Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Sociología   ·   Nuevas Tecnologías   ·   Redes Sociales   ·   Comportamiento Social   ·   Debate


9 seguidores

Ricardo Rojas, su paso por Tierra del Fuego


Inicio > Literatura
06/02/2017

465 Visitas



Fui a visitar el presidio del Fin del Mundo en Ushuaia este enero pasado, Tierra del Fuego y en una de las celdas me encuentro con la representación de Ricardo Rojas escribiendo en un escritorio, con coloridas paredes y una ventana mural.


En 1934, Ricardo Rojas estuvo durante cinco meses en la Isla Grande de Tierra del Fuego en calidad de preso político luego fue trasladado a la Isla Martín García.

Con regularidad escribía artículos breves que versaban sobre las creencias religiosas de los onas y de los yaganes, su legado, sus prácticas; la llegada del hombre blanco y cómo la “civilización” exterminó dos culturas milenarias de una riqueza incalculable. Todos los artículos escritos en esos cinco meses fueron compilados bajo el nombre de Archipiélago.

En uno de ellos Rojas retoma los diarios de Charles Darwin, quien navegó por el Canal de Beagle y escribió: “El país entero no es sino una enorme masa de rocas, de elevadas colinas, de bosques inútiles, todo envuelto en nieblas perpetuas y atormentado por tempestades continuas. La tierra habitable se reduce a las piedras de la costa”, y refuta Rojas: “Esto último no es verdad, y el libro de Darwin abunda en análogas equivocaciones y contradicciones, explicables en un viajero demasiado joven que, aunque se demoró aquí casi un lustro, vivió casi siempre a bordo y vio la región desde sus riberas”.

Entre enero y mayo de 1934 Ricardo Rojas estuvo exiliado en Ushuaia como preso político. Sin saber cuán larga sería su estadía en la Tierra del Fuego, según pude investigar en una casa llamada "casita policial".

Una relación particular, unió a Ricardo Rojas y la Biblioteca Popular Sarmiento. “El capítulo que redactó sobre la biblioteca no es muy auspicioso, él se anotó como usuario. En ese entonces no había tantos libros y él, como que se queja un poco” por la falta de material por aquellos años. Cabe señalar que, en el ingreso de la sala, los organizadores de la presentación exhibieron una edición de la obra autografiada por el autor, y unas palabras redactadas en el libro de visitas de la institución. 

Ricardo Rojas (San Miguel de Tucumán, 16 de septiembre de 1882 – Buenos Aires, 29 de julio de 1957) fue un periodista y escritor argentino. Provenía de una de las familias más influyentes de Santiago del Estero; su padre fue gobernador de la provincia. Pasó su infancia en Santiago del Estero y luego se trasladó a Buenos Aires, en donde prosiguió su formación académica. Llegó a ser rector de la Universidad de Buenos Aires entre 1926 y 1930. Desde este año militó en la Unión Cívica Radical, lo que le valió la cárcel; fue desterrado a la Isla Grande de Tierra del Fuego, en el Penal de Ushuaia.

.

Romance de Ausencia

Autor Ricardo Rojas

.

Arbolitos de mi tierra

crespos de vainas doradas

a cuya plácida sombra

pasó cantando mi infancia.

He visto árboles gloriosos

en otras tierras lejanas

pero ninguno tan bello

como esos de mi montaña.

Cantando, fui peregrino

por exóticas comarcas

y ni en los pinos de Roma

ni en las encinas de Francia

hallé ese dulce misterio

que sazona la nostalgia.

Algarrobal de mi tierra

crespo de vainas doradas

a cuya plácida sombra

pasó cantando mi infancia.

Mítica unción del recuerdo

que me estremeces el alma

trayéndome desde lejos

como en sutil brisa alada

un arrullar de palomas

cuando el crepúsculo avanza

Un aromar de poleos

cuando el viento se levanta

y en el silencio nocturno

un triste son de vidalas.

Ay cuando volveré a verte

rústico hogar de mi patria.

Ser quiero yo tu hijo pródigo

que torna a la vieja estancia

por merendar las colmenas

en tu quebracho enjambradas.

Ya en los naranjos del mundo

probé las heces amargas

Ya en la orgullosa melena

me van pintando las canas

Arbolitos de mi tierra

crespos de vainas doradas

a cuya plácida sombra

pasó cantando mi infancia.



Etiquetas:   Historia   ·   Argentina
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario











Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15349 publicaciones
4044 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora