Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Cultura   ·   Sociedad   ·   Escritores   ·   Biografía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Tecnología   ·   Base de Datos   ·   Estadísticas   ·   Privacidad


Llegaron los 60, y ¿Ahora?


Inicio > Ciudadanía
09/11/2017


80 Visitas



Este artículo es una reflexión de quien ha tenido la enorme suerte de llegar a cumplir los 60 años con buenas condiciones de salud y bienestar general, sin pretender hacer un análisis psicológico ni medico de lo que significa llegar a esta edad cronológica, pues no me siento competente para abordar desde una perspectiva científica esta temática, pero si creo que puedo aportar con mis propias vivencias a que otras personas con quienes compartimos esta base etaria se sientan identificados y por qué no animados a escribir al respecto.




¿Por qué escribo por los 60 años?, pues porque es la edad que tengo ahora y por qué marca un hito en nuestra propia percepción del largo camino transcurrido, por lo menos en el mío y por qué a pesar de que uno se resiste a pensar en ello, hay reiteradas circunstancias que te ponen el tema por delante, así por ejemplo cuando te das cuenta que muchos objetos que usaste o disfrutaste, son piezas de museos que causan admiración o llaman la atención y hay toda una explicación escrita sobre su “historia” que también es parte de la tuya o cuando  llegas a la cola de un banco y luego de usar tu documento de identidad, automáticamente tienes el “privilegio y cortesía” de que te atiendan prioritariamente como adulto mayor, cuando los jóvenes y los no tanto se refieren a ti como señor,  o cuando a través de Facebook y las redes sociales recibes innumerables mensajes sobre lo que significa llegar a los 60 años, haciendo reminiscencias de los objetos y de la moda de la época en que naciste  a tal punto de que no te puedes “escapar” de tal circunstancia, amén de los comentarios sobre los que versa la conversación social, donde parece cumplirse como una cábala la necesidad de hablar de tratamientos médicos, dolencias, la aparición de la presión alta, el riesgo de sufrir diabetes u otros trastornos derivados del natural proceso de envejecimiento como la pérdida de visión, audición y un largo etcétera.

También hay circunstancias placenteras que nos recuerdan nuestra edad, como cuando recibes a los nietos y los ves como una reedición de tus hijos sin la carga y preocupación que conllevaba ser padre, pudiendo expiar con ellos los errores que pudiste haber cometido y experimentar una forma de relación mucho más enriquecedora, porque te has exonerado de muchas de las reglas que creíste necesarias para formar y educar a tus descendientes directos, en suma los nietos son la esencia de una razón que nos ayuda a transitar de mejor forma la etapa de madurez cronológica que todos o  mejor dicho una gran mayoría deberán enfrentar.

¿Por qué no escribir sobre los 50?, pues porque esa es una edad y etapa dorada, donde uno se percibe  y siente dueño del mundo, al menos el que le rodea y es que probablemente se encuentre en la cúspide de su carrera, con los recursos y bienes obtenidos por un largo esfuerzo y sobre todo porque uno se siente asimismo con la capacidad de hacer prácticamente cualquier cosa, pues si bien es cierto la parte física no es la óptima, ésta responde lo suficientemente bien para hacernos sentir que aún lo podemos todo, cincuentones con privilegios,  objeto de miradas, de suspiros y de ilusiones y ello nos insufla el pecho a tal punto de creer que lo mejor está por venir, en suma es una edad de realizaciones y de pretensiones que nos regala la vida en el momento en que hemos recorrido aproximadamente el 65 % de lo que es hoy nuestra  expectativa  de vida.

Pues hecha mi apreciación sobre el medio siglo, volveré a dedicarme a la sexta década , que como mencione se nos aparece de “pronto”, en forma inexorable,  aun cuando todavía sentimos el agradable sabor de los cincuenta, y ello, de una manera diferente nos hace reflexionar, pues al culminar esa década dorada y maravillosa,  nuestro recorrido se ha incrementado hasta alcanzar casi el 78%, cifra que si la evaluamos en torno a un proyecto cualquiera, diremos que el mismo está maduro y que hemos recorrido los tres cuartos y algo  más, entendiendo que cada “poquito” por ínfimo que sea nos aproxima a la culminación del mismo, aunque nos resistamos por cualquier medio ¿hora de detenerse?, de ninguna manera, todo lo contrario, es hora de exprimir cada segundo, de valorar cada instante, de dejar de hacer aquello que nos da principalmente recursos para hacer aquello que nos da satisfacciones, y si los dos coinciden, ¡felicitaciones!.

Es hora de tomar conciencia que el tiempo se reduce en segundos, pero debe aumentar en intensidad, no hacerlo bajo la expectativa de que siempre habrá “más” es arriesgado e inútil, debemos vivir con la certeza única de que lo que vivimos en el momento es un regalo que debemos disfrutar y lo que vendrá una esperanza y nada más.

Soy consciente por otro lado que hay circunstancias que nos obligan a actuar de una manera diferente, la pobreza, la enfermedad, la falta de cariño, la soledad y otras causas por enumerar, que sin embargo no deben empañar la necesidad y visión de tratar de vivir con la intensidad que queramos, ya que ella pertenece a cada quien y en ese sentido le podemos imprimir nuestro peculiar modo de vivir para que siga teniendo sentido y relevancia sobre todo  por nosotros mismos, pues los demás encontraran también la forma de solucionar o encausar sus propios problemas.

Al llegar a los 60, mi familia, mis hijos y yo mismo lo celebramos, por que quise hacerlo de una manera distinta, con las personas que aprecio y amo verdaderamente, sin formalismos, sin pretensiones, sin aspavientos, con sencillez y sinceridad, pues el fondo era celebrar el ingreso a una edad y a un porcentaje de mi proyecto personal que definitivamente nos obligan a reflexionar para no perder el tiempo y energías para vivir como otros esperan que lo hagamos. Mi mejor regalo un video casero con muchas fotos, algunas descoloridas por el tiempo y expresiones espontaneas recogidas en el mismo, que me hacían sentir que la vida ha sido generosa conmigo y que la felicidad no consiste en el cuanto sino en el cómo y por quien.

Pero claro y no podía ser de otra manera, los sesenta nos llevan también a reflexionar sobre un largo trayecto, algunos recuerdos nos alegraran, otros no tanto y algunos nos harán sentir mal y hasta llorar, pero esos recuerdos, imposibles de cambiar, están ahí para darnos la oportunidad de corregir de la mejor manera posible aquellos que sean posibles de corrección, acercándonos a la persona afectada o a la que nos afectó y poner en evidencia nuestra necesidad de superarlo a través del perdón, o al menos intentarlo fervientemente y si ello no es posible aplicar el olvido o la expiación sincera con actos objetivos como una forma de no “retorcernos” y perder el tiempo, al final siempre nos acompañaran hasta el término de nuestros días las circunstancias que marcaron profundamente nuestra existencia para bien o para mal y si eso es así, procuremos que su efecto no nos distraiga del objetivo principal, tratar de vivir  a plenitud.

Llegar a los sesenta, no es una opción, es una suerte y así lo debemos apreciar, para que cuando nos toque, si nos toca, cambiar de base, podamos expresar con solvencia que  fue una década maravillosa, mejor de lo esperado, llena de satisfacciones inesperadas, en suma una época más “dorada” aun que la anterior  y que ello sea el aliciente para esperar el nuevo inicio con gran expectativa y esperanza de lo que la vida aun nos está por regalar, no nos guardemos nada entonces, dejemos todo en el camino, como una huella, pues no hay forma de saber en qué momento y circunstancia se completara el 100% de nuestro proyecto personal, nuestra propia existencia y como dice la imagen de este artículo ¡Mantengamos la Calma!  Y para equilibrarla  le agregaría también ¡la prisa!, pues solo son 60 años.

 

 

 Escribe aquí tu artículo

Etiquetas:   Tercera Edad
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario








Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15900 publicaciones
4135 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora