Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Amor   ·   Libertad de Pensamiento   ·   Espiritualidad   ·   Paz   ·   Riqueza


Entrevista a la escritora Susana Martín Gijón


Inicio > Literatura
03/04/2017


278 Visitas



Susana Martín Gijón nació en Sevilla pero se crió en Extremadura. Actualmente reside en Madrid. Pese a su juventud cuenta con un interesante currículum encabezado por una serie policiaca protagonizada por la agente Annika Kaunda, donde se encuentran los títulos “Más que cuerpos”, “Desde la eternidad”, “Vino y pólvora”, “Pensión Salamanca” y “Destino Gijón”, escritas entre 2013 y 2016.


 Además ha publicado otra novela titulada “Náufragos” así como varios relatos.

  Susana Martín Gijón es licenciada en Derecho, ejerció como Directora General del Instituto de la Juventud de Extremadura y ha sido presidenta del Comité contra el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia.

Entrevista realizada por Begoña Curiel para ELD.

–¿Cómo distribuye su tiempo para escribir a lo largo del día o no siempre dispone de las horas necesarias?

Me he ido adaptando a las circunstancias de cada momento. Hay períodos en que he podido dedicarme a escribir a tiempo completo y otros en los que tengo que compatibilizarlo con otros trabajos y encontrar esos espacios. Lo importante es tratar de llevar una rutina y ser constante.

–Susana Martín Gijón ha empezado su apuesta con novela negra, o, ¿no la definiría exactamente así?

Sí, es novela de ficción criminal, policíaca, y también creo que se encuadra dentro del género negro en cuanto al carácter de radiografía de los males de la sociedad actual y vehículo de denuncia.

–¿Hay o habría proyectos fuera de la etiqueta de novela negra para el futuro?

Sí. Sin ir más lejos, «Náufragos» es una nouvelle que se ajusta más a la definición de thriller psicológico.

También una serie de relatos que han obtenido premios en diferentes certámenes y nada tienen que ver con el género, y un par de novelas que espero vean la luz en breve.

El noir es mi género preferido, pero me gusta experimentar y moverme en otros tipos de literatura.

–¿Que ha supuesto y supone para usted la escritura? ¿Un objetivo personal, un entretenimiento?

Una pasión que forma parte de mi vida. Necesito que esté presente en ella, de un modo u otro.

–En sus novelas hay temas de actualidad. ¿Cree que el escritor debe estar comprometido con su tiempo o más bien debe aprovechar que lo es para denunciar asuntos más o menos espinosos?

Ambas cosas. Para mí el compromiso es fundamental. Considero que los escritores tenemos una gran herramienta que podemos utilizar para la denuncia de aquello que nos gustaría cambiar, y esto es perfectamente compatible (incluso, deseable) con una narrativa ágil que enganche y transporte al lector.

–Annika Kaunda es la agente de origen namibio que investiga los casos en su saga policiaca. Está especializada en temas de género. ¿Cómo y por qué ideó este personaje?

Estaba cansada de novelas policíacas en las que el papel de la mujer era plano y estereotipado, y aunque afortunadamente cada vez son más las que le han dado un giro a esto, quería aportar mi visión.

No solamente la protagonista es mujer, sino que hay todo un abanico de personajes femeninos tan diversos entre sí como únicas somos cada una de nosotras.

También quería poner el acento en temas que normalmente pasan desapercibidos en este género, como la conciliación, la corresponsabilidad o el enfoque de la violencia de género y la trata de personas que me da el haber trabajado de forma directa con personas víctimas de estas realidades.

–«Hay más de un psicópata dentro de las estructuras más insospechadas» comentaba en una entrevista. ¿La realidad es un escenario interminable para personajes de novela?

Sin duda. Hay situaciones en las que tienes que suavizar la realidad para contarla en una novela o corres el riesgo de que el lector “no te compre” el pacto de ficción. Toda una paradoja.

–¿Cómo cambian sus personajes a lo largo de la escritura? ¿Suele tenerlos bien atados o es de los autores que «deja que hablen»?

Les dejo las riendas, lo admito. No permitírselo sería como matar en parte la magia de escribir. Me han llevado por caminos insospechados y me han enriquecido mucho haciéndome documentarme sobre temas que nunca imaginé.

–No es casualidad que Extremadura sea otro personaje en las creaciones de Susana Martín Gijón. ¿Es amor por la tierra o el deseo de que se visibilice su potencial? Porque hay lugares, rincones, ciudades que por sí mismas ocupan grandes espacios dentro de la literatura a lo largo del tiempo.

Efectivamente, y Extremadura es una región bastante olvidada por la literatura, como por tantos otros ámbitos todavía. Quería situar en ella los escenarios para mostrar su cara real, sin falsearla como un panfleto turístico pero sí valorando sus potencialidades.

–¿Necesita de rituales para sentarse a escribir? ¿Hay algo que no soporta en especial en esos momentos?

Soy de pocos rituales, en general me adapto bien a cada espacio, incluso me abstraigo de los ruidos más atronadores una vez que me meto dentro de la historia.

–Las redes sociales permiten hoy en día que el lector pueda hablar con autores que se prestan a este contacto. ¿Cree que es necesaria esa cercanía? Muchas veces mitificamos al escritor como una figura lejana e inaccesible.

Creo que es positiva. El contacto entre escritores y lectores es enriquecedor para las dos partes, no sabría decir para cuál más :)

–¿Cómo es Susana Martín Gijón como lectora? ¿Qué y quién le gusta?

Una lectora voraz. Suelo tener varios libros abiertos y escojo uno u otro según mi estado de ánimo. Ahora mismo tengo a Ramiro Pinilla, una relectura del Quijote que me está deparando muy suculentos ratos y a Siri Husvedt, a quien he descubierto recientemente.

–Muchos autores aseguran que no hay escritor que no sea un buen lector. ¿Comparte esa opinión?

Sí, o al menos no hay buen escritor que no sea un buen lector :)

–¿Cómo afronta las críticas y comentarios de sus obras? ¿Con ilusión, expectación y/o miedo? ¿Cómo condicionan su trabajo si es que lo hacen?

Si una crítica es constructiva, siempre será positivo escucharla y ser receptiva. Eso no implica que haya que seguirlas todas a pies juntillas, porque muchas son subjetivas y lo que a un lector puede disgustarle, a otro le encantará.

–Internet ha hecho posible que muchas personas amantes de la lectura se hayan lanzado a opinar sobre literatura. Son innumerables los blogs y páginas que encontramos en la red sobre este tema y sin embargo las estadísticas siguen confirmando que en nuestro país se lee poco. ¿Tiene esa misma percepción?

Creo que según los espacios en que una se mueva, la percepción puede variar e incluso distorsionar la realidad. Si mi círculo de amistades son en su mayoría escritores, filólogos, libreros, y me muevo entre clubes de lectura y bibliotecas, me resultará difícil creer que se lee poco. Pero al salir de esa «zona de confort», descubres que la realidad es que hay mucha gente que no agarra un libro en su vida.

–Aunque las cifras también hablan de crisis de editoriales y librerías lo cierto es que las nuevas tecnologías permiten darse a conocer de muchas maneras y no paran de publicarse libros a diario. ¿Cómo analiza y valora esta situación?

Ahora la publicación de un libro es accesible para cualquiera. Esto tiene sus ventajas, pero también tiene inconvenientes porque puedes encontrar manuscritos de cualquier manera. No hay criba, y buceando en las plataformas de libros lo mismo das con una joya desconocida que con algo que no ha sido revisado ni ortotipográfica ni estilísticamente y que no pasaría un mínimo control de calidad.

–¿Animaría a escribir a quien desee comenzar en este mundo o le advertiría antes de la enorme competencia en el mercado editorial y de las grandes dificultades de hacerse un hueco?

Por supuesto animo a escribir. Otra cosa es pensar que por haber sido capaz de culminar un manuscrito, que en sí mismo es ya todo un éxito, uno caiga en la ingenuidad de creer que va a vivir de esto, o que va a convertirse en un autor «famoso».

Efectivamente la competencia es inmensa, y creo que se ha de escribir por el propio placer que depara.

–¿Cómo ha sido su proceso? ¿Han sido más las piedras y el esfuerzo del camino que las satisfacciones?

Indudablemente son más las satisfacciones. Como digo, creo que la motivación principal debería ser el propio placer de escribir. Si se toma como un trabajo, algo está fallando. Pero si las horas pasan volando frente al cuaderno o el ordenador y disfrutas lo que haces, todo lo demás que venga será un regalo.







Etiquetas:   Entrevista   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Cultura   ·   Lectores
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15455 publicaciones
4059 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora