Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   América   ·   Ética   ·   Dioses    ·   Religión   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Noam Chomsky



Post-15-O: en la unidad, toca reflexionar para seguir adelante


Inicio > Política Nacional
20/10/2017


380 Visitas






Los resultados electorales del pasado 15 de octubre en los que el bloque oficialista ganó 18 de las 23 gobernaciones en disputa, originaron un intenso debate sobre las irregularidades cometidas por las autoridades electorales (CNE) y, por la presunta irresponsabilidad de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Por su parte, la MUD se ha negado a reconocer los resultados¹ y ha solicitado una auditoría global del proceso. Además inició -con sus equipos-, la documentación de las irregularidades por cada entidad federal.

Luis Almagro, Secretario General de la OEA acusó a la MUD de “transformarse en un instrumento esencial del eventual fraude y de demostrar que no tiene reflejos democráticos como para proteger los derechos de la gente en este caso el voto”.² María Corina Machado, indicó que las 5 gobernaciones ganadas por la MUD fueron “asignadas” por el régimen de Maduro a cambio de una negociación.³ Países como Canadá, Estados Unidos y España y corporaciones como la Unión Europea exigieron una revisión y aclaratoria sobre el proceso de elecciones regionales. El resultado electoral 15-O tuvo varias causas; pero reducir su análisis inculpando a la MUD no contribuye al conocimiento de lo que verdaderamente pasó; sino a oscurecerlo.

El proceso del 15-O presentó evidentes indicios de fraude iniciados incluso antes de su realización con la persecución y detención de líderes opositores y con la inhabilitación política de diputados y gobernadores.⁴ Además, se practicó la reubicación de centros de votación y de electores; entre otras graves irregularidades. Pero el fraude más evidente ocurrió en el estado Bolívar. Allí, el líder opositor Andrés Velásquez logró obtener una estrecha victoria⁵ sobre el oficialista Justo Noguera; quien finalmente recibiera la proclamación del CNE, entre gallos y media noche.

En las elecciones del domingo, la MUD perdió 2.873.713 votos en comparación con su participación electoral de diciembre del año 2015.⁶ A esa pérdida de su capital electoral -que sin duda alguna fue determinante en el resultado general-, se agregan las múltiples irregularidades acontecidas durante el proceso. Es fácil suponer que vendrán otras medidas, esta vez de naturaleza jurisdiccional contra los cinco candidatos de la MUD que ganaron en los estados Anzoátegui, Nueva Esparta, Mérida, Zulia y Táchira. Es decir, la situación puede complicarse mucho más.

Se ha abierto un debate sobre la actuación de la MUD en las elecciones regionales. Para sus adversarios más extremistas ubicados dentro y fuera del país, la MUD es un grupo “colaboracionista” del régimen de Maduro, que por ende, tendría que desaparecer. De allí, emergen argumentaciones descalificadoras contra el esfuerzo de miles de venezolanos que con su voto dieron el triunfo a la oposición en 5 entidades federales (por cierto, 2 más que las obtenidas en 2013).⁷

Es público y notorio que desde hace tiempo existen serios enfrentamientos, fraccionamientos y discusiones a lo interno de la oposición democrática por su conducción, la fijación de los objetivos a alcanzar y de los medios para alcanzarlos. Ese debate se agudizará ahora y, tal como están las cosas, interferirá en la realización de los necesarios procesos evaluativos y críticos que suponemos se realizarán en la oposición venezolana.

La sobrestimación del alcance del evento electoral y de los resultados a conseguir, creo  constituye un elemento importante para la explicación de la frustración reinante en el electorado. En realidad, el bloque democrático confundió la lectura del rechazo popular de la gestión de Nicolás Maduro -ubicada por las encuestadoras en un 80%- con la intención real de voto regional.  La elección de gobernadores es un evento diferente a un proceso nacional.

Por otra parte, era difícil que la oposición consiguiera las 20 gobernaciones que algunos pronosticaban. Hay estados como Apure, Cojedes, Delta Amacuro, Guárico, Portuguesa, Trujillo y Vargas, donde los candidatos de la MUD tenían una cuesta muy empinada que remontar en poco tiempo. Por último, la ciudadanía recibió del bloque democrático un mensaje contradictorio y no unitario. Por una parte se hizo un llamado a votar y, por otro lado se llamó a la abstención. Esa dialéctica generó confusión en el electorado.

La “institucionalidad semipública” y clientelar al servicio del Estado desempeñó una función de organización, movilización y control determinante durante el proceso electoral. Me refiero a las bases de misiones socialistas, los comités de lucha popular, las UBCH, la misión “Madres del Barrio, los consejos comunales y los CLAP. La MUD no posee una estructura organizativa similar porque maneja otros valores éticos y políticos que no se basan en la cooptación y el control de voluntades  y, en segundo lugar, la plataforma carece de los recursos para implementarla.  

En este contexto, acusar a la MUD de ser un instrumento al servicio de un fraude o descalificar los triunfos obtenidos por la coalición, resulta un argumento muy simplista o por lo menos, demuestran desconocimiento de cómo van las cosas en el país. Insisto en la necesidad que tiene el bloque democrático de realizar un análisis desprejuiciado de lo que pasó. Esa es la única vía para reponerse y, seguir adelante por el cambio democrático.

Saludos a todos.

@migonzalezm

 

Notas

¹ La Mesa de la Unidad Democrática en fecha 16 de octubre de 2017 desconoció en forma pública notoria y comunicacional los resultados electorales regionales. El Nacional, 16 de octubre 2017.

² Mensaje del Secretario General sobre Venezuela. www.oas.org 16 de octubre de 2017.

³ Declaraciones de María Corina Machado, en VPItv (youtube) 16 de octubre de 2017

⁴ En el estado Miranda, por ejemplo, fueron inhabilitados por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), los alcaldes Ramón Muchacho (municipio Chacao) y David Smolansky (municipio El Hatillo) y por la Contraloría General de la República (CGR), la diputada Adriana D’Elia y el gobernador Henrique Capriles.

⁵ Según Andrés Velásquez, él obtuvo 272.970 votos (50.42%) frente Justo Noguera que alcanzó 268.361 votos (49.58%)

⁶ En las elecciones parlamentarias de 2015, la MUD consiguió 7.726.066 votos; mientras que en estas elecciones regionales alcanzó 4.852.353 votos. El descenso del PSUV fue sustantivamente menor de 5.622.844 de votos en 2015 pasó a 5.571.879 en 2017.

⁷ En las elecciones regionales de 2013, la MUD ganó tres (3) gobernaciones; a saber: Lara (Henry Falcón), Miranda (Henrique Capriles Radonsky) y Amazonas (Liborio Guarulla, inhabilitado por la Contraloría General de la República). En estas elecciones la Mesa ganó en cinco (5) entidades federales: Anzoátegui (Barreto Sira), Mérida (Ramón Guevara), Nueva Esparta (Alfredo Díaz), Táchira (Laidy Gómez) y Zulia (Juan Pablo Guanipa).

 

 

 



Etiquetas:   Elecciones   ·   Gobierno   ·   Participación Ciudadana

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17839 publicaciones
4560 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora