Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Pobreza   ·   Libros   ·   Reseña   ·   PRI   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   PAN   ·   México



Nunca íbamos a ser Venezuela


Inicio > Ciudadanía
24/04/2017


1289 Visitas



Pensar que Argentina podía ser, estar o sufrir como Venezuela, es una afirmación que le sirve al Macrismo y consuela a los que lo votaron y están decepcionados con los avances económicos y judiciales.




Sirve a la polarización que necesita el gobierno, sirve a la comparación con el pasado, eludiendo el presente y prometiendo un futuro mejor. 

Y le sirve a la gente para seguir creyendo en el cambio. Creer en esa posibilidad le sirve a muchos, pero es falsa.

Es falso, analizado desde cualquier aspecto: socio, político, económico, mediático o institucional.

Empezando por lo social poco tiene que ver aquella Venezuela en la que irrumpe Chávez en el principio formal del Chavismo,  con una idea socialista que había sabido solapar, incluso negando en entrevistas de TV que su ideología fuera socialista, con la Argentina empobrecida de 2003. Aquí aún con los distintos cracs económicos acumulados, los sectores medios,  desde altos a medios bajos, se sostuvieron aunque fueran más pobres al final de cada devaluación, frente a una Venezuela a finales de los 90' con enormes sectores pobres y postergados. Indudablemente para ambas sociedades,  más oportunidades , equidad y una mayor distribución de la renta eran determinantes, pero la estructura social de cada una, hacía a la venezolana más proclive a creer en milagros de equidad socialista. 

En cuanto a lo político, el Chavismo más allá de doctrinas ideológicas relacionadas a la Revolución Cubana y hasta una impronta de Chávez --- muy carismático hay que decirlo--- a liderazgos como el de Perón, su base era propia, no se trataba de un frente dentro de un partido histórico. El Kirchnerismo en cambio, con su FPV no dejó de ser un frente que usó el aparato peronista ---que los peronistas alquilan mientras rinde--- y un emergente a la vez( como el PRO) de la decepción de la gente hacía los partidos tradicionales pos 2001. El Chavismo nunca necesitó del apoyo de un partido superior que lo contenía para avanzar, al contrario, el poder le era propio solo debió diezmar a la oposición y lo hizo de todos los modos posibles, aún ilegales, violatorios de la Constitución y de los DD.HH. El Kirchnerismo ni aún en su mejor momento --en el 54 por ciento de 2011-- pudo alinear a todo el Peronismo detrás del FPV. En lo político como ven, también hubo clara diferencia de poder entre Chavismo y Kirchnerismo.

En lo económico no hay mucho por analizar, si bien el kirchnerismo tuvo un momento de fuerte presión y avasallamiento sobre empresas privadas por ejemplo, a las que primero puso en jaque con sus medidas y luego fueron por comprarlas con empresarios de su entorno (o testaferros), en realidad el negocio central de su corrupción estuvo más centrado en retornos y coimas y usando al establishment existente, al cual enriquecieron mucho más. El Chavismo en cambio fue de aplicación socialista, cerró empresas, las expropió, estatizó todo lo que consideraban rentable y lo terminaron haciendo fracasar. Aquí las estatizaciones que hubo fueron más para borrar rastros de corrupción o cubrir el vaciamiento de privados, que compartieron retornos, que por espíritu socialista. Pero de las muchas variables económicas que se pueden analizar y que diferencian a Venezuela de Argentina, la más determinante es la que justamente hace a la gobernabilidad: las reservas de divisas. En Venezuela la mayoría de los dólares ---hoy los únicos--- los ingresa al país la Estatal de Petróleo PDVSA, en Argentina en la Era K solo los ingresaban los exportadores privados, situación que hoy se mantiene, descontando los dólares financieros de colocaciones de deuda del gobierno. Solo este dato hubiera hecho inviable cualquier intento del kirchnerismo de hacer algo parecido al Chavismo, sencillamente porque se hubiera quedado sin reservas, algo que en el último año de CFK solo se evitó con el desfalco del Dólar Futuro y vendiendo Lebac al por mayor y con alta tasa.

En lo mediático que hoy sin duda es junto a las redes sociales, el modo que tiene la gente para leer la realidad --- a veces entre líneas-- es donde más éxito tuvo el Chavismo -- éxito para su plan mesiánico -- y a la vez más fracasó el Kirchnerismo. 

Chávez cerró medios privados históricos de Venezuela que eran críticos, intervino la mayoría de los medios y no quedaron voces disidentes al aire. Néstor apenas comenzó con algunos roses con Clarín, Cristina lo llevó a la categoría de guerra contra el multimedios y otros críticos. Disciplinaron con pauta oficial, hicieron quebrar a Critica de la Argentina de Lanata que era el más vulnerable, desplazaron algunos periodistas de sus medios y no mucho más. Eso si, gastaron fortunas de dinero público en difusión presidencial, actos, cadenas, aparato, Fútbol, 678 y cuanto medio, producción o periodista lograron comprar. Con el agravante, que no les sirvió para nada, ya que cada Medio o Periodista colonizado, perdía su audiencia.  La Ley de Medios que se presentó como la madre de todas la batallas, nunca la logró aplicar al multimedios Clarin, para quien la habían diseñado. Finalmente la Ley fue reemplazada por el Macrismo, que no dejó ni su parte buena, que la tenía y Clarín se dividió en empresas cuando ya el kirchnerismo no gobernaba, pero por conveniencia económica. 

Hablando de leyes justamente queda analizar lo institucional, entre lo que se encuentra la Justicia. Demás está aclarar que en Venezuela durante todo el Chavismo nunca fue independiente y que esta última etapa de Maduro, el Tribunal Supremo (la Corte para nosotros)  llegó a Cerrar a la Asamblea Nacional (el Congreso para nosotros) valiéndose de un decreto presidencial, medida que luego debieron retrotraer, pero la Asamblea sigue sin funcionar, dado que si lo hiciera, por su mayoría opositora, el gobierno tendría problemas entonces lo evita. Pero sin duda un hecho que marca un hito del sometimiento de la Justicia en Venezuela, fue aquella denuncia de Lanata, de la Jueza que falló en contra del gobierno, fue desplazada, encarcelada y enferma de cáncer, ni siquiera la asistieron con quimioterapia en la cárcel. 

Es evidente, no hay que ahondar demasiado, en Argentina, sacando las Dictaduras militares donde el Estado de Derecho se había perdido, en ninguna democracia, ni aún las más autoritarias se registraron hechos así. Pero si solo hacemos foco en el Kirchnerismo, que es quien dicen voceros  del gobierno nos podía llevar a un escenario como el de Venezuela, hay que ver que: Cristina no pudo imponer un Nuevo Código, nunca reunió mayorías para ninguna modificación constitucional, no pudo modificar el número de miembros de la Corte,  no pudo desplazar al Fiscal Campagnoli que investigó la Ruta del Dinero,  el Fiscal Nisman que ellos mismos pusieron a investigar la Causa AMIA terminó acusando a Cristina (y luego terminó muerto, hay que decirlo), no pudieron mover a la Jueza Sarmiento que también falló en su contra y ni siquiera pudo jubilar al Juez Fayt con 92 años, que se terminó retirando por su voluntad, un día después de que Cristina dejó el poder. Justicia Legítima, la agrupación que la apoya, según gente de la Justicia no significa ni una cuarta parte del total, agrupa sobretodo a subrogantes que no tienen estabilidad en su cargo y son manejables y  a Fiscales. 

Y ni hablar de las Fuerzas Armadas que luego del Juicio a las Juntas, la Constitución del 94' y los Juicios de Lesa Humanidad que aún hoy siguen, en Argentina bajo ninguna circunstancia, con estos antecedentes,  intervendrían en asuntos internos y en Venezuela fueron el brazo armado de Chávez y lo siguen siendo de Maduro.

Como ven hay una enorme diferencia entre un país como Venezuela donde ya ni formalmente existe la división de poderes que exige la democracia y la república, pese a la lucha de la gente y la oposición, incluso hasta con riesgo de  vida y la Argentina donde nunca durante el Kirchnerismo, ni aún cuando tuvo mayorías automáticas, estuvo en riesgo esto.

Sé que esta comparación puede doler a los hermanos venezolanos, pero nada más lejos de mi intención. Si reuní estos pocos datos, porque hay infinidades de diferencias más entre Venezuela y Argentina y entre Chavismo y Kirchnerismo, es solo  a fin  de: primero y principal  no banalizar la situación venezolana que es dramática y terminal. El Chavismo es un fundamentalismos mesiánico, más brutal ahora con Maduro, que se hizo del poder y con él de todo lo demás. El Kirchnerismo en cambio, solo usó lo ideológico como pantalla y justificación, de un modelo corrupto con el que se enriquecieron y enriquecieron empresarios, poniendo como escudo la inclusión, que no fue más que asistencialismo (poco cambió este año y medio de Macri eso, también hay que decirlo) . Segundo: para hacer algo como argentinos por los venezolanos, una muestra masiva y contundente por ejemplo, pidiendo elecciones democráticas y pacíficas en Venezuela. Y tercero: para no terminar aceptando, legitimando y tolerando cualquier error de gestión del Macrismo, bajo el pretexto de que si no vuelve el Kirchnerismo que nos puede llevar a ser Venezuela. 

No hubo ni hay ninguna posibilidad que el penoso y dramático escenario venezolano se replique en Argentina. Y no la habrá.

No podemos ser tan torpes y ejercer tan poco nuestra ciudadanía creyendo que le debemos a Macri "no ser Venezuela"  .

Como cualquier gobierno electo mayoritariamente por el voto de la sociedad, el gobierno es quien le debe a la sociedad. Más cuando se votó un cambio profundo de modelo y de rumbo y luego de más de un año y medio, el cambio de base no se ve.

No se ve en lo económico que es lo que más está dañando el tejido social y laboral, no se ve en lo institucional que hubo varios avasallamientos y actos fallidos del macrismo, similares a los del Kirchnerismo. Y no se ve en la Justicia, que aunque las causas se abrieron y se iniciaron, sugestivamente se frenan, no se va a fondo y hasta se detienen, las que pueden involucrar a más que al Kirchnerismo (al macrismo empresario también). 

Como tampoco se ve ningún interés del Gobierno que es quien debe defender los recursos públicos, por que salga a la luz la trama nacional del Lava Jato que se llevó millones de dólares en coimas, que no fueron más que dinero público que cobró antes Odebrecht o bien presupuestó en las licitaciones.

Y esto no se ve, porque también involucra a más que Kirchneristas...

Por eso, no se preocupen por ser Venezuela, más bien teman que no se descubra la corrupción que tuvimos y en casos tenemos al igual que Brasil y mientras allá hay medio centenar de presos entre funcionarios y empresarios, acá nadie pague ni devuelva lo robado.

Preocupense porque el Senado va por tirar abajo la Ley que puede embargar lo robado a funcionarios y empresarios.

También preocupense por el narco, donde cada vez se descubren más Funcionarios y Fuerzas implicadas, no vaya a ser que en lugar de Venezuela, nos parezcamos a México o Colombia, pero con la inflación de Zimbabwe 

 















Etiquetas:   Venezuela   ·   Kirchnerismo   ·   Argentina

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18006 publicaciones
4589 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora