Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   MORENA   ·   PRI   ·   Quintana Roo   ·   México   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Innovación   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   PAN



Alegato a favor de Arrimadas


Inicio > Política Nacional
12/12/2017


1237 Visitas



La gente que te odia, por lo que veo, carece de argumentos sólidos en sus críticas, y únicamente se dedican a proclamar de forma sectaria, en línea con su pensamiento sesgado, delineado por el lavado de cerebro perpetrado por todo el aparato ideológico, político y mediático del secesionismo, tu condición de fascista; sinceramente surrealista. No hay que ser muy inteligente para entender que lo que el talibanismo separata intenta argumentar –si es que se puede llamar argumentar– contra Inés Arrimadas no es más que una auténtica falacia, digna hija de la dialéctica victimista intrínseca en la mentalidad del procès; no hay nada más sencillo para repudiar tales críticas que comparar a Arrimadas con el radicalismo totalitario propio de enemigas políticas como Marta Rovira o Anna Gabriel:


¿Quién puede objetar algo a la claridad y concisión en sus discursos, repletos tanto de sentido común, realismo, certeza y coherencia como de cercanía práctica, de feedback en el mensaje respecto a la sensibilidad de sus destinatarios, y alejados de aires prepotentes, repipis y soporíferos? Por no hablar de su indudable carisma tanto como política como persona.

Arrimadas no brilla por sus cualidades de diosa sobrenatural, –aunque, si se me permite la licencia, físicamente he de decir que a mi juicio llama impresionantemente la atención– no posee, pese a su figura y el esmerado cuidado de su imagen, la receta mágica para crear la "Arcadia constitucionalista" reverso del caótico Averno indepe, pero es esa claridad, esa simpleza de toque de realidad la que ha encandilado a sus adeptos, por el mero hecho de que Cataluña, perdón, los caciques convergencios, esquerros, cupaires, del Òmnium, la ANC, TV3 y el resto de organismos compinches del separatismo que han convertido la tierra de Sant Jordi en su cortijo norteño particular, han perdido completamente el norte.



Por ello, Cataluña necesita dirigentes que la rescaten ipso facto de ese Matrix paralelo al que tales impresentables la han condenado; es una lástima que lo que se presupone en el siglo XXI, el respeto a la democracia y la legalidad, como algo normal, haya sido secuestrado por estos irresponsables, y que se necesiten personas normales, personas de a pie, sin ínfulas de grandeza, para devolverle la normalidad a Cataluña; la secta postpujolista ha degradado lo lógico, lo natural, lo normal; ha hecho de lo simple algo complejo, ha creado un problema que no existía, que no debería existir, propiciando la necesidad de una solución que termina tornándose complicada.



Por ello, ahí se halla el éxito de Arrimadas: la única candidata alejada de las equidistancias light del PSC e intolerable de CeC, de la tibieza y los complejos del PP y del fraude de base presente en la quintaesencia de JxCat, ERC y la CUP; la única candidata que ha apostado con firmeza por la vuelta a la normalidad política, institucional, económica, civil y social de la región que ha funcionado tradicionalmente como el mayor motor de España.

Su naturalidad, sencillez, coherencia y honestidad se encuentran en las antípodas de la rudeza, la imposición, la confrontación que soportan el carácter y los discursos de mujeres como Marta Rovira o Anna Gabriel; y ahora una opinión que quizá peque de superficial, pero que no podemos dejar aparte: el aspecto de éstas, y demás mujeres –y hombres, cómo no– miembros de la corriente progresista y buenista que campan en la política catalana, termina obedeciendo también, en parte, a tácticas ideológicas de imagen: el descuido (Rovira) y el explícito desprecio a la estética (Gabriel) en línea con la moral sentimentaloide que les guía, de alejamiento total de cuestiones superfluas en pos de la entrega total a la causa, al pròces igualitarista –Esquerra– y ya más radicalmente a la Revolución bolchevique –CUP–; como si vestir de Channel estuviese relacionado con crear mayor pobreza, o lucir camisetas hembristas significase automáticamente enarbolar la bandera del progreso social. Todo esto, obviamente, ya está inventado desde los albores de la Rusia soviética.



Que Arrimadas, en caso de gobernar la Generalidad, termine defraudando en virtud de las enormes expectativas que ha generado en el seno de un amplio porcentaje de catalanes, no justifica que el juicio previo de sus intenciones sea de condena; obviamente, todos los políticos son susceptibles de defraudar las expectativas que generan, y no serían políticos si no erraran, como todo humano; pero bien es cierto que el arte de gobernar merece la llegada de aire fresco capaz de demostrar buenas dotes de servicio público, el gobernante no debe legitimarse únicamente por la experiencia adquirida; en el supuesto de que Arrimadas termine convirtiéndose en presidenta y no merezca los elogios de sus partidarios, o que la sensación de enorme admiración que provoca en un amplio número de ciudadanos le trastoque el ego, son únicamente supuestos, futuribles, teorías, sospechas; todo ello no legitima que esta mujer, en virtud de su discurso actual, no merezca una oportunidad.

Por el bien de Cataluña, ¡qué gane Inés Arrimadas!





Etiquetas:   Elecciones   ·   Política   ·   Democracia   ·   Periodismo   ·   Independencia   ·   Constitución   ·   Cataluña   ·   Sociedad   ·   Crisis Social   ·   Campaña Electoral   ·   España   ·   Sociedad Civil   ·   Independentismo   ·   Ciudadanos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19074 publicaciones
4779 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora