Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Reseña   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Novela   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Sociedad   ·   Ética   ·   Moralidad   ·   Bioética



Solución al karma de Macri


Inicio > Economía
21/10/2016


1290 Visitas



Aunque casi toda la atención mediática en cuanto a economía, esta semana se centró en el Bono Compensatorio, hubo varios hechos destacados, buenos y malos, según cómo se desarrollen y se vean.






El Gobierno cedió --- y abusó de su autoridad puntual que es el sector público, condicionando a los privados -- en acordar un Bono de fin de año de 2000 pesos en la primera mesa sindical-empresarial, reconociendo a la vez, que la caída en la actividad es muy profunda y como sea, hay que poner dinero en la calle. 

Dinero que para los salarios medios --- 12 mil pesos promedio---puede ser importante, pero solo lo recibirán por única vez y no soluciona el retraso de ingresos con respecto a la Inflación --- entre 7 y 10 puntos por debajo --- Y para los salarios altos no les significa casi nada. Sin contar además, que esta disposición "política" o acuerdo, como dijo Peña, no es obligatorio, y justamente a los más necesitados, que son los salarios de trabajadores no registrados, no les impactaría,  salvo que sus empleadores quieran adherir. 

Como dije al comienzo, cada tema de esta semana en economía, puede ser bueno y malo a la vez, depende para quien y cómo se desarrolle.

Este bono  no va a levantar el consumo de modo notorio, dado el retraso de ingresos con respecto a inflación. Sin embargo a los empleadores --- salvo a Supermercados y Bancos, los grandes ganadores del Modelo K y ahora  también del Modelo M--- les va a significar serías dificultades de liquidez en casos y de endeudamiento en otros, dependiendo de cuánto personal tengan (a la Pymes sobretodo).

Con respecto a los salarios altos --- de más de 40 o 50 mil pesos --- los indices de venta de dólares que publican las Entidades Financieras, indican que el ahorro lo vuelcan a la compra de dólares. El nivel es sostenido y se sigue manteniendo en el orden cercano a los 1000 millones por mes. Esta dolarización del ahorro de sectores medios que no va a consumo, es buena noticia por el ahorro en si mismo, pero es mala noticia porque no genera ni actividad productiva, ni comercial y en la mayoría de los casos, ni si quiera se depositan en el sistema financiero. Además hay otra buena, los dólares no salen del BCRA ya que cada semana las Reservas también siguen subiendo, llegando esta última a casi 40 mil millones de dólares. ¿Cual es la mala en este aspecto entonces  se preguntaran? La mala es que esos dólares son de inversores extranjeros que los cambian por pesos y apuestan a las altas tasas que hay todavía  en moneda nacional,  y otros más ¿arriesgados? a Bonos en Pesos a 7 y 10 años, con 15 a 16 por ciento de interés. 

¿Están arriesgando los que invierten en esos bonos?

Quizá pasó desapercibida pero sin duda la noticia de los Bonos en Pesos con 15 por ciento de interés promedio, fue la más importante de la semana. 

El caso es ¿fue buena o mala? Es buena  --- para Prat Gay--- si se tiene en cuenta  que el BCRA --- Sturzenegger --- paga tasas de 27 por ciento en Lebacs, solo para absorber pesos y con esto, más una caída drástica en Emisión (algo más de 8 por ciento frente a una Inflación de casi 40 por ciento --- poder bajar la Inflación (evidentemente por caída en el consumo por falta de liquidez). Si Prat Gay logró colocar bonos a años en pesos, a la mitad de tasa de lo que Sturzenegger debe pagar en el BCRA, parece un triunfo político de Hacienda. Sin embargo no es tan así, porque solo es posible que se coloquen bonos en pesos con ese interés, ya que los inversores ven, que el BCRA se ha mostrado totalmente independiente y que ni con emisión, ni con giros, piensa financiar al Tesoro. Esa seguridad de baja emisión hace que los inversores financieros apuesten a una real caída de la inflación. A tal punto se confía en esto, al menos en lo que respecta al Central, que es donde ese interés del 15 por ciento comienza a la vez a ser mala noticia. Si el plan del gobierno y las pautas del central se cumplen con respecto a:  Inflación, Emisión, Dólar y Tasas ¿no va a terminar siendo altísimo el interés del 15 por ciento, a partir de 2019, cuando proyectan una inflación de 5 puntos anuales y un dólar que no suba más de 9 o 10 puntos por año? 

Si las metas del gobierno se cumplen, lo que hoy parece un milagro --- una tasa de 15 por ciento --- en tres años, ese interés será el triple que la Inflación y por lo tanto, de cualquier necesidad devaluatoria. ¿No es esto dilapidar dinero público?

Otro tema no menor, es que el gobierno financiando al Estado en pesos en el mercado local (aunque compren extranjeros), en principio competiría con los privados por esos mismos pesos. Hoy  ese riesgo se anula, justamente por el nivel de interés, un privado paga largamente un 30 de tasa como mínimo mientras que estos bonos pagan el 15 por ciento, por lo tanto no compiten su valor está en la visión del mediano y largo plazo. Ahora a futuro cercano, no más de 2 años, si se cumplen las metas de inflación y se sostiene este tipo de endeudamiento en bonos con esos intereses o comienza la recompra de esos bonos, sí van a desplazar a privados de la oferta de crédito. En este aspecto el gobierno --- de Macri--- va por la aplicación efectiva de una medida del gobierno anterior --- el de Cristina--- de que los Bancos de su 20 por ciento de liquidez en cartera, estén obligados a prestar esos pesos a una tasa subsidiada de 15 por ciento. Veremos.

Hablando de endeudamiento, todos alertan por el monto que tomó el gobierno e incluso las distintas provincias (a esta altura del año, más de lo que tomaron; Brasil, Paraguay, Colombia y Chile sumados).

Esto muestra por un lado que el gobierno tiene el claro objetivo de explotar el endeudamiento para cubrir déficit, primero: mientras tenga déficit y a la vista no se ve en el horizonte del Presupuesto 2017 al menos bajarlo, al contrario. Segundo: hasta aprovechar al máximo el bajo endeudamiento externo que heredó del gobierno anterior (menos de 10 por ciento s/PBI ) y llevarlo a un nivel, quizá como el de países vecinos como Chile o Brasil que están en promedio 40 puntos de su PBI. El problema en este aspecto es ¿cuánto está dispuesto a dar el mundo, teniendo en cuenta que a futuro deberán ofrecer una tasa menor?. 

La apuesta es jugar con esos casi 20 puntos que todavía tienen---en principio --- para endeudarse y que a la vez, se logren  mientras las metas, de inflación, nivel cambiario, tasa a la baja y se dinamice la actividad productiva, industrial y comercial.

La pregunta del millón sería entonces ¿que pasa si se llega en 2018 a ese nivel de endeudamiento, 2017 fue solo un rebote y no un crecimiento real y no se logró levantar la actividad económica?

¿No es demasiado el riesgo? ¿Sino se levantó de modo sustentable la actividad para entonces, después qué?

Como hoy dice cualquier analista económico, el mundo está vendedor y no comprador. Argentina solo tiene alguna seguridad de exportación de commodities agropecuarios y algo de agroindustria. Tiene además serios problemas energéticos, no hay casi innovación salvo una licitación de Energías Renovables, que superó las expectativas del gobierno, pero en cuanto a generación y reducción de costos, poco significa a corto y mediano plazo. Las mayores obras publicas en cuanto a montos, se concentran en la Capital Federal y PBA, no se busca descentralizar la población creando nuevos recursos en pueblos y ciudades del interior, e incluso nuevas ciudades. Se habla de mega obras de trenes en CaBA, urbanización en principio de la Villa 31 incluso previendo cambiar el recorrido de la AU Illia, mientras que el Plan Belgrano pelea por fondos para realizar el programa de obras en el NOA y NEA, que por ahora son más enunciados que realidad.

Cambiemos no solo está lejos de cambiar el país, sino que al menos en su proyecto de los primeros cuatro años, en los números reales no lo tiene en sus planes.

La mejor entrevista que le hicieron a alguien representativo del gobierno, también fue esta semana, de parte de Fontevecchia a Marquitos Peña.

En esa entrevista, recomiendo verla, Fontevecchia le pregunta a Peña "de las medidas económicas que tomaron al comienzo: levantar el cepo, devaluar, pago a holdouts, tarifazo y buscar reactivar la economía  ¿qué cambiarían ahora en cuanto al orden, si invertir ese orden hacía que haya menos inflación y ciento de miles de menos pobres?" 

Peña por supuesto contestó que no cambiarían nada, porque  se trata de un programa, que "hay que ver la pelicula y no la foto.... y que el año que viene se verá el crecimiento" Luego agregó que si de 10 medidas que tomaron, acertaron en 7, es positivo porque además lo que se hizo mal se corrigió..." (le faltó decir, que se corrigió pero no sin altos costos, según el Indec ---honesto ahora --- y Ministerio de Trabajo, se perdieron 110.000 puestos laborales y cerraron 6000 empresas)

Luego Fontevecchia en su nota editorial en Perfil sobre la entrevista,  sintetizó de un modo inapelable este concepto de Peña, al decir que esa evaluación de "se hicieron bien 7 de 10"  es válida porque "no se trata de un hospital"

Claramente el no intentar primero de parte del gobierno,  reactivar la economía, que venía de cuatro años de caída y dos de recesión y recién luego ir por ajustar, tuvo este costo social. 

Lo cierto es que luego de este costo, se volvió, ( con lo macro resuelto hay que decirlo) al gradualismo y de alguna forma al modelo anterior, que en el mejor de los casos en 2017 va a recuperar las variables de 2015, habiendo reemplazado emisión por endeudamiento,  y el cepo al dólar por un cepo al peso con la tasa de interés.

Demasiado poco como resultado y balance de medio período de gobierno, para lo que se esperaba de Macri

Más de un millón y medio de argentinos cruzaron los últimos meses a Chile a hacer compras, con precios a la mitad que los de aquí. A diario cruzan la triple frontera a Paraguay y Brasil, no solo ciudadanos, sino ahora también comerciantes, a comprar a menos de la mitad cualquier articulo de consumo y bien durable. 

Si de esto hacemos la lectura, que se trata solo de atraso cambiario y se va por un dólar más alto --que el proyectado  --- todo lo anterior que describimos, de los bonos en pesos, la estrategia del Central y las tasas, se va al demonio.

Si aceptamos en cambio que el problema más allá del atraso cambiario --- y la inflación que produce ese atraso --- es además de cargas impositivas superlativas --- 52 puntos del Producto en el Presupuesto--- entonces el único responsable es el gobierno y su decisión de no bajar el gasto. 

Ahora ¿cuánto margen se tiene para bajar el gasto, cuando desde todos los sectores relacionados al Estado solo se reclaman más recursos? incluso la más importante pieza política de Macri como es Vidal, que pide la actualización de los Fondos del Conurbano para operar casi sin déficit en la Provincia.

Sacando el Gasto Social y el Empleo Público, que en medio de esta crisis son intocables, en una nota anterior hice un detalle de todo lo que paga el Estado a Corporaciones y varias cosas que deja de cobrar, que achicarían en mucho el déficit, si quieren profundizar en este link "Kirchnerismo más honesto"

En otra nota de hace meses, también analicé el tema Energía, las falacias que se expusieron al respecto y cómo en lugar de ir por bajar costos energéticos, algo que no solo están haciendo los grandes países, sino los vecinos de la región, solo se enfocó en subir tarifas y aumentar la rentabilidad de las empresas, que tenían y es falso que no rentaran. Además tampoco se va, ni siquiera con la nueva licitación de Energías Renovables, por romper con los monopolios en distribución, para que cualquier abaratamiento en la generación de energía, le llegue al consumidor y no beneficie solo a las distribuidoras. Solo un Ceamse el lll de Zona Norte, aprovecha el gas de la basura orgánica, metano con el cual abastece a dos Usinas Eléctricas. Los otros dos Ceamse, los más grandes, dejan escapar ese gas, por no construir una infraestructura que lo aproveche. Solo haciendo una comparación lógica, los casi u$s 10 mil millones que se gastaron en gas que vino en barcos, de haberlos aplicado a recuperar gas de la basura, no solo se hubieran construido las estructuras en los Ceamse que no tienen, sino en varias ciudades importantes del país.Sin contar que para el gas, también se podrían implementar Digestores Domiciliarios de basura orgánica, que en el mundo ya son bastante comunes y están estandarizadas sus fabricaciones. Si quieren pueden profundizar en la nota "Faltan ideas y transparencia, no energía"

Todos los cuellos de botella en la economía nacional, se reducen a casi el mismo esquema: productores (de materias primas, energia, servicios o bienes) que tienen baja o nula rentabilidad, frente a Distribuidores o Comercializadores (Supermercados, Corporaciones, Ensambladores, o Distribuidores de Energía e intermediarios) que no solo ganan buena parte de la renta, sino que encarecen, forman precios y generan inflación, que paga el Consumidor.

Macri viene del mundo de la empresa, no de la empresa de consumo o servicio, sino de las contratistas del Estado (que viven de dinero público) pero igualmente debería saber cómo desarmar ese mecanismo. Si lo sabe, al menos no intenta hacerlo y a los empresarios más concentrados en su última reunión en Idea les habló de "Abrir el corazón" Ya tuvimos en la historia un ministro, que dijo "les hablé con el corazón y me respondieron con el bolsillo.." deberíamos haber aprendido algo.

Sturzenegger a la vez, esta semana reclama en su cuenta de Twitter, que el "0,4 por ciento de Inflación Mayorista" no fue noticia o análisis en los medios y tiene razón.

Pero como todo en el gobierno de Macri puede ser bueno y malo a la vez, y esto mucho depende si miramos de dónde se viene o a dónde se supone que vamos a ir, este dato de Sturzenegger también lo es.

Un 0,4 por ciento en Inflación Mayorista, es bueno si se tiene en cuenta que daría un 5 por ciento anual. No es para festejar, porque como bien dijo el propio Sturzenegger antes, "5 por ciento de inflación anual es alta, no es de país normal" o sea, es dificil saber por qué reclama que se festeje. Sin embargo ese dato es malo a la vez, porque el Sector Mayorista, solo influye en los precios de compras del Sector Minorista (Comercios Individuales, Pymes) que en la comercialización total, no llegan a tener el 8 por  ciento. Más del 90 por ciento de la comercialización de consumo masivo (alimentos y consumo diario) los controlan solo 5 grupos de Supermercados, que saltean al Sector Mayorista, le comprar a las corporaciones productivas, o someten productores y pymes (que incluso le producen productos de marcas propias) al precio que ellos quieren pagar, aunque luego al consumidor, se lo vendan a varias veces su costo.

Por otra parte entre el Sector Mayorista y Minorista (dos actores menores hoy) tenemos no menos de 40 puntos impositivos que cargar que se lleva el Estado, más la renta del minorista, que hoy debe enfrentar aumentos de tarifas y bono de fin de año, antes de que llegue al consumidor.

Volvimos al concepto del comienzo, cuánto cambiaría la economía, con una menor carga impositiva.

Ahora la pregunta es sencilla ¿le cambiaría en mucho al Estado, bajar incluso a cero la carga impositiva de los minoristas si solo representan el 8 por ciento del consumo total? ¿No le generaría algo de competencia a los supermercados, al menos en las compras diarias, que los minoristas vendan al consumidor final sin impuestos?

¿Cuánto perdería el Estado siendo solo el 8 por ciento del total? ¿Y cuánto ganaría si logra generar competencia a los Supermercados?

¿No sería más efectivo hablarles con el Bolsillo y no con el Corazón?

Todo puede ser bueno y malo en el gobierno de Macri, depende de quien lo mire y cómo se desarrollé, pero indudablemente Macri mismo está mirando a los extremos y no al medio, al bien común. Eso se desprende de lo que le dijo a Eduardo Van Der Kooy en la nota que publicó en Clarin 

  “Hay gente que cree que soy un hijo de puta. Y otra gente que cree que soy un boludo. ¿Qué raro, no? Parezco condenado a tener que convivir con ese karma”

Quizá Macri deba invertir los roles y así tenga un resultado más justo. Ser "hijo de puta" con los que está pasando por "Boludo" 







Etiquetas:   Economía   ·   Crisis Social   ·   Dólar   ·   Mauricio Macri   ·   Reproducción Social

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18707 publicaciones
4725 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora