Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Psicología   ·   Escritores   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología   ·   Lectores



Junta Nacional del PDC: nada puede sorprendernos


Inicio > Ciudadanía
01/08/2017


660 Visitas



  • ¿Qué queda del Partido doctrinario de los sesenta? Los fundadores de la Falange no habrían tolerado seguir perteneciendo a este Partido Instrumental en que se ha convertido la DC. Grupos, camarillas, élites, caudillos que quieren mantener cuotas de poder, a como dé lugar




En la década de los sesenta, una época inflamada de utopías, con la reforma agraria, la promoción popular, el cooperativismo, la reforma universitaria, se quebró la Democracia Cristiana y se creó el MAPU, Movimiento de Acción Popular Unitaria. Las corrientes de derecha, representadas por el sector conservador que mantenía sus redes de financiamiento con EEUU y Alemania, fueron frenando las reformas y por ello los sectores terceristas migraron, integrándose a la construcción de la Unidad Popular, conglomerado que daba cuenta de la historia de los frentes populares, con el Partido Comunista y el Partido Socialista como locomotoras populares. Radomiro Tomic permaneció en el partido, pero sin poder rescatarlo de los conservadores. En esta época, se competía por la conducción del cambio social y esto se reflejaba también en la Iglesia Católica, con los Cristianos por el Socialismo o la Iglesia del Pueblo, siguiendo la Teología de la Liberación y disputando vanguardia con los clásicos partidos marxistas. Los cismas tenían un profundo sentido ideológico y se ubicaban en el contexto de la guerra fría.

Durante los 80, en el proceso de recuperación de la democracia, la Democracia Cristiana se inscribe como partido. En ese momento es la única alternativa tolerada por la dictadura. Frei Montalva había sido asesinado, pese a haber sido partícipe del golpe y del proceso de desestabilización del gobierno popular, pues se había convertido en el líder opositor que se había manifestado contra la imposición de la Constitución de 1980. Aparece la Fundación Frei como alero de la oposición al régimen militar. Jorge Lavanderos desde Fortín Mapocho lidera las protestas. Gabriel Valdés es el líder indiscutido que moviliza muchedumbres que pierden el miedo. Sin embargo, son nuevamente los sectores de derecha dentro del PDC los que desplazan a estos líderes populares, y Patricio Aylwin, defensor del golpe de Estado y parte de él, es elegido como el primer Presidente de la recuperación democrática. Los acuerdos secretos de la transición, que se han venido develando en los años recientes, explican esta colusión de las élites para la transición cínica que hemos vivido.

Cuando avanzaba el cuarto gobierno de la Concertación, Michelle Bachelet debuta con uno de sus errores históricos que la seguirán hasta su segundo mandato, la implementación del Transantiago. En la discusión del presupuesto del 2008, Adolfo Zaldívar, Presidente del PDC, se opone a seguir financiando este proyecto fallido y le otorga mil pesos. El costo político que tuvo ese gesto fue lapidario, fue expulsado del PDC y con esto siguió debilitándose el ascendiente político de este partido histórico en la ciudadanía.

El clima enrarecido de la última Junta Nacional, del domingo 30 de julio de 2017, fue una lucha de poder sectaria, de familias que quieren manejar el instrumento partidario. Carolina Goic ha sufrido un golpe bajo, el Partido validó que el cuestionado Diputado Ricardo Rincón, fuese incluido como candidato al Senado.

La traición que sufre Carolina Goic fue visceralmente denunciada por su marido, Christian Kirk, en carta pública. En ella arremetió contra la decisión de la Junta DC que validó la repostulación de Ricardo Rincón, pese a su condena por violencia intrafamiliar. Lo patético es que Carolina Goic, en vez de respaldar a su marido o callar, ha salido “a pedir disculpas” por dicha carta, en la que se ha tratado de hienas y de pestilentes a los dirigentes del PDC, lo cual es una metáfora visceral de lo que ocurrió en la Junta, en donde Carolina Goic fue literalmente arrinconada.

¿Qué queda del Partido doctrinario de los sesenta? Los fundadores de la Falange no habrían tolerado seguir perteneciendo a este Partido Instrumental en que se ha convertido la DC. Grupos, camarillas, élites, caudillos que quieren mantener cuotas de poder, a como dé lugar. Los incumbentes y los funcionarios que detentan cargos de confianza en el Estado, están desolados y actúan como desquiciados buscando alguien que les dé cobijo o compre sus votos y hablan de unirse al MAS.

Esto ha adquirido el mismo tinte absurdo que se da con el Partido Progresista de Marco Enríquez Ominami, que pasó la frontera ética cuando mantuvo tratos con Ponce Lerou y perdió la confianza del pueblo de izquierda para siempre. Como el Partido Progresista, el PDC va a la deriva, esperando que alguien los sume, pero sólo les queda el timbre y la campanilla.

¿Banderas, utopías, mística como para seguir el camino propio - si no exitoso, al menos digno- que propiciaba Carolina Goic? Nada de eso se puede rescatar, sólo queda el olor rancio de un partido sin alma, del cual se han alejado los que mantienen pudor y una mínima ética pública.

Hernán Narbona Véliz, Periodismo Independiente, 1° de Agosto de 2017







Etiquetas:   Política   ·   Sociedad   ·   Partidos Políticos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18743 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora