Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Europa   ·   Ciudadanía   ·   Unión Europea   ·   Psiquiatría   ·   Psicología   ·   Medicina   ·   Neurociencias   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Libros


¿Se extrañará Prat Gay?


Inicio > Economía
28/12/2016


578 Visitas



De todas las falencias y pendientes que tiene el gobierno de Macri, sin duda el más importante es la Economía (real) por eso es inquietante que ya de vacaciones, el Presidente haya echado a su Ministro de Economía.




Más inquietante todavía es la duda ---salvo que alguno de los dos lo diga con sinceridad --- que hay sobre si lo echó, le pidió la renuncia por los motivos que comunicaron o Prat Gay expuso lo que él pensaba y necesitaba hacer en su programa económico y por no tener el apoyo de Macri se fue.

Para el caso, lo haya echado o se haya ido, uno de los motivos seguro fue, que no tenía el apoyo de Macri (porque no hacía o por lo que quería hacer)

Las espadas del gobierno de Macri coincidieron en comunicar su eslogan conocido de "trabajo en equipo" al cual por lo que dicen, Prat Gay no se adaptó. Lo cierto es que en "equipo" se pueden hacer cosas muy buenas y lograr imposibles, como también perder 5 a 0. 

A veces el modo de gestión, por más adecuado y moderno que parezca, no implica a la vez que dé buenos resultados.

Si hay algo que la mayoría de los economistas, periodistas y políticos le cuestionaron a Macri, fue el aumento en la cantidad de ministerios --- 22 hasta este cambio, ahora son 23 ---  la dispersión y atomización justamente en la cartera de economía, donde si bien Prat Gay se diferenciaba (más por iniciativa propia que institucional) había cerca de 7 funcionarios, sin contar a los de BCRA, que llevaban la gestión. Llamativo es que uno de los más críticos de esto en todo este año, incluso en su última columna del diario La Nación donde dijo "Entre la existencia de los superministros de Economía de los últimos 30 años y el esquema actual, en el que rige una excesiva atomización tanto en la comunicación como en la toma de decisiones, hay un punto medio en el que el Gobierno aún no ha encontrado la dosis exacta. El mundo se puso más exigente. Encontrar ese camino del medio hoy es crucial". fue Nicolás Dujovne, economista, periodista y quien hoy aceptó el Ministerio De Hacienda y ser parte de ese "equipo" ¿atomizado? de 7 funcionarios.

Respeto y aprecio a Dujovne, como analista económico y como periodista. Además valoro, que de los analistas de TV y diarios importantes y de los economistas, solo él, Delgado que fue del equipo de Massa y hoy está en Obra Pública y Espert, fueron las únicas celebridades que me contestaron en las redes sociales y hasta me ofrecieron sus teléfonos para preguntas o debates sobre temas económicos a un periodista de afuera de los medios, como es mi caso. Pero valorar su comunicación plana y su modestia, no implica, no criticarlo porque todavía ni empezó a gestionar, pero si marcar cuales eran sus fundamentos económicos como analista y ver cuánto de eso, él mismo respeta en la función pública.

En un país con una pobreza dibujada de un tercio de la población, pero con una pobreza real (por ingresos y estructural) de la mitad de la población, tocar asistencia social, ingresos de Jubilados o Pensionados y Empleo Público (aún los ñoquis) es buscar el caos y conseguir más pobreza. Esta es mi visión, por eso cuando Dujovne en sus notas y a lo largo del ciclo Odisea con Pagni, hacía foco en "bajar el gasto, como camino a bajar el déficit", pero a la vez coincidía en lo intangible de tocar estos gastos, coincidíamos. También coincidíamos cuando analizaba el gasto, en que seguir subsidiando oferta (empresarios y empresas) y no demanda (el usuario que lo necesita y las pymes) en Servicios o seguir con subsidios ridículos y millonarios al barril de crudo o a las tecnológicas de Tierra del Fuego (también a las empresas y no a los trabajadores) pese a las amenazas de despidos, era insostenible para cumplir con metas de menor déficit. Ni hablar de los gastos en las pérdidas de Aerolineas (que cada vez tiene más competencia y le cuesta más ser eficiente) o de pagar el Fútbol. Subsidios a empresas privadas y gastos innecesarios del estado, fueron el foco de sus análisis este año.

Algunos califican a Dujovne de "menos Keynesiano " que Prat Gay, de mi parte no lo sé, pero es claro que el ministro saliente, ni siquiera expuso (o pudo exponer) sus metas, más allá de los logros financieros internacionales, la Ley de Ganancias que se la modificaron antes de llegar al recinto en comisiones y el del Blanqueo, que será otro logro suyo aunque ya no esté, porque los nuevos no se lo podrían adjudicar. Un blanqueo, que si bien es injusto como todo blanqueo con el que cumplió, era caro para entrar, tuvo sus detractores y sin embargo hoy se habla de "éxito total"

Prat Gay no pudo exponer sus metas económicas, las más puntuales al menos, porque nunca encontró un escenario en el que lo que diera como objetivo de economía real, sea creíble. Pero esa falta de condiciones financieras y en las variables, no fueron de su responsabilidad. 

Cada vez que Prat Gay y su equipo (entre ellos Caputo que sigue en Finanzas) lograron créditos, condiciones internacionales e ingreso de divisas, el BCRA con Sturzenegger al mando las absorbió y las manejó según sus planes, el Ministerio del Interior comandado por Frigerio distribuyó esos ingresos según las urgencias políticas (compró voluntades) o el Congreso las repartió según la relación de fuerzas (y los votos). En todo el año de gestión, Prat Gay nunca tuvo variables aceptables (del BCRA, tasa dólar competitivo, líneas de créditos blandos) para estimular la actividad económica y la producción. Tampoco tuvo leyes que fueran en ese sentido (bajar impuestos o mejorar la competitividad) Y ni siquiera tuvo liquidez, porque la plata que conseguía, el Congreso o el Ministerio del Interior se la patinaban.

Juzgar a Prat Gay por los resultados de la economía real, es injusto y en todo caso es a la vez juzgar a Macri.

Fue Macri quien atomizó como bien cuestionó el propio Dujovne como periodista, a la cartera de economía. Fue Macri quien no dotó de suficiente poder de decisión y articulación a un Ministro de Hacienda para que pueda gestionar un plan que apunte a la economía real y no solo a la Financiera y la relación internacional.

Los empresarios e inversores del mundo, pueden tener la mejor imagen de la Argentina de Macri, pero de ahí a que inviertan en este escenario internacional, hay un largo paso. A todos nos puede gustar una persona, resultar atractiva y hasta irresistible, pero de ahí a casarnos con ella (en especial si tiene una familia numerosa, solo ella trabaja y los mantiene a todos) hay un gran trecho. Para casarnos con esa persona, deberíamos priorizar lo humano sobre lo material, confiar en que esa familia que ella sostiene, si tiene una oportunidad la va a aprovechar si la ayudamos y que todos los que consumieron toda la vida sin trabajar, ahora lo van a hacer. Eso en el mundo inversor no existe.

La Argentina de Macri sigue manteniendo a varios sectores que reciben sin producir o produciendo poco y mal. Los sectores excluidos o que están cerca de la línea de pobreza, es lógico, humano y hasta inevitable asistirlos. El problema es que también mantiene empresas ineficientes, corporaciones internacionales con subsidios, no obliga por ley a otras corporaciones como las mineras a industrializar en origen y exportar valor agregado (metales: oro, plata, litio, cobre) mantiene clientelismo e ineficiencia en el gasto de las provincias y le da los negocios del Estado, a los mismos empresarios de hace dos décadas viven de la obra pública.

Aquí muchas obras más que surgir a partir de las necesidades de la sociedad, se disfrazan de eso, pero en realidad se implementan para dar adjudicaciones a empresarios del entorno del poder (antes y ahora, los K y los PRO también) Ejemplos de esto sobran en CaBA por el PRO y en Santa Cruz con los K. Estos últimos con Báez, Cristobal López, Calcaterra, Rovella Carranza y Electroingeniería, se expusieron en los medios,  de la Ciudad casi no se habló. De mi parte puedo exponer lo que conozco y es sobretodo lo que se hizo en zona sur, con los Metrobus, el Centro Cívico, el Distrito Tecnológico, el del Diseño, los enrejados de parques y todo el efecto marketinero que se quiso dar y solo benefició a desarrolladores amigos revalorizando la zona (que antes compraron, incluso tierras fiscales)

Muchos analistas, economistas y periodistas, entre ellos Dujovne, expusieron buena parte de estos entramados, quizá no con detalle exacto, pero si haciendo foco en los gastos del Estado que se deben corregir.

Si no se sincera esto y se sigue creyendo que solo estamos mal por la herencia y a fuerza de fe y esperanza, se va a estar bien a futuro, va a ser dificil salir.

Así como CFK llegó a su último año de gobierno sin que le estalle, vendiendo Lebacs y dólar futuro, Macri con más razón va a lograr un rebote económico en 2017 (no crecimiento genuino) deberá ajustar en 2018 y con posibilidades de seguir tomando deuda y emitiendo para usar esas divisas, también va a llegar a 2019 rompiendo con el mito de los gobiernos no peronistas. El tema es ¿cómo vamos a llegar?

Es inevitable comparar esta salida de Prat Gay, con la del único Ministro de Economía con peso propio que tuvo el Kirchnerismo: Roberto Lavagna

Lavagna si bien fue del equipo de Duhalde posterior a la devaluación, fue quien debió corregir las variables, poner en marcha la actividad y normalizar la economía. Néstor lo heredó, lo dejó hacer el trabajo técnico complicado, negociar el canje de bonos, estimular el aparato productivo y comenzar a hacer crecer la economía. Cuando llegó el momento de recoger los logros de toda esa tarea y al mismo tiempo que Lavagna le planteó romper con los beneficios a determinados sectores (la obra publica sobre todo) le pidió la renuncia, puso en su lugar a funcionarios menores y desde el Ejecutivo manejó la economía.

Macri parece replicar aquello del kirchnerismo en sus comienzos. algunos podrán decir que Prat Gay no mostró los resultados que si mostró Lavagna en su gestión, pero no se puede omitir, que Lavagna no tuvo que corregir un proceso de alta inflación ya que era muy baja por caída en el consumo y desempleo. A la vez contó con un margen devaluatorio enorme que le dejó Remes Lenicov y en el Banco Central primero Pignanelli y a continuación Prat Gay en el kirchnerismo, siempre le respondieron, trabajando las variables en coordinación con Economía.

Este no fue el caso de Prat Gay ahora como ministro de Macri que en cambio,  la devaluación la controló más Sturzenegger que él, fue corta (apenas arriba del dólar ahorro de CFK en diciembre 2015) para sacar el cepo al dólar, a la vez el presidente del Central le puso un cepo al peso con una tasa altísima del 38 por ciento y que bajó poco y a un ritmo muy lento (muy malo para la producción e inversión)

Sin embargo al igual que Lavagna,  Prat Gay dejó un escenario saneado como para empezar a crecer, como también un escenario como para hacer populismo, seguir beneficiando a empresarios y corporaciones, no bajar el gasto y solo calentar el consumo por el año electoral.

Existen las dos posibilidades a partir de este escenario.

Prat Gay no lo dijo, se despidió con caballerosidad y solo habló de "diferencias concretas en el armado de los equipos"

Las fuentes  en cambio, desde confiables a no tanto, enumeran distintas razones.

Entre las más coherentes al análisis, están las que hablan de "hacer crecer a un competidor politico del PRO" como en verdad es Prat Gay llevándose los logros del crecimiento o el rebote populista de este 2017, que para el caso, a la gente le va a costar diferenciar en principio.

Otra de las versiones asegura que el ministro saliente fue contundente en cuanto a hacer un fuerte recorte de beneficios a algunos sectores, donde hay empresarios muy cercanos al gobierno.

Por último la más inquietante de las versiones, está relacionada al dólar futuro. Hay que ver que Prat Gay fue uno de los primeros denunciantes en la Justicia de la venta de dólar futuro de CFK como ciudadano, pero luego una vez nombrado siguió con la misma posición y además apuntó a quienes habían comprado, pese a que su propio entorno de confianza, funcionarios del gobierno que estaban por arriba de él y eran articuladores de los equipos, habían comprado y habían sido parte de la negociación del pago (lo más grave fue esto y que al momento del pago la cotización del dólar del BCRA quien debía pagar, llegó a su máximo de ese período inicial, unos 16 pesos)

A causa de esta posición, los principales hombres de confianza de Macri "sus ojos" como dice el presidente, Quintana y Lopetegui, nunca se llevaron con Prat Gay, según afirman fuentes de su entorno. Quizá sea que ambos estuvieron en el tema de la compra como privados y a la vez en la negociación del pago como funcionarios, del dólar futuro.

Para terminar hay que decir  que Luis Caputo quien continúa con el área financiera de economía, también pese a ser parte del equipo de Prat Gay, estuvo comprometido con la compra de dólar futuro. La suma fue por demás importante 453.944.000 millones de pesos y  la compró para  una administradora de Fondos Comunes de Inversión. Esa compañía poseía al 30 de noviembre de 2015, unos 43.000.000 de dólares en contratos de dólar futuro. Caputo tenía  cuotapartes de Axis por $1.866.283, como secretario de Finanzas de Axis Sociedad Fondos Comunes de Inversión S.A

Dujovne a su vez también estuvo relacionado al dólar futuro en cuanto a la compra para privados, si bien la suma no fue de las más destacadas, pero igual aparece en varios listados que fueron publicados en algunos diarios y sitios de internet.

Macri,  Peña o ambos, es dificil saberlo de afuera, se libraron de un ministro de Economía de peso, de un hombre de la política que además de ser técnico económico, era un competidor del PRO a futuro (¿con Lousteau en la Ciudad?), pero sobre todo, de un crítico de algunas prácticas que este gobierno de Macri continúa del kirchnerismo.

Se libraron de un detractor del dólar futuro, desfalco que hizo CFK con su Banco Central totalmente controlado y que Macri con su Banco Central ¿autarquico?,  lo perpetró pagando.

Hay que ver si en la era Trump, aunque Dujovne a través de relaciones empresarias esté conectado con el electo presidente de EU, alcanza con eso para seguir colocando deuda. Hay que ver si  no se va a extrañar Prat Gay, su trayectoria internacional y su capacidad de negociación. Quizá se apuró Macri.















Etiquetas:   Economía   ·   Mauricio Macri
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario











Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15177 publicaciones
4005 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora