La locura del Hipertiroidismo



Variaciones en los niveles hormonales pueden cursar con diversos grados de alteración neuropsiquiátrica, expresándose de muy diversas maneras. Estas incluyen cambios de personalidad, en las funciones mentales y la memoria, así como anormalidades neurológicas. Dichas alteraciones son frecuentemente el primer síntoma de disfunción hormonal y en otros casos representan manifestaciones importantes de la misma. La importancia de detectar estos síntomas radica en que la corrección del problema endocrino subyacente invierte generalmente estos cambios.  Debido al exceso de secreción de hormonas tiroideas (T3 y T4), bien primario (tiroideo, el más frecuente) o secundario (hipofisario, muy raro). Especialmente frecuente en la segunda y tercera década de la vida, con mayor incidencia en las mujeres (6:1). Puede acompañarse o no de bocio. La enfermedad de Graves Basedow es la causa más frecuente.

 


La semiología psíquica acompaña siempre al hipertiroidismo. La mayoría de los pacientes tienen una sensación de fatigabilidad fácil y debilidad generalizada. Es frecuente el insomnio, la pérdida de peso a pesar de un aumento de apetito, temblor, palpitaciones, hiperhidrosis, hipercinesia, disminución en la capacidad de concentración y en el rendimiento escolar y laboral. Uno de los síntomas caracteristicos es la paranoia. El paciente puede mostrarse ansioso e inquieto, y en los primeros estadios se puede confundir con un trastorno de ansiedad. En ancianos es frecuente el hipertiroidismo apatético caracterizado por indiferencia afectiva y confusión mental, sin temblor ni hiperactividad, que puede progresar hacia el estupor y el coma.

En algunos pacientes se desarrollan alteraciones mentales prominentes, como deterioro de la memoria, de la orientación y el juicio (delirium) e incluso síntomas maníacos y esquizofreniformes con ideas delirantes, paranoides y alucinaciones.

 

Trastornos mentales más frecuentes:

 

1. Delirium. La crisis tiroidea puede acompañarse de una reacción orgánica aguda con confusión, obnubilación, paranoia y delirium (generalmente acompañados de otros síntomas somáticos como la fiebre).

2. Demencia.

3. Trastorno amnésico.

4. Trastorno psicótico. Síntomas semejantes a reacciones paranoides o psicosis breves.

5. Trastorno del estado de ánimo. Trastornos depresivos con escasa inhibición. Trastornos bipolares con predominio de episodios maníacos.

6. Trastorno de ansiedad. Ansiedad con riesgo de presentar crisis de angustia y agitación psicomotriz.

7. Trastornos de la alimentación. Anorexia nerviosa.

La evolución de los trastornos mentales es por lo general satisfactoria cuando se consigue el eutiroidismo. La inestabilidad emocional residual es, en la mayoría de los casos, atribuible a rasgos premórbidos. Los episodios de delirium remiten cuando se controla la tirotoxicosis. Los trastornos del estado de ánimo y los psicóticos presentan un curso más variable y pueden requerir un tratamiento adicional para su resolución.

Causas:

EL HIPERTIROIDISMO AUMENTA LA SENSIBILIDAD DE LOS RECPTORES A LAS CATECOLAMINAS DISMINUYE LAS CONSENTRACIONES DE LA MONOAMINO OXIDASA Y AUMENTA EL RECAMBIO DE NOREPINNEFRINA.

Por ende el tratamiento debe ser psiquiátrico con neurolepticos y endocrinológico para llevar al paciente a un estado eutiroideo con el cual desaparece el cuadro clínico

De vez en cuando es conveniente leer.

Fuente:

Psiquiatría Clínica

Escrito por Carlos Gomez Restrepo,Guillermo Hernandez Bayona,Alejandro Rojas Urrego,Hernan Santacruz Oleas,Miguel Uribe Restrepo Editorial Panamericana 3er edicion



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






La locura del Hipertiroidismo


Variaciones en los niveles hormonales pueden cursar con diversos grados de alteración neuropsiquiátrica, expresándose de muy diversas maneras. Estas incluyen cambios de personalidad, en las funciones mentales y la memoria, así como anormalidades neurológicas. Dichas alteraciones son frecuentemente el primer síntoma de disfunción hormonal y en otros casos representan manifestaciones importantes de la misma. La importancia de detectar estos síntomas radica en que la corrección del problema endocrino subyacente invierte generalmente estos cambios.  Debido al exceso de secreción de hormonas tiroideas (T3 y T4), bien primario (tiroideo, el más frecuente) o secundario (hipofisario, muy raro). Especialmente frecuente en la segunda y tercera década de la vida, con mayor incidencia en las mujeres (6:1). Puede acompañarse o no de bocio. La enfermedad de Graves Basedow es la causa más frecuente.

 


La semiología psíquica acompaña siempre al hipertiroidismo. La mayoría de los pacientes tienen una sensación de fatigabilidad fácil y debilidad generalizada. Es frecuente el insomnio, la pérdida de peso a pesar de un aumento de apetito, temblor, palpitaciones, hiperhidrosis, hipercinesia, disminución en la capacidad de concentración y en el rendimiento escolar y laboral. Uno de los síntomas caracteristicos es la paranoia. El paciente puede mostrarse ansioso e inquieto, y en los primeros estadios se puede confundir con un trastorno de ansiedad. En ancianos es frecuente el hipertiroidismo apatético caracterizado por indiferencia afectiva y confusión mental, sin temblor ni hiperactividad, que puede progresar hacia el estupor y el coma.

En algunos pacientes se desarrollan alteraciones mentales prominentes, como deterioro de la memoria, de la orientación y el juicio (delirium) e incluso síntomas maníacos y esquizofreniformes con ideas delirantes, paranoides y alucinaciones.

 

Trastornos mentales más frecuentes:

 

1. Delirium. La crisis tiroidea puede acompañarse de una reacción orgánica aguda con confusión, obnubilación, paranoia y delirium (generalmente acompañados de otros síntomas somáticos como la fiebre).

2. Demencia.

3. Trastorno amnésico.

4. Trastorno psicótico. Síntomas semejantes a reacciones paranoides o psicosis breves.

5. Trastorno del estado de ánimo. Trastornos depresivos con escasa inhibición. Trastornos bipolares con predominio de episodios maníacos.

6. Trastorno de ansiedad. Ansiedad con riesgo de presentar crisis de angustia y agitación psicomotriz.

7. Trastornos de la alimentación. Anorexia nerviosa.

La evolución de los trastornos mentales es por lo general satisfactoria cuando se consigue el eutiroidismo. La inestabilidad emocional residual es, en la mayoría de los casos, atribuible a rasgos premórbidos. Los episodios de delirium remiten cuando se controla la tirotoxicosis. Los trastornos del estado de ánimo y los psicóticos presentan un curso más variable y pueden requerir un tratamiento adicional para su resolución.

Causas:

EL HIPERTIROIDISMO AUMENTA LA SENSIBILIDAD DE LOS RECPTORES A LAS CATECOLAMINAS DISMINUYE LAS CONSENTRACIONES DE LA MONOAMINO OXIDASA Y AUMENTA EL RECAMBIO DE NOREPINNEFRINA.

Por ende el tratamiento debe ser psiquiátrico con neurolepticos y endocrinológico para llevar al paciente a un estado eutiroideo con el cual desaparece el cuadro clínico

De vez en cuando es conveniente leer.

Fuente:

Psiquiatría Clínica

Escrito por Carlos Gomez Restrepo,Guillermo Hernandez Bayona,Alejandro Rojas Urrego,Hernan Santacruz Oleas,Miguel Uribe Restrepo Editorial Panamericana 3er edicion




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE