Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Internet   ·   Política   ·   Políticas Sociales   ·   Censura   ·   Libertad de Expresión   ·   Lectores   ·   Periodismo



Jóvenes se graban teniendo relaciones y ponen a la venta los videos; investigación


Inicio > Ciudadanía
04/03/2011

4191 Visitas



*Ensenada, Tijuana y Distrito Federal principales ciudades con trata y explotación infantil


Los jóvenes entre 12 y 17 años,  que viven  en ciudades como Cuernavaca, Distrito Federal  y Tijuana, han visto en la pornografía una forma de resolver sus problemas económicos,  aunque en ocasiones son engañados y no se les paga por el material que se pone a la venta en  dichas ciudades por veinte pesos,  así lo revela la investigación realizada por el Doctor René Alejandro Jiménez Ornelas.

Los menores han utilizado sus celulares para grabarse teniendo relaciones sexuales, incluso se toman fotos desnudos para vender el material,  o en ocasiones, este es robado entre los adolescentes para distribuirlo en el mercado de la pornografía infantil, explicó el  doctor.

El académico del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, explica la forma en que los menores se venden; “en Tijuana vimos niños profesionales, jóvenes  que fueron sometidos a la prostitución y después escaparon. La banda estaba formada por más de 20 menores que se prostituían o limpiaban parabrisas en la Garita de San Isidro y el líder tenía 17 años. Ellos escapaban de los tratantes y  tenían protección policíaca”

Es por esto, que no hay una denuncia por parte de las autoridades sobre este caso, ya que reitera, “daban una mordida a los policías  por su protección”

 

El investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México,   explicó que la necesidad económica de los jóvenes que viven en estás ciudades, los ha llevado no sólo a la explotación sexual sino también a la laboral por la necesidad de alimento, incluso algunos son engañados con la promesa de un nuevo celular o dinero.

 

Pero no sólo la necesidad económica ha puesto a los niños a la venta,  la trata de menores se ha convertido en un problema en el que está entrado el crimen organizado. Los menores que son robados son llevados a ciudades como Tijuana, Ensenada y el Distrito Federal con la finalidad de explotarlos sexualmente. “Hemos encontrado niñas de 9 años que son sometidas a tener hasta 23 relaciones sexuales por día” informó el experto.

De acuerdo a la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos A.C., los menores que son robados, terminan en manos de bandas dedicadas al tráfico y explotación de menores, cambiándoles el color de cabello, vistiéndolos como adultos y forzándolos a la prostitución o a trabajar.

Pero no son sólo las bandas dedicadas a la explotación sexual los que obligan a los menores a prostituirse, los padres también han llevado a sus hijos a atravesar situaciones de explotación sexual y laboral.

En el Distrito Federal, en dónde también se  realizó la investigación, en las  delegaciones Gustavo A. Madero,  Venustiano Carranza y Benito Juárez, encontró que los menores tienen una historia de violencia familiar o sufrieron  una agresión sexual por parte de un pariente, revela la investigación.

En la zona de la Merced, incluso encontró que la explotación se ejercía por parte de algún familiar que cuidaba que las menores no escaparan.

La diferencia entre la Ciudad de México y Tijuana son los orígenes de los menores, explica el experto en sociodemográfica de la violencia: “en Tijuana vas a encontrar a niños centroamericanos, mexicanos de otros estados como Jalisco, Michoacán o Oaxaca. En el Distrito Federal encontramos niños de colonias marginales que fueron expulsados de sus hogares por la violencia. Algunos de estos niños ya viven en la calle o llevan recursos a sus casas” explica.

Los menores capitalinos son forzados  a mendigar en las calles incluso en el metro;  la estación, Camarones. Doce del día. Se abren las puertas del metro de la Ciudad de México. Un niño, siete  u ocho años, entra, descalzo. Hay poco gente a esa hora, ya ha pasado los empujones.

 

Él, un niño de cabello negro,  con la mirada cansada, su suéter café estirado de las mangas, sucio al igual que sus pantalones,  camina por el vagón dejando a los usuarios un papelito, otro más;  papelitos de colores.

 

“Disculpe, soy pobre de la comunidad de la sierra poblana. No tengo dinero para comer, si pudiera ayudarme con una moneda, ya que me sirve para llevarla a mi familia y poder sembrar. Que Dios lo bendiga” Se lee en los papelitos.

 

Deja cada uno de ellos en las piernas de los usuarios, dirige hacia atrás su mirada  insistentemente hacia el final del vagón; un hombre de aproximadamente 50 años está sentado, en sus manos tiene una bolsa de plástico con varias monedas. El niño voltea a verlo una y otra vez.

 

Termina de repartir sus papeles, regresa a los lugares de cada uno de los usuarios, hay quien ni siquiera lo notó, hay quienes lo miraron con desprecio, uno tal vez le dio la moneda que necesitaba para “sembrar” La siguiente estación; desciende, el hombre también.

 

La investigación realizada en las ciudades de Tijuana, Ensenada, Distrito Federal y en los estados de Morelos y Estado de México,  será recopilada para su publicación, que espera esté lista en dos meses, con la finalidad de recopilar datos que se brindarán a instituciones como el Sistema  para el Desarrollo Integral de la Familia  (DIF), Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Secretaría de Educación Pública (SEP)  y  diversas Organizaciones no Gubernamentales.

El investigador aseguró que la finalidad de estas investigaciones es  crear una política pública que sea integral, ya que considera que los menores son tratados como delincuentes y no se comprende que atraviesan por una fuerte situación emocional y física.

Añadió que estos casos en un futuro se volverán un problema de salud pública si no se atienden, debido a los daños físicos y psicológicos, además aseguró que en el 30 por ciento de los suicidios, las personas atravesaron por una etapa de abuso o explotación sexual, por lo que es una alerta, señaló.

 



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21029 publicaciones
5179 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora