Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Filosofía   ·   Cultura   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Biografía   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Solidaridad



Descubre las claves para recuperarse de una violación


Inicio > Psicología
26/10/2016


2166 Visitas



La violación es una agresión brutal que puede destrozar a una mujer y dañar emocionalmente la más equilibrada y afectuosa relación pareja. Descubre las claves para superar los problemas que ocasiona, pues en muchas ocasiones la recuperación puede ser un proceso lento y doloroso.


Los efectos de la violación no se limitan a la inmediata brutalidad del ataque. Además de la tensión y humillación que supone la presencia ante el juez, que muchas víctimas de violación tienen que afrontar, una experiencia de este tipo, puede desembocar en un periodo de crisis personal que destruye la confianza sexual de una mujer. Su marido o su pareja puede encontrar muy difícil afrontar un hecho como el de la violación. Es probable que se sienta inseguro sobre cómo ayudar del mejor modo posible a la mujer, al mismo tiempo que tendrá que luchar con sus propias emociones de resentimiento, cólera, repugnancia o compasión.

 Afrontar la realidad.-

Es probable que los problemas sean mucho peores si un miembro de la pareja, o ambos, sólo puede ver los hechos en términos propios de los crudos mitos populares que dan una idea falsa de la violación. Quizás tanto la mujer como su compañero puedan tener la impresión de que “ella se lo estaba buscando” de que “iba provocando a los hombres”, pues “solo cierto tipo” de mujeres son violadas. Con este tipo de actitud, la mujer será incapaz de adaptarse a las circunstancias de los hechos y el hombre  no podrá ofrecer la ayuda y el apoyo que una víctima de violación tanto necesita.

De igual forma los mitos sobre el tema de la violación crean falsas suposiciones en torno a las relaciones de las víctimas. Se espera que las mujeres forzadas lloren y estén tremendamente afligidas. De hecho la mitad  de las mujeres violadas muestran sus emociones abiertamente: las demás reaccionan serenamente y con control de la situación. Ambas reacciones son muy normales, pero, con frecuencia la mujer que no actúa como la sociedad espera que lo haga, comienza a dudar de sí misma y las personas que podrían prestarle la mejor ayuda pueden sentirse del mismo modo. Si la relación de la mujer es controlada, corre el riesgo de que no la crean y le digan en su cara: “Si verdaderamente te hubieran violado no estarías tan tranquila”. La mujer no debe preocuparse por estos comentarios. Cada mujer es distinta y la forma de reaccionar ante una situación tan brutal puede ser muy diferente de una mujer a otra. Cualquiera que sea la forma de reacción es la correcta para ella.

Efectos sobre la víctima:

Una mujer violada, algunas veces, llega a creer que ya no podrá ni siquiera en mantener relaciones con un hombre. En la práctica muchas víctimas limitan tanto su vida cotidiana que no hay posibilidades de tratar con ellas. Es muy común que una mujer violada deje de salir, que evite ver a su familia o a sus amigos más íntimos, que cambie de trabajo, que cambie de vivienda si la forzaron cerca de su domicilio, que cambie de vestuario usando ropas que no dejen nada al descubierto y disimulen todas las líneas de su anatomía. Estas reacciones pueden durar desde días hasta años.

Muchas mujeres se sienten culpables por haber sido violadas y piensan que podría haberse evitado si …. (y aquí puede haber mil auto reproches que piensa que fueron la causa de la violación). Puede que le dé por pensar que ya no es digna ni ante sus propios ojos ni ante los de su pareja.

Hay quien cree que en caso de violación la mujer debe tumbarse de espaldas, relajarse y esperar a que el agresor culmine su fechoría, otros pueden decir que debe luchar con todas sus energías para protegerse del abuso. En realidad en ninguna de las dos actitudes se tiene en cuenta el paralizante miedo de lesiones graves o muerte que sufren muchas mujeres durante la violación. Incluso en el caso de que la mujer forzada pueda comprender su comportamiento pensando racionalmente, con frecuencia tendrá la sensación de que no hizo lo correcto en ese momento, de que pudo hacer algo más y si lo hubiera hecho quizás no se hubiera consumado la violación. Muchas veces estos sentimientos de culpa se ven aumentados por el compañero que reacciona mal ante lo ocurrido. No es infrecuente que un hombre machista le diga a su mujer que está “manchada” o “deshonrada” y que “no la tocaría por nada del mundo”. No es de extrañar que ante este tipo de situación la mujer se sienta como una mercancía averiada.

 Horror al sexo.-

Para algunas mujeres será imposible pensar en el sexo sin experimentar una sensación de repulsión. Lo que antes era algo placentero ahora se asocia con el daño y el horror. Por mucho que ella confíe en su pareja, el contacto físico de cualquier clase puede  ser insoportable, puede acrecentar el sufrimiento y hacer revivir los momentos del ataque, cuando ella lo que quiere es olvidarlo todo. Esto puede ser muy angustioso para el hombre y para la mujer. Él se sentirá con frecuencia rechazado e incapaz de convencer a su amada de que sigue siendo atractiva y que él se siente atraído por ella. La forma más fácil de consolar a alguien es abrazándole con ternura y mimándole, y si la mujer rechaza estas manifestaciones puede parecer que no hay ningún modo de que su compañero pueda ayudarla. Aunque le pueda resultar difícil de comprender a un hombre cariñoso, la mejor manera de dejar que ella aclare sus sentimientos es dejarla hacer las cosas a su ritmo, mientras el hombre permanezca cerca, dispuesto a hablar del problema cuando ella así lo desee.

Algunas mujeres querrán tener relaciones sexuales inmediatamente después de la violación, para sentirse seguras de que todavía son deseadas. Pero a otras les quedará un miedo terrible al contacto sexual que les ocasionará problemas a largo plazo, como por ejemplo tener relaciones sexuales dolorosas, o que los músculos vaginales están tan tensos que la penetración sea imposible (vaginismo). Si se la presiona para realizar el acto sexual solamente se conseguirá acrecentar el problema.

El sentimiento de cólera es otra reacción común que puede aparecer en los días siguientes a una violación. Es contra el violador contra quien va dirigida esa cólera, pero los sentimientos están trastocados y se dirigen hacia las personas más allegadas que menos pueden perjudicarla. Esta actitud parece tan injusta que puede ser muy difícil de soportar, pero es bueno saber que esta cólera mal encauzada es una señal no solo de confianza sino también de que la curación se está produciendo. La mujer violada tiene todo el derecho del mundo a sentirse encolerizada y sólo se conseguiría angustiarla si se la impidiera manifestar sus sentimientos.

En términos generales puede afirmarse que la mujer que es capaz de hablar de lo que le ha sucedido poco después de que haya ocurrido, tiene menos probabilidades de sufrir problemas de largo alcance. No importa cuál sea la reacción de la mujer víctima de violación, de hecho, lo más importante es que sienta que vuelve a tener el control de su cuerpo y de su vida. Por esta razón es claramente perjudicial que actúe o tome decisiones por la fuerza o por medio de halagos. La mujer violada, necesita, que con delicadeza, se le anime a hablar de lo que le ha pasado, a ser posible con gran detalle. La posibilidad de poder ser atendida en una consulta de psicología no debe ser pasada por alto, siempre que la mujer muestre su total conformidad.

La reacción del compañero.-

Muchos hombres tienen al principio sentimientos de total ultraje y desearían que cojan al tipo y lo maten o encierren de por vida para que pague por lo que ha hecho. La ira del hombre es comprensible y justificable, pero existe el peligro de que si la manifiesta con demasiada vehemencia, impida a la mujer expresar la suya, privándola de una importante válvula de escape para sus emociones: la mujer puede sentir que su compañero está ejerciendo un control sobre sus sentimientos.

No obstante, la peor actitud masculina es la que aparece en hombres muy posesivos que tienen la idea de que la mujer les pertenece y solamente ellos pueden tener relación sexual con ella. En estos casos son frecuentes los reproches a la mujer del tipo: “Si eso es lo que quería, sólo tenías que pedírmelo a mí” o “si de verdad no lo hubieras deseado hubieras luchado con todas tus fuerzas”.

¿Qué puede hacer la mujer?

Una de las reacciones más comunes entre las personas cercanas a la víctima es insistir en presentar una denuncia a la policía, sin tener en cuenta lo que esto supone. En algunos casos será inevitable la intervención de la policía debido al daño físico recibido. En realidad sólo a la mujer corresponde tomar la decisión de informar a la policía y la adopción de tal decisión será tanto más acertada cuanto mejor conozca qué cabe esperar. En la comisaría, la mujer tendrá que dar detalles concretos sobre la violación. Para muchas mujeres la perspectiva de tener que revivir toda la escena es insufrible. Tendrán que hacerle fotografías de sus zonas heridas y puede que tenga que volver al lugar del suceso. Seguramente tendrán que hacerle una exploración vaginal para recopilar datos que presentar ante el juez. Esto puede suponer en ocasiones la sensación psicológica de una segunda violación. Si el caso llega ante el juez tendrá que reconstruir el incidente delante del público.

Algunos hombres  piensan que la violación no es real a menos que haya sido denunciada y reconocida como un “caso de violación”. Si la mujer rehúsa acudir a la policía, puede que su compañero llegue a pensar que se lo está inventando todo. Es importante hacer entender a este hombre que su compañera tiene razones de peso para no querer dar parte. Quizá ella quiere olvidarse de lo sucedido lo antes posible, puede que tenga miedo de que el violador pueda vengarse si es juzgado, o puede tener miedo a la publicidad del caso, o a tener que aportar pruebas íntimas en el juicio, o temer las reacciones de los familiares y amigos más cercanos. El hombre debe en todo caso reconocer la libertad de su pareja para denunciar o no la violación, y tome la decisión que tome apoyarla en todo momento, sabiendo de antemano que puede haber momentos difíciles en los que la mujer descargue contra él su ira, aunque no tenga ninguna culpa. Es muy difícil el papel del hombre de la mujer que ha sido violada, deberá estar dispuesto a estar siempre disponible y preparado para ayudar a su compañera cuando sus exigencias o su estado de ánimo lo requieran. Habrá momentos en los que haga lo que haga a la mujer le parecerá que está en contra de ella. Hay que enfrentarse a esta situación y vivirla si se quiere que, a la larga, haya una buena oportunidad de que pase la crisis y las relaciones vuelvan a su cauce normal sin cicatrices profundas. En muchas ocasiones la intervención de un psicoterapeuta será imprescindible para conseguir curar las heridas emocionales de la mujer y restaurar la normalidad en las relaciones de la pareja. 





Otros artículos de interés:

Ludopatía

- La agresividad en el niño





Nuestro Psicólogo en Madrid



Etiquetas:   Psicología   ·   Violencia de Género   ·   Violación

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18876 publicaciones
4749 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora