Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   PYME   ·   Libros   ·   Negocios   ·   Reseña   ·   Marketing   ·   Lectores   ·   Profesores   ·   Ética



Expectativas 2017, realidad 2018


Inicio > Comunicación
12/12/2016


1320 Visitas



Fin de año, primer año de gobierno,  abundan los resúmenes, personajes del año, personalidades del año y números de cosas que no tienen la menor importancia, de los números importantes, pocos hablan y muchos menos quieren saber.




Ser un ciudadano independiente e informado en el mejor de los casos en Argentina,  se ha convertido en buscar, leer, creer una versión de las noticias intermedia a los dos extremos todavía existentes.  Extremos que se los puede sintetizar en TV por ejemplo, en C5N y TN. Dos versiones de las noticias, intencionadas, interesadas, pautadas, parte de algún poder. Lo cual hace que buscar ese lugar equidistante a ambos relatos de noticias, en casos basadas en falsedades y sin conexión con los hechos, a los independientes los haga creer en un intermedio también falso.

En este caso las Redes Sociales deberían ser un parámetro de realidad, para exponer la falsedad sobre la que se sostienen las noticias, pero no pasa. Será que cada quien en las redes. sigue, comparte, debate con otros con los que coinciden en intereses. Incluso las mismas redes sociales a través de algoritmos nos acercan según palabras clave que repetimos, noticias, conceptos o publicaciones que se relacionan con esas palabras. Es real que las redes tuvieron mucho que ver con que políticos como Obama, pionero de su clase en Twitter o Macri que usó Facebook más que la TV incluso, llegaran a presidente, pero también influyeron en la caída de Hillary que pocos esperaban y el triunfo de Trump. 

En el máximo poder de un país no hay buenos o malos, solo hay políticos que supieron comunicar. El problema es que eso que comunicaron no era esencialmente su programa de gobierno, sino lo que creyeron o acertaron, que la gente --- quienes los votaron para que ganen--- quería escuchar.

Si las noticias reflejan lo que la gente quiere escuchar --- más allá de que sean buenas o malas noticias ---- y no están atadas a los hechos, en realidad no están informando, sino solo entreteniendo, identificando a algún sector, convalidando el discurso oficialista u opositor o afirmando las profecías autocumplidas de algún grupo.

Los hechos no importan, pero lo más grave no es que no le importen a los medios de comunicación, que por cada línea en un diario o segundo de aire cobran. 

Lo más grave es que no le importan a la gente.

A un año de gobierno de Macri --- a quien voté como siempre lo expuse --- a pocos que lo eligieron para ser presidente les importa que haya dicho tantas falsedades antes de asumir  ---como si las mentiras de campaña estuvieran naturalizadas --- y que haya seguido diciendo falsedades luego en la gestión. Menos aún les importa y hasta lo justifican, que su gestión haya ido en muchos aspectos, no solo en contra de lo que prometió, sino en contra de quienes lo votaron.

En esta parte muchos van a defender a Macri diciendo que el Kirchnerismo 12 años mintió, negó la realidad,  fue corrupto y que hasta mandó a asesinar a un fiscal y quizá tengan razón, pero fuera de la realidad puntual de esos hechos ---que la Justicia deberá probar--- los que votaron a Macri ---votamos --- lo hicieron para que eso cambie y salvo porque ningún otro fiscal murió, lo demás poco cambió.

Macri claramente mintió en campaña, con las promesas económicas sobretodo, pero también con las institucionales. Y siguió mintiendo en la gestión también en ambos aspectos. En lo económico repitió. profundizó e insistió en mucho del Modelo K. Los ganadores del modelo siguieron siendo los mismos: bancos, supermercados, mineras, Polo de Tierra del fuego. empresas privadas subsidiadas y corporaciones exportadoras de cereales  e importadoras. Los sectores altos y dolarizados, se vieron beneficiados por el levantamiento del cepo, pero a la vez perjudicados con la mayor presión impositiva, que incluso con el Proyecto oficialista de Ganancias, proponen aumentar. Los sectores medios fueron los más perjudicados en todos sus niveles, alto medio y sobretodo el bajo que no califica para planes o tarifas sociales como los sectores bajos y les cae el mismo peso impositivo, inflacionario y de tarifas que a los sectores altos. Con los Bajos Macri fue tanto o más populista que el Kirchnerismo, no implementó ninguna contraprestación a los planes y subsidios sociales, como tampoco ningún programa de inclusión real, que a quienes asiste no los mantenga en la pobreza, sino que los ayude a salir de ella.

Esto aunque no lo reconozcan, decepciona a quienes los votaron a Macri para cambiar las prácticas populistas del Kirchnerismo.

Más los decepciona todavía la ya inocultable por lo menos inacción desde el Estado ---como querellante y aportante de prueba --- en las causas de corrupción K. No es secreto para nadie y desde este espacio lo venimos exponiendo de antes  que Macri asuma,  las causas de corrupción en la obra pública K, que podían involucrar a empresarios Macristas. Y tampoco hoy es secreto como antes, el poder e influencia de Angelici en la Justicia y Organismos de Control.  Hasta que habló Carrió, solo lo exponíamos algunos periodistas en soledad. Angelici fue omitido por los medios de los dos lados de la grieta y subestimado por la gente como solo un amigo de Macri y el presidente de Boca, cuando  en realidad participó de la creación de los Radicales K para Néstor Kirchner  en 2006 y desde entonces no paró de acumular poder hasta la actualidad donde es capaz incluso de operar y acorralar judicialmente a hombres de la mayor confianza del propio Macri como Pepin Rodriguez. Macri como presidente, pese a lo vulnerable frente a la Oposición Peronista que algunos lo quieren mostrar, tiene el Poder del Estado desde el Ejecutivo, pero gente como Angelici entre otros, tienen el poder real que alquilan al poder. Desde la Justicia con Jueces, fiscales y Ministros de Justicia, hasta Organismo de Control como la Auditoría de la Ciudad, la Nación, la AGN y la AGC, el Tribunal de Cuentas y la Oficina anticorrupción donde puso a Laura Alonso quien es de su mayor confianza, Angelici lo controla todo con su gente. Como así también a la Inteligencia de Estado con Arribas en la AFI.

Seguramente nadie votó todo esto cuando votó a Macri, pero vino en el combo. Como también vino en ese combo, los beneficios y flexibilidad  a gente como Cristobal López, Caputo, Calcaterra, IRSA y tantos otros beneficiados por los K y PRO y parte de los distintos poderes reales.

Nada de eso cambió, al contrario se profundizó en muchos aspectos y aunque pocos periodistas lo expongan y los medios que sostienen extremos de la grieta omitan el grupo al que  responden, es un hecho que sucede.

Los hechos no importan, pese a que van en contra del cambio que exige buena parte de la sociedad.

Las noticias, los relatos se ajustan a las necesidades de cada sector y no a lo que sucede. Quizá solo la economía, que es imposible de eludir, sea donde los extremos, más allá de exageraciones o justificaciones, terminan coincidiendo. La economía de Macri recibe críticas de Izquierda y de Derecha, algo que pese al relato nacional y popular, también le pasaba al Kirchnerismo. En los medios que nadie se hace cargo de posiciones ideológicas aunque las tengan, las criticas económicas las interpretan economistas, especialistas o analistas, heterodoxos y ortodoxos, pero increíblemente también coinciden. Un ejemplo   de esto se dio en el último programa de El timón de Willy Kohan en Canal 26 donde dos irreconciliables como D'Attellis y Milei fueron convocados para debatir sin embargo  en los términos básicos del análisis, estuvieron de acuerdo en casi todo, incluso en sus proyecciones.

Las variables económicas,  que publica el BCRA, el INDEC o el Ministerio de Economía o de Trabajo. son alarmantes. El Déficit Fiscal, principal causa de los distintos desfaces que dejó el Kirchnerismo, lejos de acotarse se amplió. Este 2017 que está a poco de comenzar, va a llegar a un record histórico y superior casi ---el déficit consolidado --- a todas las ocasiones anteriores de crisis, que terminaron en crac. grandes devaluaciones y hasta pérdida de la moneda nacional.

El escenario es serio, pero si además se tiene en cuenta que el BCRA tiene más Deuda en Lebacs que circulante en pesos y que los depósitos en pesos en entidades financieras algo más de 1 billón y medio de pesos, si todos los ahorristas y tenedores decidieran pasarse a dólar billete, el Central debería tener reservas por unos 100 mil millones de dólares para responder a la demanda.

El escenario diciembre de 2015 que dejó el Kirchnerismo plagado de falsedades, bombas de tiempo y variables ficticias era desastroso, pero este escenario de diciembre de 2016, pese al levantamiento del cepo al dólar ---colocando un cepo al peso con la tasa y las Lebacs--- y el pago del default de bonos,  es más grave e igualmente complicado. Si solo comparamos este escenario en función de cotización del dólar y el nivel de precios relativos, 2003 el comienzo de Néstor kirchner traído a hoy aquellos precios, sería equivalente a un dólar de más de 26 pesos, el de Cristina 2007 sería de unos 22 pesos y aún el dólar retrasado ya de Cristina 2011, estaría cerca de 20 pesos.

Sea por la inflación que levanta el nivel de precios relativos, por el retraso del dólar o por las altas tasas que le quitan demanda a la compra del dólar, la cotización en la que flota y la que se prevé para el año, saca de competencia a toda la economía productiva del país. 

Desde el punto de vista numérico, lo único  real en la economía, este escenario es tan poco atractivo para las inversiones productivas o comerciales, como el anterior.

Molesta a quienes apoyaron este modelo de gobierno que no haya cambios.

Se apuesta a futuro,  que este escenario va a cambiar.

Pero la realidad es que no solo se empeoró en algunos aspectos, que los logros quedaron lejos en el tiempo, sino que el gobierno se encamina a un año electoral. De paso de electoral, adelantado  por los potenciales incidentes que siempre pueden surgir en diciembre y del mismo modo que el Kirchnerismo, el populismo y clientelismo electoral es exponencial.

El gasto aumenta, el endeudamiento aumenta y la Ley de Ganancias podría empeorar la ecuación. 

Un reducido grupo opositor mesiánico, apuesta a que Macri no siga, otro grupo macrista no reconoce los hechos o se conforma con la comparación frente al kirchnerismo. La mayoría alterna entre la realidad y los relatos mediáticos políticos, cuestiona el presente pero tiene fe a futuro.

La realidad y los hechos tienen vida propia y poco le importan lo que cada uno crea. En este escenario no habrá inversiones  y si el gobierno quiere aumentar el consumo como modo de disimular la crisis, que en realidad en lo financiero, las variables y lo productivo está muy lejos de solucionarse, no le quedara otra que endeudamiento y emisión, para aumentar el gasto y poner plata en la calle para lograrlo.

La fe, la esperanza, palabras que los periodistas no usamos, están bien para la gente, si estas se focalizan en 2017. 2018 en cambio bien se podría comparar, pero con el agravante de que la inflación no se puede controlar, con el 2002. Un 2002 sin ningún peronista que quiera ser Duhalde y que de algún modo, pese a las presiones que hacen sobre el gobierno, quieren que Macri interprete ese papel. El sinceramiento cambiario y el orden fiscal no se hizo, el peronismo lo sabe y quieren que el gobierno lo haga.

No habrá inversiones privadas en este escenario y el Estado deberá apostar al consumo, pero tampoco habrá clima realmente destituyente, al menos de parte del peronismo, porque ninguno se quiere hacer cargo del ajuste que no se hizo todavía.

El escenario electoral y de consumo de 2017, no debe tapar la realidad que se va a postergar como sea a 2018, pero si la fe, la esperanza, el humor social de 2017 sirve a cambiar las expectativas, quizá se pueda terminar evitando un 2002 en 2018.









 



















Etiquetas:   Gobierno   ·   Mauricio Macri

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18317 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora