Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Unión Europea   ·   Palestina   ·   Relaciones Internacionales   ·   Política Exterior   ·   Conflicto Político   ·   Israel   ·   Dionisíaco   ·   Nietzsche   ·   Lectores   ·   Escritores


Entrevista a la periodista y escritora Nieves Concostrina


Inicio > Ciudadanía
07/12/2016


674 Visitas



Nieves Concostrina (Madrid), periodista y escritora.


Inició su labor periodística en el desaparecido Diario 16, trabajó en Antena 3 y Vía Digital y actualmente es redactora jefe de la revista “Adiós”.

Sus trabajos y colaboraciones en radio son numerosas, con espacios en Radio Nacional y Cadena Ser.

Acumula premios en su faceta periodística como es el caso del XX Premio Andalucía de Periodismo de 2005.

Su primera novela, “Antonia” vio la luz en 2014, con la que ha obtenido un importante éxito entre los lectores, aunque cuenta con varios títulos previos como escritora: “Se armó la de San Quintín”, “Polvo eres”, “Menudas Historias de la Historia”.

El humor como recurso periodístico y literario, junto a su buen hacer con las letras son una excelente combinación que caracteriza a Nieves Concostrina.

Entrevista realizada por Begoña Curiel para ELD.

–¿Para qué o por qué escribe Nieves Concostrina?

Porque es lo que más me gusta, y tengo la enorme fortuna de poder vivir de ello.

–Es periodista y en sus entrevistas siempre destaca que eso es lo primero. ¿Cuándo considera que alguien se puede llamar escritor?

La etiqueta de escritora me la tienen que poner los lectores. Escribir libros es una cosa y ser escritor, otra. Pero, la verdad, yo quise mantener esa prudencia con mis primeros libros, pero ahora que llevo siete publicados y uno de ellos es una novela que ha tenido mucha y muy buena aceptación, creo que ya pudo decir que, además de periodista, soy escritora.

–Su «aventura» con la muerte en su trabajo nos ha dado la oportunidad de ver de otra manera, eso de lo que la mayoría no quiere hablar. Ha sabido ofrecer con su trabajo otra forma de mirar la muerte. ¿Era necesario y/o considera que nadie lo había hecho como había que hacerlo?

No tenía pensado cómo hacerlo, sencillamente me vi ocupándome de esos asuntos mortuorios por necesidad, sin premeditación; lo hice como buenamente pude. Cuando empecé a hablar de la muerte en la radio creí que la mejor manera de hacerlo era echando mano del humor, porque si me ponía trascendente o exageradamente afectada, espantaría a la audiencia.

–¿El humor debe ir de la mano de las cosas serias o es un resorte o un recurso para observar de otra manera las tragedias?

El humor a mí me sirve como recurso, pero también va en mi estilo de escritura. No lo uso solo para hablar de la muerte, aunque en estos asuntos fúnebres, por supuesto que ayuda a desdramatizarlos.

–Cuando leo a Nieves Concostrina me parece escucharla de fondo en la radio. Su voz tiene personalidad propia (preciosa, por cierto) ¿Sus libros o la idea de sus libros en su cabeza nació siempre o casi siempre a raíz del trabajo que realizaba en los medios de comunicación?

La idea del primer libro me la sugirió un oyente de mi espacio “Polvo eres” en Radio 5 Todo Noticias. Me preguntó por correo electrónico que cuál era el título del libro de donde sacaba las historias que contaba cada día, y respondí que yo no sacaba mis temas de ningún libro en concreto. Simplemente buscaba documentación en muchos y ampliaba en otros tantos. Su contestación fue: “Pues escriba uno recopilando todas las historias”. Así publiqué mi primer libro. Haciendo caso a un oyente.

–¿Cuáles son sus lecturas preferidas, con qué formatos disfruta más? ¿Es de las que siempre tiene un libro en la mesilla?

Hace mucho que no leo ficción, sobre todo desde que descubrí que la realidad histórica es tanto o más divertida. Pero lo cierto es que tengo que leer tanto y tanto a lo largo del día que cuando llega la hora de dormir lo último que me apetece es leer.

–¿A qué autores admira?

De lo más variopintos. De jovencita me atrapó Stephen King y sus historias de terror. Me apasionaba. El humor de Tom Sharpe me encantaba… Patricia Highsmith, García Márquez, Vargas Llosa…

–¿Qué escritores le han llamado la atención últimamente? Españoles y no españoles.

Últimamente ninguno porque leo sobre todo Historia.

–¿Cree que se lee tan poco en nuestro país como dicen, o todavía menos?

Mucho menos de lo que se dice. Alguien dijo que en España se publica tanto como en Alemania y se lee como en Mozambique…

–Cuando se sienta a escribir ¿es de las que planifica con mapas o suele darle permiso a la imaginación?

No planifico nada. Me siento, abro un documento en blanco y empiezo. Previamente he hecho una labor de documentación que tengo que ir completando según avanzo con la escritura.

–Su novela “Antonia” está plagada de picaresca e infinidad de momentos para la risa aunque el contexto de la España que describe no sea divertido. ¿Cree que la literatura en general, ha dramatizado más la guerra civil y sus consecuencias de lo necesario?

La guerra civil fue mucho más dramática de lo que ninguno de nosotros podamos nunca imaginar. Solo quienes han vivido aquel desastre, los que han pasado miserias, miedo, abusos y hambre saben lo que fue aquello. Cada uno de los que han querido escribir sobre ese periodo lo ha hecho como ha querido, desde el punto de vista que ha querido y para contar lo que ha querido. Exactamente lo mismo que he hecho yo. Yo pretendía contar la experiencia vital de Antonia sin perder de vista su mirada, porque Antonia no entendía de política. Literalmente era una niña que no sabía por dónde le venían los tiros, que se vio sola y que sufrió mucho. Eso no es dramatizar más de lo necesario.

–La protagonista por supuesto es una mujer como tantas que hay de bandera por todas las esquinas. ¿Cree que la mujer está falta aún de muchos más homenajes?

No sobra ni un solo homenaje. Sobre todo a aquellas mujeres que pese a todas sus carencias nos han puesto donde estamos.

–¿Qué necesita Nieves Concostrina para sentarse a escribir? ¿Silencio, un contexto determinado, algún ritual o manía?

Necesito mi despacho, mi estantería con mi documentación y mi ordenador. Envidio a otros autores que van escribiendo en los trenes, en los hoteles o mientras esperan un avión. Yo no puedo. Me sacan de mi espacio y no doy pie con bola.

–¿El trabajo de un escritor debe o debería ir acompañado siempre del compromiso? Hay algunos que consideran que la literatura no sólo debe ser un entretenimiento.

No creo. Menuda responsabilidad sería… Está muy bien que haya compromiso, pero tampoco podemos imponer que lo haya en todos los libros ni que todos los autores se comprometan cuando escriben. No hay que ponerse fundamentalista. En la literatura hay de todo y para todos, y todo es perfectamente legítimo.

–El periodismo da para muchas historias. Por fortuna y también por desgracia. Si no se hubiese dedicado a esta profesión ¿cree que habría sido escritora también? ¿La relación es tan directa en su caso? Porque ya sabemos que de imaginación y capacidad tiene equipaje de sobra.

No tengo tanta imaginación como sospechas. Me alimento de la realidad para escribir, por eso creo que, de no haber sido periodista, difícilmente hubiera llegado a ser escritora.

–¿Qué labor considera que realizan las páginas o blogs literarios, ahora que todo el mundo escribe y opina de todo? ¿Le parece que todo el mundo está capacitado para opinar sobre las letras?

Todo el que quiera puede decir si algo le gusta o no le gusta. Está en su derecho. Ya decidirá el internauta dónde se para a leer o a quien presta atención.

–Y ya si vamos al terreno de la publicación, nos gustaría saber su opinión sobre el momento que estamos viviendo: a diario vemos cientos de libros que salen al mercado gracias a la autopublicación, aunque mueran en cuestión de poco tiempo. ¿Considera que este momento es bueno para la literatura? ¿Cuál es su análisis de la situación?

No soy nadie para decirle a alguien que no se autopublique. A mí me parece un sacacuartos, pero entiendo perfectamente que alguien que está convencido de haber escrito una buena obra quiera verla publicada, aunque solo se la compren parientes y amigos. No todo el mundo sirve para escribir, pero no seré yo quien le diga a nadie lo que debe o no debe hacer.

–Sé que el tiempo no le sobra, pero además de algún plan previsto con las letras escritas, ¿tiene Nieves Concostrina algún sueño especial con algo que desearía hacer en el futuro?

Vivo al día y sueño poco. Como decía Bogart, no hago planes con tanta antelación.







Etiquetas:   Entrevista   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Cultura   ·   Lectores
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15953 publicaciones
4149 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora