Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Ética   ·   Filosofía   ·   Derecho Civil   ·   Libre Pensamiento   ·   Libertad de Expresión   ·   Libertad de Pensamiento   ·   Derecho



El retorno de la cooperación


Inicio > Ciudadanía
25/07/2017


473 Visitas



Frente a situaciones extremas el instinto de sobrevivencia puede evidenciarse en intentos individualistas, que practican el sálvese quien pueda, o en acciones de auto ayuda, pero en colaboración con personas que viven el mismo trance.


El hombre es gregario por naturaleza y necesita caminar con su familia, en comunidad con vecinos, apoderados de colegio, sindicatos o gremios, clubes deportivos, centros de estudios, comunidades religiosas, el barrio. En cualquiera de estos espacios nos relacionamos, interactuamos como un cuerpo social.

Cuando se ha vivido en Chile un profundo sentimiento de desprotección por parte del Estado y hemos quedado los ciudadanos a merced de grupos de poder que nos esquilman, que abusan en una seguidilla de acciones que nadie corrige, porque se reiteran en la impunidad, pese a que sean denunciados como delitos, la gente de a pie, que vive de su trabajo, comienza en forma natural a organizarse. Fenómenos sociales como la delincuencia, bandas que ocupan barriadas enteras para instalar sus redes de delito, abandono por parte de policías ausentes, allí, cuando se toca fondo, reaparece el sentido común, la conversación con el vecino, el reencuentro que permite construir nuevas confianzas, en un ánimo colaborativo para protección a los barrios,  las plazas y áreas verdes, cuidando entre todos a los niños y jóvenes que son tentados por la droga y la subcultura marginal que se incuba en torno a ella. Conversar en la comunidad para evitar que los vicios deterioren la calidad de vida. Actuar contra la subcultura de marginalidad aspiracional que generan las redes de microtráfico. El efecto de la plata fácil, la adquisición de zapatillas de marca, el acceso al mejor celular que distinga entre los pares. Cuando las comunidades viven la experiencia de ser asaltados por turbas de vándalos, como fue el caso del 27F en Concepción, por la demora de 3 días en nombrar los jefes de plaza, la gente tuvo que unirse en autodefensa en los barrios. Carabineros ha organizado los planes cuadrante, los vecinos se han organizado frente a los delincuentes. La necesidad genera el órgano, todos nos necesitamos, espalda con espalda, codo a codo, el ánimo colaborativo es imperativo para mantener el patrimonio del barrio y de las familias.

Los que somos seniors en estas lides, recordamos la organización comunitaria de los sesenta cuando se crearon las Juntas de Vecinos y la comunidad elegía democráticamente a sus líderes locales. Esa experiencia se borró durante la dictadura y los 28 años de democracia representativa , ya que aún no se restablece la soberanía popular y son los municipios los que controlan las organizaciones sociales comunitarias, con reglas que cuesta cumplir, tales como número de miembros mínimo, lo que a veces no guarda relación con la realidad de una comunidad o barrio.

En los últimos desastres, donde la empresa monopólica ENEL tuvo a millones de personas sin luz por varios días, surgió esta reacción de ayuda mutua, aparecieron experiencias replicables, como generación de electricidad con paneles solares, solidaridad para compartir generadores, cuidar alimentos, vacunas o medicamentos de personas en tratamientos crónicos. En estas semanas se demostró que la colaboración nos vuelve humanos y dejamos de ser vistos como el depredador que pasa por encima de todos.  En las emergencias, terremotos, tsunamis, nevazones, cortes de agua o de luz, que se ha vivido en diferentes lugares de Chile, lo positivo ha sido ver que los Alcaldes movilizan a la población, se da una relación de ayuda colectiva, donde el Estado, a nivel del gobierno local, toma acción en defensa de los pobladores, bregando con las autoridades centrales y el poder de los grupos económicos que manejan los servicios públicos concesionados.

El corolario de este inverno de pesadilla para millones de compatriotas es que no debemos seguir en el capitalismo salvaje ni en el individualismo que depreda nuestros campos y  ciudades. Es necesario volver a confiar en el prójimo y dar lo que más se pueda para poder mantener relaciones de amistad cívica, de ayuda mutua, de convivencia positiva, de conocimiento y de respeto mutuo. Las emergencias se repetirán, preparémonos para enfrentarlas en forma colaborativa.

Hernán Narbona Véliz Periodismo Independiente, Entre Valles, 24 de julio de 2017. @hnarbona en Twitter.



Etiquetas:   Políticas Sociales   ·   Seguridad Pública   ·   Cooperación

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17924 publicaciones
4576 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora