Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Pobreza   ·   Libros   ·   Reseña   ·   PRI   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   PAN   ·   México



Gastos o inversiones


Inicio > Política Nacional
26/02/2017


1028 Visitas



El conflicto docente está exponiendo más que la demanda de un sector específico, la situación de todo un sector social.




Si pudiéramos ubicar a todos los docentes del país, con las diferencias que tiene entre si el sector, por regiones, ingresos, poder adquisitivo y hasta culturales, sin duda la mayoría de ellos estarían en los amplios sectores medios de la sociedad.

El problema de ingresos en función de nuevos costos (aumentos de salarios en función de inflación y aumento de tarifas y servicios) no es solo del sector docente o de la educación, sino que involucra a todos los sectores medios a los que pertenecen los docentes, desde sectores medios altos una minoría a sectores medios bajos.

Lo que ocurre es que la gran mayoría de estos sectores medios (afortunadamente para el gobierno) no dependen del Estado, no son empleados públicos, sino autónomos, profesionales, trabajadores del sector privado, comerciantes, pymes o desarrollan oficios. O sea, gran parte de este sector mayoritario de la sociedad, no solo no depende del Estado, sino que junto a los sectores bajos que pagan impuestos ineludibles (al consumo) y al sector empresario (que paga impuestos) sostienen los gastos del Estado.

En el caso de los Docentes (como también de otros sectores de empleo público como Salud, Seguridad y la administración) es el único que pertenece a los Sectores Medios,  que sostiene los gastos del Estado y que a la vez el Estado les debe pagar sus ingresos. Y como ven los números no cierran.

La presión impositiva, la multiplicación del volumen de impuestos que creció con las Tarifas de Luz y Gas que se cobra en las facturas, los aumentos en peajes, ABL, Agua y todos los demás servicios, sumado esto a como repercute en el IPC, alquileres y expensas (los que viven en centros urbanos y edificios) es demasiado frente a un 18 por ciento techo que propone el gobierno para una paritaria nacional docente.

Si por algo dicen que la paritaria docente marca la tendencia de las demás paritarias, estatales y privadas, es justamente por este dato, los docentes representan al sector más amplio de la sociedad y le paga el mismo que termina fijando el aumento de costos: el Estado.

No quiero abrumar con números en esta nota,  pueden revisar información pública del Estado e incluso de Jurisdicciones menores. Si lo hacen, eso les mostraría que no hay Empleado Público en la Administración de Gobierno que cobre igual o menos que un Docente todos los cargos hasta los menores cobran más. Incluso en muchos casos cobran más que un médico y en todos los casos más que un Policía, en particular de rangos inferiores. 

El Estado, el Gobierno en realidad, le paga menos a estos tres sectores vitales de trabajadores del Estado (Educación, Salud y Seguridad) que a los Empleados de la Administración. No quiero comparar tareas ni subestimar la administración pública, pero no se entiende por qué esa injusticia.

Por qué un maestro que ahora con la doble jornada trabaja full time, un médico de hospital público con las necesidades estructurales a las que se enfrenta en su tarea y los policías que custodian las calles, en la mayoría de los casos cobran menos que un empleado de la administración y ni hablar de empleados con cargos políticos, asesores o incluso de puestos políticos electos.

Mientras que los Docentes piden un ingreso piso a nivel nacional de 15 mil pesos (y están lejos de eso muchos de ellos), los médicos (en un solo hospital) apenas están arriba de los 20 mil y la mayoría de los policías de rango menor no llegan a ese ingreso. La Administración en general comienza en ese piso de 20 mil aún en Jurisdicciones, no solo en Nación y no parece justo. Con esto no digo que la administración o los cargos políticos cobren menos, sino que los sectores más sensibles del empleo público y que más compromiso tienen con la sociedad: Educación, Salud y Seguridad, cobren mejor.

Sin embargo la peor injusticia que propone el gobierno y no es exclusivo de este gobierno, viene de los 12 años anteriores (y 13 años es mucho) es la generosidad que tiene para repartir recursos públicos (o no cobrarlos) ya no con la administración pública, los puestos políticos y hasta los electos (Legisladores y funcionarios) sino con grandes, con enormes empresas.

No  inventó Cristina los subsidios a grandes empresas, estos se implementaron muchas veces en la historia, pero ella  comenzó y lo llevó a un nivel exponencial.

Sin duda el más escandaloso aunque al comienzo tuvo algunas razones coherentes, fue el Subsidio al Barril de Crudo. Se le llamó el "barril criollo de Kicillof" y consistió en pagar u$ 25 más en boca de pozo para que se extrajera petróleo. El precio internacional y local estaban disociados (hoy lo siguen estando) y como en el mundo el petróleo subía, para compensar se otorgó ese subsidio. Luego ya avanzado su segundo mandato el precio del crudo comenzó a caer, muchos no lo advirtieron pero la OPEP  a quienes extraer un barril apenas les cuesta u$ 10 analizaron que tenían reservas al ritmo que llevaban de extracción  de entre 150 y 250 años, frente a una Europa que ya tiene un 30 por ciento de autos electricos o hibridos y un mundo que está dejando de usar hidrocarburos como combustible. Con este panorama no dudaron en evitarse competencias indeseables como las de Petróleo y Gas Shale que se extrae con fracking, cuyo costo de explotación es muy alto llegando a los 70 u 80 dólares. Bajando de modo drástico el precio la OPEP se garantizó desalentar la competencia y vender lo más que puedan de sus reservas ellos solos, mientras siga la demanda de petróleo, que no va a ser más allá de 15 o 20 años.

Por esa caída en el precio las petroleras del mundo mientras buscan reconvertir su negocio, trabajan a pérdida, salvo aquí en la Argentina donde el Estado las subsidia, tienen despegado el valor internacional del local y mientras en el mundo caen los combustibles también, aquí en este año y 3 meses de gobierno de Macri subieron 40 por ciento las naftas. El monto de subsidio obviamente depende de la extracción, aunque ahora con el Nuevo Convenio Sindical Empresario de Vaca Muerta, flexibilizaron ciertos costos, igualmente la suma asciende a más de 5000 millones de dólares por año. De no pagarse ese subsidio o concretar lo que ya amagó dos veces Macri y no se hizo de unir el valor local al precio internacional, las petroleras por lo bajo amenazan con despidos. Es evidente que todas las petroleras del mundo están despidiendo, por un sencillo motivo, es la etapa final, el principio del fin de la actividad a gran escala. En algo más de una década sólo se usará petroleo para plásticos, lubricantes o pinturas, la energía y la movilidad no van a depender de hidrocarburos.

Algo similar en cuanto a recibir subsidios y si no los recibieran, también insinúan despidos, sucede en lo que el kirchnerismo llamó Industria Tecnológica y no es más que ensamblado de autopartes de electrónica. El Polo Tecnológico de Tierra del Fuego el primer año de Macri con un presupuesto heredado se llevó 25.000 millones de pesos, este segundoa año ya con un presupuesto diseñado por el macrismo, se está llevando 36.000 millones de pesos. En este caso del Polo sucede que hay unas 11 empresas y unos 10.000 trabajadores directos, pero lo más suspicaz es que al menos tres de los empresarios dueños de esos emprendimientos son cercanos a Cristina (Garfunkel) Scioli (Cherñajovsky) y a Macri (Caputo) con un 80 por ciento de las empresas que operan y se benefician del subsidio, la quita impositiva total y el mercado cerrado a importaciones de lo que producen. El resultado es obviamente que hay 10.000 personas que tienen trabajo, aunque ese trabajo sea poco productivo y nada competitivo. Sin embargo  los verdaderos beneficiados son los empresarios que venden tecnología importada pero armada aquí, en la mayoría de los casos atrasada, de baja calidad y al doble o triple de lo que cuesta en el mundo, incluso en países vecinos. 

En menor medida ya que una base de autopartes se producen en el país, pero dependiendo de la marca y modelo, entre 40 y 60 por ciento de la industria automotriz es importado, esta  también está subsidiada, la competencia importada de vehículos terminados tiene aranceles e impuestos adicionales, para que las unidades terminadas en el mercado local (no así las de exportación) también cuesten más caras que  en países vecinos (mismo vehículo y modelo de marcas que se producen en la región)

El pretexto en los tres sectores es el costo laboral y la amenaza potencial es despedir trabajadores, que en el caso de la automotriz es más grande el volumen que en las dos anteriores.

Sin embargo no solo estos sectores de enormes empresas están subsidiados con miles de millones al año que paga la gente con sus impuestos o consumiendo lo que ellos producen. También los servicios siguen subsidiados desde 2008, electricidad y gas sobretodo, además del transporte. 

Hoy en cuanto a Gas hay que importar porque la producción no alcanza, pese a los subsidios que se pagan y en electricidad, si bien está al tope el consumo, lo que en realidad falla es la distribución que deja sin luz a la gente. El argumento de que falte luz es que el sistema de distribución domiciliaria es obsoleto y esto se debe a que las tarifas estuvieron congeladas. Primero habría que aclarar que  no es real que todas hayan estado congeladas, industria, empresas y comercios durante los años K tuvieron incrementos, como también áreas residenciales de alto poder adquisitivo, centros comerciales y grandes consumidores con la sintonia fina. Y segundo, si bien no aumentaron las tarifas residenciales en algunas áreas de centros urbanos grandes del país, sobre todo Buenos Aires y Conurbano, las empresas tuvieron estos años montos de subsidios millonarios que se actualizaron con la inflación real, no la del Indec K, lo pueden comprobar a eso. Y de todos modos no invirtieron, solo mejoraron su rentabilidad

Todos estos gastos que son muy importantes, que suman miles de millones de pesos y dólares al año, que explican buena parte del déficit fiscal, a todos ellos, si bien el gobierno en su discurso dice que busca bajarlos, ni se analizó no pagarlos o reducirlos, muy por el contrario, se actualizaron teniendo en cuenta la inflación del año anterior que fue muy alta y la del inicio de este año. Nadie desde el gobierno se puso firme con este sector empresario o expuso públicamente que el monto de subsidios o quita de impuestos debía ser menor como se ponen firmes con los Docentes, sencillamente se incluyó en el presupuesto y se está pagando.

Tampoco se habló desde el gobierno de poner tope a los gastos por ejemplo de Mantenimiento de Escuelas y Hospitales. Cito este caso de la Ciudad de Buenos Aires donde los docentes tampoco aceptaron el 18 por ciento, porque hace poco se cerró la adjudicación de este rubro. Nuevamente la ganó SES.S.A empresa en la que es socio Nicolás Caputo, amigo y ex socio del presidente. Esa adjudicación con respecto a la del año pasado sumando los distintos contratos fue actualizada con más de 40 por ciento en sus montos (de algo más de 300 millones a 500 millones).

Es paradójico que a la empresa encargada de limpieza y mantenimiento de escuelas le reconozcan montos de un año a otro con 40 por ciento de aumento y a los docentes les ofrezcan un 18 por ciento. PArece más importante que las escuelas estén limpias y mantenidas (que no lo están) a que los docentes estén bien pagos y den una educación de calidad (que tampoco tenemos)

Se ve injusta la diferencia y esto sin contar que el mantenimiento de Escuelas y Hospitales en CaBA está más que cuestionado. Hay escuelas que llevan años en remodelación (Otto Krause 6 años por ejemplo)  y hay hospitales a los cuales se les mejoró la fachada y lo externo, pero unos metros apenas adentro, tienen los mismos problemas de siempre (Hospital Penna por ejemplo). A las Escuelas Públicas de Buenos Aires este comienzo de año les pintaron los frentes. El color es realmente llamativo  y hasta excéntrico (verde loro) diría para una escuela. No está de moda, no hay alguna explicación de por qué se uniformaron todas las escuelas con ese color, cuando distintos edificios, tienen distintos detalles y estilos y muchos no coinciden con la tonalidad elegida. ¿Será que algún empresario amigo tenía de clavo el color? ¿Qué SES.S.A lo consiguió a buen precio? No lo sé, de mi parte ni regalado pintaría un edificio, menos uno histórico (como Pestalozzi, Bernasconi o Normal 5) de un color tan poco combinable  con lo clásico.

Quizá no no vaya a ser más que una anécdota lo del color de las escuelas, que quedará en la historia de los errores de gestión (o de posible corrupción), pero marca toda una tendencia. Como lo marcó en su momento el costo de algunos tramos de Metrobus (650 millones el de 9 de Julio) o el de las Ciclovías, que hoy casi ni mantenimiento tienen (las del Sur sobretodo).

Hay gastos y gastos, el pedido de los docentes a nivel país de 15.000 pesos iniciales, en la suma, para todas y cada una de las jurisdicciones, fuera de la Nación que negocia pero no tiene escuelas (salvo las que depende de la UBA) puede ser una suma enorme. Sin embargo cuando la comparamos con los salarios de la Administración Pública, Nacional, provinciales y hasta municipales o cuando hacemos un paralelismo con los subsidios que se les paga a enormes corporaciones, tan solo para que tengan rentabilidad, porque supera varias veces su costo laboral, entonces lo que piden los docentes no parece tanto.

Todos los anteriores gastos mencionados, ni se discutieron, ni se evaluaron, ni se negociaron, sencillamente nadie los cuestionó. Nadie incluyendo al gobierno puso en debate los gastos y actualizaciones en subsidios a empresarios, gastos políticos o de la administración pública y en cambio  el gasto en educación, en salud que van a ser los próximos en reclamar y en seguridad. que no pueden reclamar en conjunto, pero sino también lo harían, siempre se cuestiona y se posterga.

La meta de pobreza cero que se puso el presidente es utópica, pero cualquier aproximación va a ser lejana, si no partimos de una sociedad con educación de calidad, con salud y con seguridad.

El amplio universo docente tiene todo tipo de pertenencia política e ideológica, pero por estar distribuido en todos los sectores medios de la sociedad, seguramente una buena parte de ellos votó a Macri.

Los Sindicalistas docentes es muy posible que estén en las antípodas de Macri la mayoría de ellos, pero reducir a Baradel el reclamo y el paro, es cuanto menos ingenuo. Los 19 Sindicatos de la Capital Federal y los más de 30 de todo el país rechazaron el ofrecimiento del 18 por ciento, no se trata solo de un grupo de dirigentes opositores. 

Por eso para terminar quiero dejar un interrogante al gobierno que parte de sus propias contradicciones: Por un lado la comunicación oficial sobretodo de Vidal hace foco en Baradel y dice que "va al paro y rechaza las negociaciones porque es K" por otro lado a la vez dijeron hasta el cansancio el año pasado que "era la primera vez en toda la década que comenzaban las clases a tiempo y no se perdieron días por paro" ¿En qué quedamos? ¿Baradel fuerza el paro porque es K y a la vez los 12 años de los K les hizo paro?

Deberían ser más honestos en los argumentos de porqué no aumentan lo lógico a los docentes y a la vez más coherentes con respecto a otros gastos y aumentos, que ni siquiera se cuestionan.

Hay gastos del Estado y hay inversiones del Estado.

Sostener renta empresaria con subsidios, para que den trabajo ficticio porque no es productivo ni competitivo, es gasto. 

La educación de calidad (que estamos muy lejos de tener) y la salud con prevención y prestaciones (más lejos todavía, casi ni hacen campañas de prevención) son inversión.



Etiquetas:   Educación   ·   Crisis Económica   ·   Crisis Social   ·   Salarios   ·   Mauricio Macri

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18006 publicaciones
4589 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora