El escáner IRMf y la Ley

 

.

Un ejemplo de este tipo de tecnología es el llamado IRMf o escáner de imágenes por resonancia magnética funcional, el cual mide el flujo sanguíneo local cerebral, no la actividad eléctrica, es decir, no capta el trabajo directo de la neurona, la unidad fundamental de nuestro cerebro, sino la sangre que, se supone, está relacionada con el uso de los conjuntos de neuronas. Esto permite, utilizando patrones previamente analizados, interpretar las imágenes cerebrales para hacernos una idea de qué y cómo estamos pensando.

Aunque por ahora no es una ciencia exacta, se utiliza desde un comienzo para el estudio neurológico y del comportamiento humano, el uso mas obvio a simple vista. Pero, además, desde hace unos años han sido varios los intentos en Estados Unidos de utilizar los resultados de estos escáneres como pruebas en juicios, tanto por parte de la fiscalía como de la defensa. 

En este ámbito, nos enfrentamos a un problema mundano mayor, ya que, aunque es una técnica que se está desarrollando rápidamente, todavía se encuentra en un estadío muy primitivo. Esto se debe, en primer lugar a la falta de estándares promedios, es decir, puntos de referencia con los que comparar, ya que cada individuo, y ante diferentes situaciones reacciona de muy diversas maneras. Otro problema principal es nuestro desconocimiento del cerebro. No entendemos todavía lo suficiente, y mucho mas teniendo en cuenta las lesiones neurológicas y psicológicas a las que nos podemos enfrentar ante un caso judicial por ejemplo.

Su uso exitoso en el estudio científico puede llevar a equívocos o a un exceso de confianza en su empleo ya que por ejemplo se puede saber, en un laboratorio, si un sujeto es mas dado a decir la verdad o a pensar excusas o caer en la tentación de “hacer trampas”. También se consiguen detectar diferencias de actividad en personas con psicopatías diagnosticadas y analizar la evolución en individuos con problemas como este. Otra posibilidad para los IRMfs es la detección de un recuerdo, de forma que se puede conocer cuando una persona está recordando algo, pero es imposible saber si ese recuerdo es una fantasía u obedece a un recuerdo real. Sin embargo todo esto, por lo antes citado, no es suficiente para su uso práctico en casos tan complejos e importantes como puede ser un litigio o valoraciones de tipo laboral o judicial. Y sin embargo ya comienzan a vislumbrarse los primeros precedentes e intentos de utilizar el IRMf como un referente en un proceso.

En un mundo donde la tecnología evoluciona rápidamente, nuestros fundamentos morales, legales y prácticos se empiezan a ver comprometidos y presionados por situaciones nunca antes imaginadas. Las consecuencias de esta situación serán, sin dudad, imprevisibles, pero si hay algo que sabemos a ciencia cierta es que nos obligará a revisar desde lo mas superfluo a lo mas intrínseco de nuestra forma de enfrentarnos a nuestra vida cotidiana.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales