¿Habrá que esperar a las elecciones generales?




. La respuesta de ambas formaciones ha sido rápida y clara. Albert Rivera lo expresaba en estos términos: "con los separatistas y Podemos no vamos a estar en un Gobierno Frankenstein". Por su parte Pablo Iglesias también ha sido claro: "no nos digan que es posible con la muleta naranja". Pero más alla de la previsible negativa de Podemos y Ciudadanos a alcanzar un acuerdo con el nuevo PSOE de Pedro Sánchez se hace necesaria una reflexión. Si Ciudadanos no acepta el acuerdo por incompatibilidad con Podemos y por el manido argumento del peligro de que se sumen al pacto los partidos nacionalistas, está permitiendo y de alguna forma colaborando para que siga en el gobierno el Partido Popular. Y aqui cae Albert Rivera en una clara contradición, Ciudadanos apareció desde el primer momento como abanderado de la lucha contra la corrupción. De hecho tanto en el acuerdo de investidura del gobierno de España, como en el que permitió a Cristina Cifuentes acceder al gobierno de la Comunidad de Madrid, la corrupción y los compromisos asumidos por el PP en relación a este tema fueron imprescindibles para conseguir el apoyo de Ciudadanos. Por tanto si con los graves casos de corrupción que salpican al PP, Rivera sigue apuntalando al gobierno de Rajoy, hay motivos para pensar que sus prioridades son otras. Vayamos ahora al otro lado, Podemos no acepta el pacto con Ciudadanos porque les considera "muleta" o "escuderos" del PP. Pero tras la moción de censura las cosas han cambiado para Podemos. Iglesias ahora es consciente de que ya no puede pensar en el sorpasso, fracasó en las elecciones de junio y sabe de sobra que las expectativas electorales del PSOE, liderado por Pedro Sánchez, han mejorado sustancialmente. Además ya no le vale el argumento de la "triple alianza", el nuevo PSOE está muy lejos del PP y según las encuestas Pedro Sánchez ha recuperado parte del voto que fue a parar a Podemos en las últimas elecciones.  Así pues, aunque resulte difícil de entender que Pedro Sánchez intente de nuevo un pacto que está abocado al fracaso, la estrategía es muy clara. En el debate de la moción de censura fue muy visible el rifirafe entre Rivera e Iglesias y Sánchez al intentar de nuevo este pacto, a sabiendas que es misión imposible, lo que persigue es demostrar que es precisamente este efrentamiento entre Podemos y Ciudadanos lo que mantiene a Rajoy en la Moncloa. No obstante Pedro Sánchez reitera su deseo de alcanzar este acuerdo, asi lo expresó en un artículo publicado en el diario El Mundo el pasado día 15: "Por eso, quiero manifestar abiertamente que me esforzaré para conseguir cuanto antes una amplia mayoría parlamentaria en el Congreso que desbanque al PP del Gobierno. Pero si continúan los vetos buscaré decididamente ese apoyo mayoritario al cambio en las urnas"El mensaje por tanto no puede ser más claro, nadie duda a estas alturas de la voluntad y los reiterados intentos de Sánchez para alcanzar un acuerdo, pero si este finalmente no es posible, serán los ciudadanos en las urnas los que decidan quien es la verdadera alternativa a Rajoy. Así las cosas parece que inevitablemente habrá que esperar a las próximas elecciones generales para que llegue el cambio político que acabe con la corrupción y que devuelva la dignidad a las instituciones.@rsanchezsa





Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales