Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Periodismo   ·   Psicología   ·   Novela   ·   Lectores   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico



La depresión como factor detonante de suicidio


Inicio > Psicología
29/11/2016


1739 Visitas






Introducción Considero de gran importancia el investigar a cerca de las enfermedades mentales y en este caso en particular a cerca de la depresión, ya que se considera que es una enfermedad que afecta de forma frecuente a todo el mundo con una cantidad de unos 350 millones de personas. De igual forma seria importante observar, como es que dicha enfermedad puede llegar a propiciar o causar el suicidio en un individuo y si al tratarla se pueden reducir muertes a nivel mundial.

Desde mi perspectiva la depresión es una enfermedad mental desencadenada por factores genéticos, así como el medio ambiente. Que a su vez puede desarrollarse y mantenerse por la predisposición del paciente, falta de diagnostico y tratamiento entre otros factores. De este modo, desde mi punto de vista, la depresión no tratada conforma  una de las principales causas de suicidio.





Desarrollo

            Se desconoce realmente que tan lejos se ha remontado en la historia el tema de las enfermedades mentales, sin embargo se ha llegado a creer que es tan antiguo, como la misma existencia del ser humano. Es un problemática que cada día se presenta de forma más frecuente en las estadísticas, mostrando números alarmantes. Sin embargo para entender un poco más acerca del tema, es importante entender que es realmente la depresión, lo que engloba y como puede ser desencadenada en una persona. Ya que en la actualidad cada vez existen más estigmas con respecto a las enfermedades mentales y lo que representan.

            Se considera que la depresión es resultante de “…interacción entre las características biológicas y las vulnerabilidades fisiológicas de una persona y la frecuencia de sucesos estresantes o situaciones difíciles de superar en la vida” (Baena Zuñiga, A., Sandoval Villegas, M., Urbina Torres, C., Juárez, N. y Villaseñor Bayardo, S., 2005, pag. 3).

            En la actualidad la depresión es considerada un problema recurrente y grave tanto médico como social. Al igual que un trastorno mental frecuente que afecta a la población y una de las principales causas de discapacidad en el mundo.

Se considera que un paciente con depresión presenta tristeza, perdida de interés y de la capacidad de disfrutar, así como sentimiento de culpa, baja autoestima, trastornos del sueño y falta de concentración. Sin embargo la depresión no solo afecta a la persona que la padece, sino también a su entorno familiar y a su comunidad. De igual forma la depresión tiene un gran impacto en nuestra sociedad ya que este directamente vinculada con el suicidio y esto tiene una repercusión psicosocial. Y a su vez impacta la economía del mundo, ya que actualmente cuesta alrededor de 50 billones dólares.

Del mismo modo se considera un foco rojo en nuestra sociedad ya que constituye una de las primeras tres causas de enfermedad en el mundo. Así mismo esta enfermedad detona de forma frecuente el suicidio, considerada una de las principales causas de muerte, se cree que “un 80% de pacientes que padecen trastornos depresivos tiene probabilidad de consumar el suicidio…” (Baena Zuñiga, A., Sandoval Villegas, M., Urbina Torres, C., Juárez, N. y Villaseñor Bayardo, S., 2005, pag.12).

Al observar dichos datos, considero de gran importancia el tratamiento de dicho trastorno a tiempo, puesto que puede ir progresando y agravándose, provocando de esta forma que se incrementen “… de manera sustancial rasgos patológicos de personalidad, ansiedad y abuso de sustancias”. (American Psychiatric Association, 2013).”

En la actualidad se está llevando a cabo un plan para tratar y prevenir las enfermedades mentales y suicidio, en donde este último “… está principalmente enfocado… en evitar la planeación del suicidio y el brindar un tratamiento óptimo de los trastornos mentales que lo subyacen”.  (UNAM, 2005 p.13)

Es importante que cada vez más se implementen programas en los gobiernos para dar a conocer estas problemáticas, ya que al observar las cifras que principalmente nos proporciona la Organización Mundial de la Salud, podemos darnos cuentas del poco conocimiento que tienen las personas. Lo cual hace que se dificulte más la prevención y tratamiento al ser ajeno a toda esta información y por miedo a ser visto como un “loco” o “dramático”.

Al hablar de las cifras proporcionadas, se calcula que alrededor de un 25% de las personas padecen uno o más trastornos mentales en alguno momento de su vida. Por otra parte una de las cifras más alarmantes nos habla de que alrededor de un 60 a 65% de las personas enfermas no reciben atención. Y el presupuesto para la salud mental es inferior al 2% utilizando la mayoría de este para hospitales psiquiátricos.

Dentro de los mayores factores de riesgos suicidas más determinante, se encuentra el padecimiento de una enfermedad psiquiátrica, tomando esto en cuenta, se considera que un 90% de cada suicidio consumado padecía un trastorno psiquiátrico. Y un 30% de estas muertes están vinculadas a la depresión.

Conclusión

Al observar todos los datos anteriormente reafirmo mi postura acerca de cómo la depresión es un factor detonante del suicidio y sin duda una de las principales. En mi opinión es muy importante que se genere un sistema de prevención a nivel mundial, dando información a los padres de familia para que tengan un conocimiento amplio del tema y sobre todo que comprendan la importancia del acercamiento que deben de tener con sus hijos. De igual manera darles a entender que la etapa de la adolescencia es fundamental y de gran atención, ya que la edad promedio de este fenómeno tan trágico es de 15 a 24 años.

Por último de manera personal creo que toda estas problemáticas, el ámbito familiar es un factor fundamental ya que son los padres los que en muchas ocasiones, enseñan a los hijos  a tener una resiliencia y saber enfrentar las problemáticas de la vida. Por parte de la sociedad considero que debería de haber más persona capacitadas para  intervención en crisis.

Para finalizar me parece importante tomar en cuenta lo que dice la OMS, acerca de cómo:

“la prevención del suicidio es una necesidad que no se ha abordado de forma adecuada debido básicamente a la falta de sensibilización sobre la importancia de ese problema y al tabú que lo rodea e impide que se hable abiertamente de ello.” (OMS, 2012)artículo

Etiquetas:   Psicología   ·   Suicidios   ·   Depresión   ·   Prevención

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18733 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora