Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Dirección de Empresas   ·   Liderazgo   ·   Economía   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Perú   ·   Redes Sociales   ·   Hipocresía



Frente Amplio: Chile debe retomar un liderazgo regional.


Inicio > Ciudadanía
06/06/2017


543 Visitas



Desde la ciudadanía, como un colectivo que crece, el Frente Amplio va superando etapas, va sumando, convenciendo con ideas, para convocar a votar, primero en las Primarias y, a partir de allí, caminando hacia el poder como una fuerza política sólida.




El propósito que unirá a los chilenos en un voto de esperanza busca proyectar un gobierno democrático para un Nuevo Trato, un orden social y político que signifique impulsar la recuperación de un orden republicano, que desmonte los enclaves autoritarios. Lo cual exige que se logre gobernabilidad con un liderazgo presidencial fuerte, que apunte a la desconcentración de la riqueza, a la descentralización del país, reestructurando el sistema político para atenuar el presidencialismo actual, empoderando a los gobiernos regionales.

El nuevo gobierno tendrá una gran urgencia: generar políticas públicas para reactivar la economía, pero debe hacerlo con una nueva impronta, con la conducción de un Estado que recupera su rol de conducción,que formula y ejecuta en forma asociativa con privados proyectos estratégicos para el país. Integrar a los sectores productivos y comerciales medios, significa acercar herramientas de promoción a las pequeñas y medianas empresas. Una estrategia asociativa con países vecinos debe ser parte de una estrategia de reactivación económica.

Procurar un mercado sano, donde se castigue los delitos económicos, la corrupción, las prácticas depredadoras, contaminantes, oligopólicas. Ese nuevo trato exige de la autoridad idoneidad, convicción, integridad, disciplina y austeridad, para dar un ejemplo anticorrupción, que revierta la actual situación de decaimiento ético.

Asumir la conducción del Estado debe prevenir los errores históricos. No debe existir un reparto político del aparato público. Se debe accionar con la participación activa de los funcionarios de carrera. La invasión de operadores políticos que no saben, que distorsionan una gestión correcta de las instituciones, genera anticuerpos, abulia o rechazo a las medidas que impulse la autoridad. Esta actitud se debe conversar antes de asumir el poder y será la prueba de la blancura en la consecuencia de los dichos por la probidad y la transparencia. El Estado aparece hoy con esa enfermedad derivada de la vieja política. Un cambio de liderazgo significa que el Estado deje de ser tratado como coto de caza y se estrujen sus recursos, llegando a los desfalcos y robos a mansalva que hoy desmoronan la institucionalidad.

Una mirada inteligente y proactiva hacia la región latinoamericana fue la que expresó Alberto Mayol, con capacidad para negociar espacios de colaboración regionales. Ella corresponde a la visión geopolítica de un Estado soberano, que recupera ese margen de maniobra y deja de ser manejado por la obsecuencia de líderes de papel, entregados a los lineamientos de grupos de poder supranacionales, resignando el interés nacional.

Como profesional senior en Negociaciones Internacionales, adhiero a una política exterior con esa impronta, que evalúe los escenarios de incertidumbre que nos amenazan y tomar acción de liderazgo regional, entendiendo que la cooperación regional es asunto de Estado, por encima de apreciaciones ideológicas coyunturales.

Las Relaciones Exteriores de Chile son un ámbito de la Gestión de Estado, que exige la conducción responsable de un Estadista, cualidad mayor del liderazgo presidencial, que significa conducir y no sólo administrar. Cuando se actúa con esta visión, el político no está funcionando para las encuestas o para las galerías, sino liderando los destinos del país para el largo plazo, cuidando que podamos como nación cruzar situaciones extremas con unidad nacional.

En tal sentido, lo que el Frente Amplio debe asumir como desafío de gobernabilidad, es organizar instancias de reflexión que permitan anticiparse al momento en que el colectivo tuviere que asumir el poder y conducir el país en aguas turbulentas. Recuperar soberanía es la clave.

Hernan Narbona Veliz, Periodismo Independiente. 06/06/2017.







Etiquetas:   Democracia   ·   Neoliberalismo   ·   Anticorrupción   ·   Elecciones Presidenciales   ·   Sociedad Civil   ·   República   ·   Transparencia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18296 publicaciones
4646 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora