Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Ética   ·   Cultura   ·   Poesía   ·   Ciencias   ·   Moralidad   ·   Libros   ·   Novela



la pugna por el dinero es electoral


Inicio > Política Nacional
22/08/2011

1162 Visitas



Confesiones.


 

La pugna por el dinero es electoral.

 

El lamentable espectáculo mediático de los últimos días en torno a la distribución de los recursos públicos entre la federación y los estados, encabezado por los dirigentes de los partidos revolucionario institucional y acción nacional, Humberto Moreira Valdez y Juan Molinar Horcasitas respectivamente, este ultimo enfundado en una cartera menor de partido, para representar la voz del gobierno, es una discusión que una vez más deja de manifiesto la pobreza de una clase política enfrascada solamente en la batalla de sus intereses y privilegios, en este caso una pugna de muchas que vendrán relacionadas al proceso electoral del año siguiente.

El debate se centra por un lado, en la exigencia del PRI para que los gobiernos estatales perciban más recursos fiscales, acusando al gobierno federal de utilizar una parte importante de los mismos en el gasto corriente y por el otro, en la respuesta del gobierno federal que señala el excesivo endeudamiento de muchas de las entidades.

Suponiendo que ambas partes tienen parte de la razón, habría que decir que en términos reales hay un desequilibrio formal y que ni la federación ni los estados, en su gran mayoría gobernados por el PRI, pueden asumir la razón completa, en todo caso en los dos escenarios lo que se denota es una lucha intestina para sufragar los gastos del proselitismo electoral del año próximo.

Para ello hay que puntualizar que el gobierno federal ha impuesto severos recortes a la entidades, mientras que en contraparte por ejemplo, aumento el presupuesto del programa oportunidades en más del cien por ciento.

El manejo presupuestal del gobierno federal está altamente influenciado en consideraciones de corte político, a  partir del año próximo lo será aun mas, independientemente de su necesidad de recursos para la operación de su partido en los comicios presidenciales.

Los gobiernos estatales perciben menos del cinco por ciento de sus ingresos por el cobro de impuestos de carácter local, esto genera una dependencia absoluta del criterio de asignación central, un desequilibrio que los empuja a la búsqueda del financiamiento externo para poder solventar sus compromisos, cuando no debería haber necesidad para ello.

Sin embargo este mecanismo ha sido a su vez una herramienta proclive al abuso, que mas allá de ser un instrumento de solución, se ha convertido en la fuente desde donde se paga la operación político electoral.

En cualquier escenario ni los reproches del gobierno federal, ni las arengas del revolucionario institucional son suficientes para inclinar la balanza en algún sentido, ambos son responsables en su medida particular de la situación.

Para el binomio gobierno-acción nacional la estrategia insistente de señalar el excesivo endeudamiento de los estados tiene un destinatario principal, Humberto Moreira, que como gobernador de Coahuila aumento el empresito de esa entidad a treinta y dos mil millones de pesos y se ha convertido en tanto su partido no designe oficialmente candidato a la presidencia, en el blanco de sus ataques.

Es evidente que cuando se habla de sumas de esa trascendencia, el préstamo no se utilizo solamente para obras de infraestructura, mucho menos cuando como en el caso de Coahuila y otras entidades gobernadas por el PRI, los préstamos se solicitaron en el previo de la celebración de comicios.

La razón que empuja este debate, que toma tintes de pleito callejero, se fundamenta en la necesidad apremiante de ambos bandos, para contar con recursos para el pago de las estructuras electorales, la operación en campo, el dinero en efectivo que se reparte entre los activistas que promocionan en el voto y que se considera será fundamental en el proceso de la sucesión presidencial el año próximo.

Para el gobierno federal ya no está resultando suficiente recortar las participaciones de los estados, porque estos tienen margen de maniobra en la contratación de deuda.

Desafortunadamente el escenario que ambas fuerzas políticas se plantean como estrategia para obtener una la victoria electoral y la otra para tratar de impedirlo, se centra en la manipulación de los sectores sociales a través del dinero que proviene de las arcas públicas. Es ese el fondo del asunto quien y como tendrá más dinero para la elección.

Para ello se hace a un lado la consideración de la percepción, lo único que importa son los resultados pragmáticos y no nos referimos a los que tienen que ver con la obra de gobierno, aun y cuando eso implique aumentar el descredito de de una clase política gobernante, que carece precisamente de su propia esencia, clase.

En todo caso estamos hablando de una enorme burocracia con tintes autócratas,  repartida en diversos partidos cuyo único objetivo es mantener sus beneficios y privilegios.

Bajo esta perspectiva ante la falta de un verdadero proyecto de nación, la continuidad de acción nacional en el gobierno solo representaría permanecer en la mediocridad de una facción que administra y no es capaz de gobernar, lo que plantea que el retorno del PRI no es de suyo una solución, sino un remedio temporal para acotar el fracaso rotundo de el panismo.

Lo que estamos observando en este debate que utiliza como pretexto la distribución de los recursos fiscales, bajo la premisa de una inequidad que  hace el desarrollo inviable, no es más que un subterfugio de la intención real, el desprecio de esta burocracia toda hacia la sociedad expresada en una burla.

Porque en el fondo de las quejas de los dirigentes de ambos partidos, lo que hay es un profundo sarcasmo matizado en los reproches que  abiertamente se dirigen, sin el menor recato ni vergüenza y que no son más que la aceptación tacita de sus propios errores y el agotamiento, no solo del régimen fiscal que exige una reforma desde hace décadas, sino de el sistema político que en los ataques al rival pretenden defender.

Una complicidad que a pesar del desprecio manifiesto colectivo, sigue funcionando bajo el argumento de la convivencia democrática, cuando en realidad lo que se establece es una especie de dictadura de sistema.

Una burla cuando quienes exigen no tienen la calidad para hacerlo, uno  Moreira, que como gobernador abuso del endeudamiento público para el financiamiento político en tanto colocaba a su propio hermano como su sucesor en el gobierno de Coahuila y el otro Molinar, el responsable sin castigo de la tragedia en la guardería de Hermosillo.

No hay duda que la asignatura de la distribución de las participaciones federales en este país requiere de un análisis de fondo, un cambio de estructuras que permita a los estados la independencia que requieren, una receta que de suyo acotaría el centralismo que tanto daño le ha hecho a este país, a través de formulas de control que obliguen al correcto  y transparente manejo de los recursos, sin embargo cuando el planteamiento obedece a una motivación diferente a la causa real, pierde toda credibilidad, signo inequívoco del comportamiento de la burocracia política nacional, cada vez mas lejos del calificativo con el que se auto nombran, clase política.

 

guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18776 publicaciones
4733 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora