Olegario V. Andrade



Puedo presumir que he recibido la misma educación que tantos de nuestros escritores que afianzaron la pluma con la sociedad, porque ha sido un alumno del mismo colegio secundario donde he terminado mis estudios de bachiller y donde comencé a gestar esa semillita literaria que hoy llevo por todo el mundo, mis poesías.


.
Olegario Andrade nació el 6 de marzo de 1839 en Concepción del Uruguay aunque cuando Olegario Andrade nació, sus padres, María Marta Burgos, una entrerriana y Mariano Andrade, santafecino, habían momentáneamente emigrado a Brasil por razones políticas. Era una época que transitaba por el gobierno de Rosas. 

En 1845 regresaron a Gualeguaychú, el lugar de residencia habitual de la familia y ciudad que muchos consideran como sitio natal de Olegario Andrade. 

Muertos sus padres a edad temprana, Olegario siguió igualmente con sus estudios. 

Sus aficiones literarias no tardaron en manifestarse: sus primeras composiciones poéticas datan de su etapa escolar. 

El 9 de julio de 1848 se destacó al componer una alocución patriótica, que impresionó al coronel Rosendo Fraga, quien lo recomendó para que continuara sus estudios al propio gobernador de la provincia. Así, Urquiza asumió la protección del niño huérfano y Olegario ingresó al Colegio de Concepción del Uruguay. Allí fue compañero, y también amigo, de Julio A. Roca, Victorino de la Plaza y Eduardo Wilde. 

En este colegio Andrade dió muestras de su gran inspiración literaria, que luego fue incluida en la edición oficial de sus "Obras Poéticas".

En 1857, cuando finalizó sus estudios oficiales, se casó con Eloísa González, uruguaya de Carmelo, con quien tuvo muchos hijos. Una de sus hijas, Agustina, es considerada la principal poetisa enterriana del siglo XIX. Al dejar el colegio, se consagró por entero al periodismo.

Se trasladó a Buenos Aires y colaboró en el periódico "La Reforma Pacífica". Luego regresó a Entre Ríos, donde continuó ejerciendo el periodismo.

En abril de 1882 vió morir a su hija Lelia y eso lo apagó para siempre. 

Ese mismo año, el 30 de octubre, Olegario Andrade murió de un ataque cerebral. 

Su sepelio fue una muestra del reconocimiento general a su obra. Habló el presidente de ese momento, Julio A. Roca, y recitaron sus composiciones poéticas personalidades del mundo de las letras.






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales