Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Ciudadanía   ·   Unión Europea   ·   Europa   ·   Psicología   ·   Psiquiatría   ·   Medicina   ·   Neurociencias   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Lectores


Dunbar y el control del mundo


Inicio > Economía
11/02/2017


697 Visitas



Un estudio de la Universidad de Zurich reveló que un pequeño grupo de 147 grandes corporaciones trasnacionales, principalmente financieras y minero-extractivas, en la práctica controlan la economía global. El estudio fue el primero en analizar 43.060 corporaciones transnacionales y desentrañar la tela de araña de la propiedad entre ellas, logrando identificar a 147 compañías que forman una “súper entidad”


El pequeño grupo está estrechamente interconectado a través de las juntas directivas corporativas y constituye una red de poder que podría ser vulnerable al colapso y propensa al “riesgo sistémico”, según diversas opiniones.

 Antes de seguir con el estudio en cuestión debemos recordar que La Teoría del cerebro social (The Social Brain Hypothesis, Evolutionary Anthropology, 1998). nos explica que para satisfacer la necesidad de almacenar información sobre otros miembros de nuestra comunidad, de comprender sus necesidades, sus caracteres, sus deseos, se fomentaron el desarrollo de ciertas partes del cerebro (y de la Inteligencia Maquiavélica, como la llaman algunos). 

A medida que evolucionamos, nuestras sociedades se hicieron más complejas y nuestro cerebro fue mejorando su capacidad para lidiar con ellas, para mantener lazos de confianza y cooperación, para establecer relaciones más o menos íntimas con otros humanos.

Pero ahora empujemos más el argumento. Si la capacidad de nuestro neocortex determina nuestra capacidad para mantener relaciones inter-personales estables, como por ejemplo de amistad, ¿cuál es el tamaño esperable de los grupos sociales en la sociedades humanas (relativamente) modernas? 

Una sencilla extrapolación de los datos pertenecientes a primates y a nuestros ancestros sitúa ese número en aproximadamente 150, el conocido como Número de Dunbar, en honor a Robin Dunbar, su descubridor. 

Otros datos históricos avalan esta cifra. 150 era el tamaño medio de las villas neolíticas y también de las villas en la Inglaterra del siglo XVIII. 150 era el tamaño medio de las unidades militares romanas y el tamaño de la mayoría de gremios en algunos MMORPG como el Ultima Online o el World of Warcraft (WoW). 

El Número de Dunbar es aproximado, pero aún así es bastante consistente. La hipótesis de Dunbar sugiere que, si bien existen grupos mucho más grandes en número en la sociedad actual, 150 sería el número de una unidad social relevante en la sociedad humana. Si lo cotejamos con la evidencia histórica y sociológica, veremos que arroja luz sobre un fenómeno que tiene notables implicaciones para la vida social, la producción y los negocios:

La Universidad de Sussex publicó una encuesta sobre 12 disciplinas científicas. Hallaron que el número máximo de investigadores a los cuales un individuo puede poner atención, oscila entre los 100 y los 200. Cuando una disciplina reúne más gente, sucede que se fragmenta en dos o más subdisciplinas.

Hay otros ejemplos interesantes. Los grupos del neolítico reunían típicamente a una población de entre 120 y 150 personas, a juzgar por la cantidad de viviendas. Los Hutteritas, un grupo fundamentalista religioso que vive en comunidades granjeras en Norteamérica, consideran 150 el número máximo de sus comunidades. ¿La razón? Entienden que por arriba de 150, ya no pueden controlar la conducta de sus miembros mediante el simple expediente de la presión personal de cada compañero.

En los ejércitos modernos , la mínima unidad independiente es la compañía, que consiste en tres pelotones de entre 30 y 40 hombres, más los escoltas del comandante, haciendo un número total de 130 a 150 hombres. Incluso en la antigua Roma, la unidad militar básica reunía 130 hombres.

En el mundo de los negocios, los administradores saben que las compañías de hasta 150 personas funcionan bien sobre la base de las relaciones cara a cara. Cuando crecen por encima de ese número, se multiplican los problemas. Los sociólogos han detectado que hay un umbral crítico entre los 150 y los 200 donde se comienza a multiplicar el ausentismo, las bajas por enfermedades y la corrupción administrativa.

Volviendo al citado estudio decir que en esta nueva tesis el número de Dunbar  reaparece pero esta vez en forma de una especie de Big Brother financiero de control transnacionales. El Proyecto Censurado de la Universidad Sonoma State de California desclasificó esta noticia sepultada por los medios y su ex director Peter Phillips, profesor de sociología en esa universidad, ex director del Proyecto Censurado y actual presidente de la Fundación Media Freedom /Project Censored, la citó en su trabajo “The Global 1%: Exposing the Transnational Ruling Class” (El 1%: Exposición de la Clase Dominante Transnacional), firmado con Kimberly Soeiro y publicado en ProjectCensored.org.

Los autores del estudio son Stefania Vitali, James B. Glattfelder y Stefano Battiston, investigadores de la Universidad de Zurich (Suiza), quienes publicaron su trabajo el 26 de octubre 2011, bajo el título “La Red de Control Corporativo Global” (The Network of Global Corporate Control) en la revista científica PlosOne.org.

En la presentación del estudio publicado en PlosOne, los autores escribieron: “La estructura de la red de control de las empresas transnacionales afecta a la competencia del mercado mundial y la estabilidad financiera. Hasta ahora, fueron estudiadas sólo pequeñas muestras nacionales y no existía una metodología adecuada para evaluar el control a nivel mundial. Se presenta la primera investigación de la arquitectura de la red de propiedad internacional, junto con el cálculo de la función mantenida por cada jugador global”.

“Encontramos que las corporaciones transnacionales forman una gigantesca estructura como corbata de lazo y que una gran parte de los flujos de control conducen a un pequeño núcleo muy unido de instituciones financieras. Este núcleo puede ser visto como un bien económico, una “súper-entidad” que plantea nuevas cuestiones importantes, tanto para los investigadores y responsables políticos”.

El diario conservador británico Daily Mail fue quizás el único del mundo que recogió esta noticia, el 20 de octubre 2011, presentada por Rob Waugh bajo el llamativo titular “¿Existe una “súper-corporación que dirige la economía global? El estudio clama que podría ser terriblemente inestable. La investigación encontró que 147 empresas crearon una “súper entidad” dentro el grupo, controlando el 40 por ciento de la riqueza”.

Waugh explica que el estudio de la Universidad de Zurich “prueba” que un pequeño grupo de compañías -principalmente bancos- ejerce un poder enorme sobre la economía global. El trabajo fue el primero en examinar un total de 43.060 corporaciones transnacionales, la telaraña de la propiedad entre ellas y estableció un “mapa” de 1.318 empresas como corazón de la economía global.

“El estudio encontró que 147 empresas desarrollaron en su interior una “súper entidad”, controladora del 40 por ciento de su riqueza. Todos poseen parte o la totalidad de uno y otro. La mayoría son bancos –los 20 top, incluidos Barclays y Goldman Sachs. Pero la estrecha relación significa que la red podría ser vulnerable al colapso”, escribió Waugh.

 

Mapa-mundi de la riqueza ( imagen de la cabecera)

El tamaño de los círculos representa los ingresos. Los círculos rojos son “corporaciones súper-conectadas” mientras los amarillos son “corporaciones muy conectadas”. Las 1.318 empresas transnacionales que forman el núcleo de la economía globalizada, muestran sus conexiones de propiedad parcial entre unos y otros, y el tamaño de los círculos corresponde a los ingresos. A través de las empresas sus propietarios controlan la mayor parte de la economía “real” (Ilustración de los autores, PlosOne, 26/10/2012).

“En efecto, menos del 1% de las empresas fue capaz de controlar el 40 por ciento de toda la red”, le dijo al Daily Mail James Glattfelder, teórico de sistemas complejos del Instituto Federal Suizo de Zurich, uno de los tres autores de la investigación.

Algunos de los supuestos que subyacen en el estudio han sido criticados, como la idea de que propiedad equivale a control. “Sin embargo, los investigadores suizos no tienen ningún interés personal: se limitaron a aplicar a la economía mundial modelos matemáticos utilizados habitualmente para modelar sistemas naturales, usando Orbis 2007, una base de datos que contiene 37 millones las compañías e inversionistas”, informó Waugh.

Economistas como John Driffil, de la Universidad de Londres, experto en macroeconomía, dijo a la revista New Scientist que el valor del estudio no radicaba en ver quién controla la economía global, pero muestra las estrechas conexiones entre las corporaciones más grandes del mundo. El colapso financiero de 2008 mostró que este tipo de redes estrechamente unidas puede ser inestable. “Si una empresa sufre angustia, ésta se propaga”, dijo Glattfelder.

Para Rob Waugh y el Daily Mail hay un “pero”: “Parece poco probable que las 147 corporaciones en el corazón de la economía mundial pudieran ejercer un poder político real, pues representan demasiados intereses”, aseguró el diario conservador británico.

La riqueza global del mundo se estima que ronda los 200 billones de dólares, o sea, dos centenas de millones de millones. Según Peter Phillips y Kimberly Soeiro, el 1 por ciento más rico de la población del planeta agrupa, aproximadamente, a 40 millones de adultos. Estas personas constituyen el segmento más rico de las primeras gradas de la población de los países más desarrollados e, intermitentemente, en otras regiones.

Sea como sea un reciente estudio titulado Una economía al servicio del 1% publicado por Oxfam, preconiza que Actualmente, el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el 99% restante de las personas del planeta. El poder y los privilegios se están utilizando para manipular el sistema económico y así ampliar la brecha, dejando sin esperanza a cientos de millones de personas pobres.

El estudio de Oxfam denuncia que el entramado mundial de paraísos fiscales permite que una minoría privilegiada oculte en ellos 7,6 billones de dólares. Para combatir con éxito la pobreza, es ineludible hacer frente a la crisis de desigualdad. 

A pesar de que los líderes mundiales hablan cada vez más de la necesidad de abordar la desigualdad y en septiembre fijaron un objetivo mundial para reducirla, la realidad es que la brecha entre los más ricos y el resto de la población ha aumentado de manera drástica a lo largo de los últimos doce meses. 

La predicción que Oxfam realizó antes de la reunión de Davos del año pasado, de que en poco tiempo el 1% poseería más riqueza que el resto de la población mundial, se ha cumplido en 2015, un año antes de lo esperado.

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional, y que acudió de nuevo a la reunión de Davos tras haberla copresidido el año pasado, afirma: “Simplemente no podemos aceptar que la mitad más pobre de la población mundial posea la misma riqueza que un puñado de personas ricas que cabrían sin problemas en un autobús”.

“La preocupación de los líderes mundiales sobre la creciente desigualdad todavía no se ha materializado en medidas concretas para contrarrestarla. El mundo es mucho más desigual, y la tendencia ascendente de la desigualdad se está acelerando. No podemos seguir permitiendo que cientos de millones de personas padezcan hambre mientras que las élites económicas absorben los recursos que podrían ayudar a estas personas a salir de esa situación.”

Según el libro de David Rothkopf “Súper-clase: la Elite de Poder Mundial y el Mundo que Está Creando”, la súper elite abarcaría aproximadamente al 0,0001 por ciento (1 millonésima) de la población del mundo y comprendería a unas 6.000 a 7.000 personas, aunque otros señalan 6.660. Entre ese grupo habría que buscar a los dueños de las 147 corporaciones que cita el estudio de los investigadores de Zurich. Número que se encuentra en el rango de Dunbar de una unidad social relevante para conformar una “súper entidad”: el cerebro financiero que controla el mundo. 

No soy conspiranoico, pero conspiraciones, que las hay, las hay.





Fuentes y referencias:

-Stefania Vitali, James B. Glattfelder, and Stefano Battiston, “The Network of Global Corporate Control,” Public Library of Science, October 26, 2011, http://bit.ly/2kDnqwB  Rob Waugh, “Does One ‘Super Corporation’ Run the Global Economy? 

- Study Claims it Could be Terrifyingly Unstable,” Daily Mail, October 20, 2011, http://dailym.ai/2kDaxD0 Stefania Vitali, James B. Glattfelder, - -----Stefano Battiston, Revista PlosOne, 26 de octure 2011

- http://bit.ly/2kDkCj4

- Peter Phillips y Kimberly Soeiro, “The Global 1%: Exposing the Transnational Ruling Class”

- Ernesto Carmona, periodista y escritor chileno

- Distribución de la riqueza mundial http://bit.ly/2kDgWhj

- Una economía al servicio del 1% http://bit.ly/2kDhbZC 

- The social brain hypothesis Robin I. M. Dunbar http://bit.ly/2kDmFUk





Referencia Musical

Control - Halsey https://youtu.be/so8V5dAli-Q



Etiquetas:   Economía   ·   Finanzas   ·   Sociología   ·   Pobreza   ·   Sistema Financiero   ·   Riqueza
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario








Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15178 publicaciones
4005 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora