¿De dónde ha salido esta gente?

 

. No tendría importancia si estuvieran en un banco del parque, pero lo hacían en Ayuntamientos, Cámara de diputados, Senado y sedes de Cortes regionales; en unos casos se discutían presupuestos y en otros cualquier otro tema de interés para la ciudadanía. Pues, parecía no importarles lo más mínimo. Eso sí, supongo que prestarán más atención cuando deban recoger el talón o repasar la nómina del mes. No lo duden.

 Es solo una muestra de cómo viven los “representantes” de ‘Podemos’ en las diferentes instituciones del Estado español. Cada día está más convencida la población de que están cortados por el mismo patrón y por el peor de todos. Con la llegada de estos personajes, la política ha descendido varios escalones en calidad, debate y representación.

Trabajar, no trabajarán, pero los sueldos con los que se han encontrado hace que se crean los “dueños del infierno” y que acaben “llamando a dios de tú”. Incluso les ha generado una actitud de altivez que se ha convertido en odiosa y fantasiosa; no hay más que escuchar algunas de las barbaridades a las que nos tiene acostumbrados personajes del calado de la tal Rita Maestre, Zapata, Echenique, Iglesias o su barragana, ejemplo de nada y prototipo de farisea social, además de ‘pija desnortada’, en el decir de Ussía y en el sentir de sus propios compañeros de bancada.

Reviso la fotografía a la que antes aludía: dormidos como lirones; se conoce que no habían madrugado nunca para trabajar. Si acaso habían trasnochado, pero con ellos no se puede contar a lo largo del día, tal y como han declarado miembros de la formación que han salido huyendo por la dictadura que impera en ‘Podemos’. Decía Ramón y Cajal que “las ideas no duran mucho. Hay que hacer algo con ellas”. En la formación a la que nos venimos refiriendo ni siquiera comprobamos que exista base sustentante para un partido dispuesto a luchar y a construir. Sí por el contrario apreciamos una clara inclinación a romper, deshacer y alegrarse de ese “cuanto peor, mejor”.

Alguna medida hay que adoptar sobre esta gente dispuesta siempre a la simple e inútil verborrea, planteando permanentemente la sinrazón, exhibiendo el insulto, apoyando el terrorismo y defendiendo dictaduras bananeras como las  de corte bolivariano. Hasta la propia vicepresidenta del Gobierno ha tenido que explicar a Íñigo Errejón la diferencia entre el legislativo, el ejecutivo y el judicial. ¡Lo que le faltaba a Montesquieu!

 Lo más curioso del caso es que estaban dando clases en CC. Políticas en Somosaguas. A pesar de eso, no lo saben aplicar a las instituciones y salen trasquilados cada vez que se enfrentan a políticos preparados. Da igual de la formación a la que se enfrenten; ellos, los podemitas, han demostrado que son el único grupo que sobra en el Parlamento español; su labor –nula y desastrosa, a diario– puede hacerla cualquier niño en el colegio y desde el colegio.

Fuera de España da vergüenza decir que existe una formación con este corte, algunos de cuyos miembros asesoraron al “gorila rojo” en asuntos que han llevado a la ruina a Venezuela. Y no solo eso, todavía está por clarificar quién o quiénes de estos elementos también asesoraron a Chávez sobre la matanza de estudiantes de Caracas.

Pero, por si alguien tiene dudas, no dejen de leer la carta que un exalumno escribe a Juan Carlos Monedero, donde plasma las barrabasadas y antiguallas que ya representaba esta gente en Somosaguas cuando él llego a esa universidad. Lo mejor es que lo comprueben ustedes mismos.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales