Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Poesía   ·   Automóviles   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Tecnología   ·   Empresas



Nuevos Acuerdos de Paz, ¿y ahora qué?


Inicio > Política Nacional
13/11/2016


976 Visitas



El día de ayer cuando muchos nos preparábamos para disfrutar del puente festivo en conmemoración de la llamada independencia de Cartagena, fue sorpresiva la reunión extraordinaria que tuvo lugar en el departamento de Antioquia, celebrada entre el Presidente Colombiano Juan Manuel Santos y el Senador Álvaro Uribe Vélez que según parecía tenía una connotación verdaderamente importante, pues no era para menos, ya que horas después se conoció de primera mano desde la mesa de conversaciones en la Habana Cuba, que luego de 42 días del tan polémico plebiscito se logró desarrollar nuevamente un acuerdo que según el Gobierno Nacional incluye un aproximado del 90% de las propuestas de los líderes del No.


Este anuncio sin duda alguna es la aparente conclusión a un periodo de incertidumbres que se desato luego del llamado plebiscito, al igual que es la prueba pertinente para demostrar que las FARC-EP tomaron la decisión política de dejar las armas a cualquier precio, de manera que se hace necesario el reconocimiento de parte de muchos que nos equivocamos al advertir que una renegociación sería imposible, sin embargo existe algo sobre la mesa de la opinión publica Colombiana, y es una pregunta que todos y cada uno de los Colombianos nos debemos formular ¿Valió la pena no refrendar los acuerdos por vía popular para obtener unos nuevos como los anunciados el 13 de Noviembre del 2016 que serán incorporados al aparato normativo mediante otros mecanismos?

Antes de resolver tan tediosa pregunta desde un humilde punto de vista, es necesario realizar un conjunto de precisiones, y es que en los pasados acuerdos muchos decidimos apostar por el Si en el plebiscito, pues considerábamos necesaria la reivindicación de los derechos humanos y en especial los de las víctimas que se han visto afectadas por mucho más de 52 años de guerra y más aún cuando las cifras oficiales señalan que el 19% de los muertos entre 1958 y el 2012 fueron combatientes mientras que el 81% fueron civiles. A esta necesidad de reivindicación se suma la oportunidad histórica que se presentó, dentro de la cual era posible aplicar diferentes lecciones aprendidas que resultaron siendo las herramientas edificadoras del mejor acuerdo posible, como no solo lo señalo Humberto de la Calle sino también el célebre periodista, escritor y columnista de medios como el New York Times  Jhon Carlín quien sostuvo una fuerte relación de amistad con Nelson Mandela, quienes aseguraron que dicho acuerdo estaba llamado hacer parte de los modelos a seguir a nivel internacional para alcanzar la Paz.

Es muy importante señalar que los acuerdos de Paz en general pueden variar según la realidad social de los Países partes, sin embargo siempre existe un elemento en común, este es la desarticulación de un grupo armado insurgente para el establecimiento de una armonía social. Sin duda alguna este elemento se encuentra presente dentro de los acuerdos alcanzados, tanto en el anterior como en el actual, sin embargo los otros puntos son de suma importancia para que se pueda realizar a largo plazo una verdadera transformación en las bases del conflicto que en definitiva son las que asegurarían el mantenimiento de una Paz estable y duradera. Si bien nosotros consideramos que la Paz es necesaria y que como bien afirma el Senador Jorge Enrique Robledo es necesario realizar un desarme de espíritus a través del cual desarticulemos el subjetivismo y desarrollemos concesiones desde ambos bandos, también es cierto que para algunos nos resultara especialmente difícil puesto que el Gobierno Nacional se comprometió con el constituyente primario a reformar sustancialmente los acuerdos de Paz, sin embargo hoy vienen a traernos unos acuerdos que si bien se publicaran a lo largo del día de hoy, parecen no ser muy prometedores, toda vez que según se alcanza a dimensionar a mi manera de pensar no es más que la edición de pequeños rasgos que dan la impresión de inducir en error al pueblo Colombiano para que este a su vez considere que se trata de unos cambios sustanciales. Por eso es muy importante reafirmar nuestro compromiso con la verdad y la democracia y asumir la necesidad de estudiar minuciosamente los acuerdos, en especial en aspectos como restitución de tierras, participación política, justicia transicional (en especial la llamada pena privativa efectiva de la libertad), enfoque de género, mecanismo de refrendación y de más, y que por supuesto de dicho análisis podamos determinar si realmente existen desarrollos diferentes a los ya alcanzados en los acuerdos anteriores, o si por el contrario se trata de un conjunto de maniobras encargadas de inducir en error a la opinión publica Colombiana.

 



Etiquetas:   Gobierno   ·   FARC   ·   Paz   ·   Colombia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22482 publicaciones
5322 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora