Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectura   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Tecnología



La proliferación del envite y azar; la antítesis del concepto socio-productivo


Inicio > Política Nacional
19/08/2017

973 Visitas



“…Dicen que el tiempo y el olvido son como hermanos gemelos que vas echando de más lo que un día echaste de menos…”


Estopa. Ya no me acuerdo. 2004

 

Notables figuras del acontecer nacional han hecho mención a la problemática existente en nuestro país, cuando analizamos la sociedad como factor de producción económica.

Lo cierto del caso, radica en la masificación que han tenido los juegos de envite y azar en todos los estratos de la sociedad y más allá, el avance sostenible de la cultura de confiar en la suerte, la generación de recursos para satisfacer necesidades. Pareciera que en esta sociedad, los términos “Capital-Tierra-Trabajo” quedaron relegados a los libros de economía de un modelo medieval o extinto en el imaginario popular.

Escuchar conversaciones cuyo tema central sea conocer que animal salió y cuánto fue la ganancia del mismo, es la prueba fehaciente de que se prefiere invertir tiempo, esfuerzo y energía  en pensar en el animal, que en pensar (por el contrario) cómo montar un negocio que sea de provecho para el aparato productivo y que se convierta en sinónimo de crecimiento del patrimonio familiar, si pensamos en transmitirle esto a  las generaciones siguientes.

Definitivamente, el problema no es seguir o reproducir modelos, es confrontarlos, pero resulta en esta discusión necesario preguntarnos si, ¿el camino está en confiarle a la vaca o al cerdo (por nombrar algunos), los ingresos de esta semana para comprar los alimentos y cancelar los servicios?  Vale la pena amigo lector, preguntarle al jugador qué opinión tiene sobre lo que los especialistas han denominado “Riesgo” a propósito de que muchos apuestan altas sumas de dinero, en los juegos que hacemos mención.

Ya empezamos entonces a entender que el azar deja de ser suerte para convertirse en oficio, toda vez, que existe una inusual inversión de tiempo, de esfuerzo e incluso de conocimientos y seguimiento para tratar de atinar con el animal apostado. Nace flagrantemente, la concepción del trabajo fácil, aquel que se aparta de las definiciones que van desde los fundamentos físicos que nos enseñaron en el bachillerato, hasta la concepción de trabajo contemplada en la reciente norma producto de la Ley habilitante en Venezuela.

Otro elemento digno de reconocer en este escenario, es que la percepción de muchos de los jugadores es que la apuesta es insignificante ante la pérdida del poder adquisitivo, cada día los efectos de la inflación hacen que el común de los mortales, olvide el valor monetario y nominal de un billete de 100 bolívares por  ejemplo.

Ya salen a florecer entonces, muestras de como olvidamos el sacrificio de nuestro propio trabajo, para algunos el valor nominal de un billete de 100 Bolívares no significa nada y para otros recordarlo, significa retrotraer en el pensamiento aquellos años de la Caracas de los años 80 en los cuales ese mismo billete representaba el sacrificio de todo un mes.

El problema ya no es solo económico, existe una arista que rasga el tema social con mucha fuerza, ya que al hablar de jugadores, no se distingue entre géneros, la misma influencia en conquistar el dinero fácil la tienen los hombres como las mujeres y lo más interesante aún; personas que no son del ejército de las 4 décadas.

No quiero desaprovechar la oportunidad amigo (a) lector (a) para dejar constancia de que no propongo una crítica a la apuesta en todas sus dimensiones, pero si cuestiono la ambivalencia con la cual tratamos el tema y una cola en una agencia de loterías de personas jóvenes y productiva para el país, solo sea merecedora de una mirada indiferente de nuestra parte, en franca expresión egoísta, aquella que sostiene que ese no es nuestro problema, a quienes solo me limito a dejarles una interrogante, ¿Cuándo hablamos de producir, incluimos a esa gente de la cola, o solo estás tú en el proyecto?

No sé cuantas veces he escuchado hablar de proyectos socio-productivos aquella política de producir nuestros bienes y servicios e ir minimizando lo que los economistas han denominado “Dependencia Económica” con otros países, aunque entiendo todos los parámetros de los intercambios comerciales, siento que el problema no es el proyecto, se trata de la concepción que tenemos del hecho económico, del trabajo, como lo concebimos y para qué sirve, allí yace el problema social que nos aqueja, ¿Para qué esforzarme tanto en que otro se enriquezca, si puedo ganar dinero apostando a un animal?

No insistas en criticar a los de la cola, insiste más bien en fundamentar porque no eres parte de ella.

 

 

 

 

 

 

 

 

 (*) Profesor Universitario



Etiquetas:   Venezuela

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22249 publicaciones
5302 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora