Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Ciudadanía   ·   Unión Europea   ·   Europa   ·   Psicología   ·   Psiquiatría   ·   Medicina   ·   Neurociencias   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Lectores


El Alcázar y la memoria histérica


Inicio > Historia
20/12/2016

427 Visitas



El pasado 15 de diciembre estaba prevista la presentación en el Museo del Ejército, en Toledo, del libro “Los héroes del Alcázar”, de Manuel Casteleiro de Villalba. Sin embargo, a última hora, el Ministerio de Defensa decidía suspender la presentación, plegándose así a las exigencias de los comunistas de Izquierda Unida, que consideraban el acto una “exaltación fascista” que incumplía lo dispuesto en la Ley de Memoria Histórica, acusando a su autor de mantenerse “fiel a la versión oficial del régimen franquista eludiendo aportaciones que se han realizado por distintos historiadores desde los años ochenta”.


Este hecho ha venido prácticamente a coincidir en el tiempo con las críticas del portavoz del gobierno de Emiliano García-Page a dos alcaldes, el de Alberche del Caudillo (Toledo), y el de Guadiana del Caudillo (Badajoz) por haber asistido a un acto celebrado el 2 de diciembre por la Fundación Francisco Franco, en el que se les premió por mantener el nombre de sus respectivos pueblos en contra de la doctrina de la “Memoria Histórica”.

Estos hechos vienen a poner de manifiesto una vez más el inmenso sinsentido de una ley destinada a regular algo tan subjetivo como la memoria (que cada cual tiene la suya), y a hacer juicios de una ciencia como la historia, que admite todos los estudios y análisis, pero no la “damnatio memoriae” que pretende imponer la izquierda a la historia de España.

Según el resumen que ofrece la propia Editorial Actas, el objeto del libro “Los héroes del Alcázar” es “honrar el reconocido valor heroico que demostraron todos los defensores de la Academia de Infantería, Caballería e Intendencia de Toledo”. Pero analicemos el lapidario inicio de la frase: “honrar el reconocido valor heroico…”. Honrar es un acto voluntario; cada uno puede considerar digno de honra a quien quiera o quien él considera que lo merece según su escala de valores. En los USA nadie se escandaliza porque se honre a Lee o a Washintong, aunque cada uno militara en un bando en la contienda civil estadounidense. Pues bien, aquí no se considera lícito ni siquiera que cada uno honre a sus muertos.

En cuanto al “reconocido valor heroico”, no se trata de una afirmación gratuita. La actuación de los sitiados en el Alcázar de Toledo entre el 21 de julio y el 28 de septiembre de 1936 tuvo eco inmediato no sólo en España, sino en todos los países de nuestro entorno. A medida que fueron transcurriendo los días del asedio, la importancia simbólica del mismo fue creciendo, y así lo entendió tanto el Gobierno de la República, que dedicó denodados esfuerzos a la rendición del Alcázar, como el general Franco, que convirtió el Alcázar de Toledo en el símbolo glorioso de su “cruzada nacional”. El asedio fue seguido por los periódicos de media Europa, y a pesar de que la mayoría de estos países estaban alineados con el gobierno de la II República ello no impidió que periódicos como el inglés Daily Mail publicara, tan solo dos días después del final del asedio, una crónica con la primera historia completa del mismo, en la que ya se hablaba de los “heroicos defensores”.

Porque sólo se puede calificar de heroica la defensa, durante dos meses, de apenas un millar de soldados con dos cañones, frente a una división con 15.000 soldados, 23 cañones de campaña y dos tanques, lo que, independientemente de consideraciones ideológicas, convierte al asedio del Alcázar en una de las más memorables batallas de la historia militar de España. Ninguna de las pretendidas “aportaciones historiográficas realizadas desde los años ochenta” altera ni un ápice este hecho fundamental: la resistencia numantina de un puñado de hombres que con todos los condicionantes en contra fueron capaces de aguantar los sucesivos ataques de unas fuerzas muy superiores en número y en armamento.

Pero hoy está prohibido honrar el heroísmo de aquellos hombres. Como está prohibido que un par de alcaldes, respaldados por sus ciudadanos, decidan conservar en el nombre de su pueblo la alusión a su fundador. ¿Por qué puede existir “Aldea del Rey” y no puede existir “Alberche del Caudillo”?

Hoy hay que quitar las Cruces de los Caídos mientras se instala, como en el pueblo toledano de Almonacid, un monumento con el texto: “A los condenados por defender la libertad y la justicia social. La historia os absuelve”. Y por cierto, financiado por la Diputación Provincial en la que Ciudadanos forma coalición con PSOE y Podemos.

Hoy Largo Caballero tiene una estatua en La Castellana mientras se borra cualquier referencia a los Franco, Yagüe, Mola o Moscardó. Hoy se puede homenajear a criminales convictos y confesos como a Fernando Macarro Castillo, alias Marcos Ana, responsable de varios asesinatos e Alcalá de Henares; se puede incluso homenajear a asesinos etarras. Pero es políticamente incorrecto honrar a los protagonistas de hazañas memorables como la del Alcázar, o la del Santuario de la Virgen de la Cabeza.

Cuando la Historia deja ser una ciencia para el estudio del pasado, y se convierte en una herramienta de adoctrinamiento ideológico, cuando la memoria sesgada y parcial de unos pretende implantarse a escoplo y martillo como memoria colectiva, no se puede hablar de memoria histórica, sino de memoria histérica. Sin duda uno de los errores más graves del gobierno de Mariano Rajoy fue no derogar una ley sectaria como la de Memoria Histórica, una de las herencias envenenadas que nos dejó el infame Zapatero.



Etiquetas:   Política   ·   Guerra Civil
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario








Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15178 publicaciones
4005 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora