y los otros,  por ejemplo: En el conflicto de Palestina e Israel su objetivo es establecer que los judíos cristianos son predominantes a los musulmanes a través de la Ley Básica de Netanyahu (Israel pertenece a una nación judía) y La Ley de Ciudadanía (crea solo un derecho de ciudadanía individual para los no judíos. La minoría palestina de Israel puede pasar su ciudadanía "hacia abajo" a su descendencia pero no puede extenderla "hacia afuera", como puede hacerlo un judío, a los miembros de su familia extendida); o sirve de pretexto para legitimar acciones bélicas en aras de establecer la hegemonía y preservar el status quo, para lo cual  se busca  inventar un enemigo, tal como sucedió el 11 de setiembre del 2001, el Think Tank de los EEUU presidido por Huntington creó un enemigo (Terrorismo islámico) para señalarlo como autor del atentado de las torres gemelas, (cuando en sí fue el mismo gobierno norteamericano que realizó la explosión sacrificando a sus ciudadanos,) con la finalidad de poder legitimar ante la comunidad internacional su intervención en la guerra con Irak y ocupar ese país por ser un punto estratégico, con el discurso de querer contrarrestar el terrorismo.

 ¡LA CONSOLIDACIÓN DEL RACISMO¡

“Si se respetara la diversidad entre los hombres no habría tiranía. Si persisten en esta manía de la uniformidad, terminarán obligándome a mi hombre invisible a convertirme en blanco, y el blanco no es un color sino la carencia de todo color.” El Hombre Invisible-Ralph Ellison.

En el mundo del Yo no basta con crear categorías raciales sino que se requiere imponer el pensamiento occidental entre los Estados que mantienen otras culturas para su consolidación universal, porque se parte que este pensamiento representa lo humano  y lo otro lo no humano; por ejemplo en los países de Medio Oriente donde su población tiene arraigados sus valores culturales y es difícil realizar la conversión occidental,  el Yo imperante (cultura dominante) utiliza la opresión racial para colocar a estas sociedades en la Zona del No Ser, esto es, los deshumaniza frente a sus pares y  frente a la comunidad internacional  para luego emplear la violencia como  única alternativa de desestabilizar su estructura de poder y así insertar el saber occidental, porque se entiende que nada puede ser tolerable si no te arraigas a las costumbres occidentalizadas.

Situación distinta se da en los países del tercer mundo en el que hay una asimilación del pensamiento occidental; toda vez que el occidentalismo le ha reconocida  a través de métodos de regulación derechos y libertades al oprimido y les ha vendido el sueño de pertenecer en algún momento a la clase opresora, por lo que la inserción de la cultura dominante se hace más rápida y se destruye  las costumbres y culturas propias de una nación.

EL HOMBRE INVISIBLE

“Soy un hombre invisible. No, no soy uno de aquellos trasgos que atormentaban a Edgar Alan Poe, ni tampoco uno de esos ectoplasmas de las películas de Hollywood. Soy un hombre real, de carne y hueso, con músculos y humores, e incluso cabe afirmar que poseo una mente. Sabed que si soy invisible ello se debe, tan sólo, a que la gente se niega a verme” Ralph Ellison

El hombre invisible de Ralph Ellison es una obra marcada por el absurdo, un hombre piensa que existe, se siente parte del mundo, se aferra a un fantasma apellidado YO, racionaliza su marginación, incluso aún sueña ser parte de aquel mundo que lo expulsa, el engaño lo lleva consigo hasta el extremo, lo falso se hace parte de él, y cuando su mundo se erosiona, cuando ya no puede tapar las grietas de sus circunstancias, debe admitir que nunca estuvo, que jamás habló, que su vida no fue más que una broma contada por él mismo. Solo desde que acepta que era invisible puede seguir, ya no espera respuesta desde el afuera, porque sabe que nadie responde a alguien que no está, y él no está, y si en caso viene un eco de respuesta solo es para engañarlo nuevamente.

Al final el personaje se revuelca en su invisibilidad, lo acepta, es otro ser el que nace desde ese momento, comienza a vivir, invisible pero aún así vive en una zona de sinceridad que lo lleva a aceptarse, su dialogo es tortuoso,  es un ser torcido por la verdad, pero este hombre tiene una ventaja sobre otros  hombres invisibles, y es que él fue quien aceptó esa invisibilidad, nadie le dijo no existes (por lo menos no directamente) , sino al contrario le hacían creer que si participaba,  distinta situación se presenta en  los Rohingyas, ya que el dilema de su existencia fue decidida por otro e incluso todo fue televisado. El Papa era el juez de este drama ontológico, el veredicto fue que esa masa de carnes y huesos, no estaban en el mundo, era tan solo un mal sueño, una ficción mientras Francisco leía su sentencia, Aung Sam SuuKyi junto a un grupo de monjes budistas interpretaban 4′33″ de John Cage como fondo musical.

Los palestinos también son invisibles, pero se ha creado la fábula de la importancia Palestina, su tema está en la agenda de la comunidad internacional, pero solo es un espejismo para evitar aceptar el fracaso del Derecho Internacional. Nos conmueve las imágenes de los palestinos que circulan mensualmente; sin embargo deberían saber de antemano que no se debe esperar algo desde afuera, de los otros (ya que solo les llegará un suspiro que cambiará a sonrisa con la velocidad que nuestros pulgares bajen la pantalla para buscar otro post) ni de la comunidad internacional (ya que solo les llegará  capítulos gastados de un teatro titulado la “Pomposidad del Discurso”.)

HAZ LO CORRECTO:

“Los condenados de la Tierra- Fanón” nos describe  la colonización como un animal que se alimenta de la violencia, es su fundamento y quizás su fin último, como responder a esta condena es la pregunta; el prefacio del libro “Hay que Matar”  de Sartre nos da el bosquejo de lo que encontraremos después: Matar a un colonizador es matar dos pájaros de un tiro, suprimir a la vez a un opresor y a un oprimido: queda un hombre muerto y un hombre libre; el superviviente, por primera vez, siente un suelo nacional bajo la planta de los pies”.



La violencia como respuesta, no es solo matar, sino crear un hombre nuevo-concluye Fanón, la pregunta es ¿Cómo dotar de contenido a estos deseos?, ¿Cómo volcarlos en la realidad, sin convertirnos en monstruos?, ¿Cómo llegamos a este punto en el que la sangre nos vuelve hombres nuevos?. No juzgo esta postura, porque sería fútil, más cuando yo no padezco día a día la violencia sistematizada, responsabilizar a Trump es demasiado sencillo, en fin, las palabras pronunciadas por lo que sé quedan contemplando el horror, las tomo como bromas, muecas vacías, entonces como ayudar, que hacer, quizás sea decir la verdad, ESTÁN SOLOS Y CONDENADOS, algunos dicen sangre, otros replican no seamos monstruos, en mi mente retumba “Haz lo correcto” “Haz lo correcto”, PublicEnemy dice que luchemos contra el poder, Radio Raheem, nos cuenta la historia de la mano derecha y la mano izquierda. Es una historia sobre el bien y el mal. LOVE –HATE. Vidrios rotos, música, las balas silban, Alá, Dios, Mahoma, Putos judíos, antisemitas, amantes y ladrones que colman mi vida, pido clemencia, ahora recuerdo las 5 cámaras rotas, es mi vida, la de todos, yo estoy condenado por no poder hacer nada, pero, aun así, filmo, y aun puedo deletrear O-D-I-o.





1. Tratado de la Violencia- Voltiere

2. El Hombre Invisible- Ralph Ellison

3. Los Condenados de la Tierra-Fanón

4. ¿Qué entendemos por Racismo?-Ramón Grosfoguel

5. Película Haz Lo Correcto (1989) Spike Lee





















Etiquetas:   Sociología   ·   Racismo   ·   Estados Unidos   ·   Palestina   ·   Israel   ·   Donald Trump

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18409 publicaciones
4670 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora