Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Educación   ·


¿No era evidente?


Inicio > Política Internacional
10/02/2017


520 Visitas



Ahora nos preguntan por qué teníamos tan claro que Donald Trump iba a ganar. ¿No era evidente?


Desde que Donald Trump se presentó como candidato en las elecciones a la presidencia de los Estados Unidos, empezó ese proceso de reacciones adversas que todos los que alguna vez tuvimos la osadía de decir que este señor (por llamarlo algo) iba a ganar las elecciones, hemos sufrido. La primera reacción de las personas con las que conversábamos era la risa, la jocosidad de decirte, poco más o menos, que eres tonto y que eso es imposible. La segunda reacción, al ver que el proceso presidencial continuaba, fue aferrarse a la negación, apoyándose en todos esos grandes medios de masas que hacían sus encuestas y mostraban sus resultados, los cuáles daban gran ventaja a Hillary Clinton. Y la tercera reacción, cuando ya vieron los resultados de las elecciones, fue el insulto fácil. ¡Éstos yanquis están todos locos!

Mi pregunta ahora es: ¿no era evidente? Dejemos de leer tanto mass media y empecemos a pensar, a escuchar a la gente, a comprender la realidad del pueblo, a entender que, como dice la canción, la mentira está escrita en los periódicos de mañana. Intentaré resumir en este artículo el por qué decía desde un principio que ese hombre iba a ser el nuevo presidente de los Estados Unidos de América.

Para empezar, como siempre digo, las acciones no hay que juzgarlas por las causas que la motivan sino por las consecuencias que produce. A día de hoy, creo que poca gente puede (o se atreve) justificar la supuesta buena herencia de Obama. Es cierto que ha intentado reformas en el sistema sanitario, educativo, etc. pero lo que hay que ver es a quien ha beneficiado todas esas medidas. Personalmente me da igual a quien beneficie, siempre que sea algo bueno para la sociedad, es bueno para mí. Pero, ¿qué pensaría un estadounidense de clase media (si es que queda alguno) del interior del país, de las medidas tomadas por Obama? Esa es la pregunta real, esa es la pregunta que explica el ascenso de Donald Trump.

No confundan mi postura, no creo en la política ni la democracia, como decía ese gran hombre, el menos malo de los sistemas, solo estoy intentando ponerme del lado del votante estadounidense. La desigualdad entre ricos y pobres en Estados Unidos ha aumentado en la “Era Obama” así como la diferencia entre clase media de la costa y del interior del país. Este dato, aisladamente ya nos da una pista del lado por el que se iba a inclinar el voto de todo el interior del país. Si a eso sumamos el algoritmo crisis económica – surgimiento de -ismos, ya tenemos el contexto perfecto para explicar lo ocurrido.

Es evidente que el nuevo presidente de los Estados Unidos de América es una persona, machista, racista, narcisista… y otras muchas cosas. Pero lo que también es evidente es que es un empresario de éxito, que (según los estándares de EEUU) es un triunfador, por lo que el estadounidense medio piensa que va a hacer triunfar su país igual que a el mismo. Al igual que la mayoría de seres humanos, el estadounidense prioriza su supervivencia (todos creen que Trump les va a dar trabajo) y la de su familia a cualquier otra cosa: ¡qué sea lo que quiera, mientras me de trabajo!

No me voy a extender mucho más y tampoco voy a entrar en el falaz debate sobre la cultura americana y el nivel cultural de los estadounidenses, ya saben mi opinión sobre la categorización de los conocimientos. Simplemente es una cuestión matemática, al desastroso legado de Obama sumémosle la creación de un enemigo (el inmigrante), como sabemos nada une más a un pueblo que un enemigo común. Sumémosle también la necesidad de supervivencia y sumémosle además la influencia del líder autoformado. A todo este cóctel le ponemos la rodaja de limón, una Hillary Clinton que no gusta a la sociedad estadounidense, y tenemos barra libre para el surgimiento de un -ismo: el idiotismo.

Para terminar, llámenme loco, mi preferencia en estas elecciones era Donald Trump, no porque comulgue con sus ideas (recalco mi tendencia anarquista), sino porque se le veía venir de frente. Prefiero un cañón que me apunte a la cara que un misil que me rodee y me mate a traición. Recordemos, la memoria es selectiva, que la propia Hillary Clinton ya había votado a favor de construir el muro con México en el pasado, entre otras cosas. Mi decepción no está causada por las personas que votaron por Trump, lo entiendo. Mi decepción es por las personas que votaron por Hillary Clinton, sabían lo que había hecho y en las primarias la eligieron condenando así al partido a la derrota.

¡Bienvenidos a 1984!



Etiquetas:   Barack Obama   ·   Estados Unidos   ·   Donald Trump
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario








Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15508 publicaciones
4068 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora