Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Posverdad   ·   Fake News   ·   Crisis Económica   ·   Economía   ·   Sociedad   ·   Pandemia   ·   Humanidad   ·   Trabajo



"Me cago en Dios"


Inicio > Política Nacional
04/10/2016

1431 Visitas



Sí, “me cago en Dios”, dijo Carlos Quintero (periodista de oficio de la ciudad de Valledupar, en Colombia) en un chat privado, alega él a su favor, el cual fue sacado públicamente, ha suscitado la reacción de los oyentes de la emisora Maravilla Stereo así como la de los que por uno u otro medio se han enterado, incluyéndome en este último grupo; ya que me queda complicado escuchar diariamente a una persona que se considera sumamente brillante, pero dice suidad, en vez de ciudad. Esta frase la expresó refiriéndose a los resultados del plebiscito realizado el domingo anterior en Colombia, ya que él estaba con el SI. El señor Quintero quien además ha manifestado públicamente estar a favor de la ideología de género, repitió reiteradamente que Valledupar es una aldea, llena de ignorantes que viven como en un microcosmos, que no ven más allá de sus narices, ya que la expresión “me cago en Dios” es usada en todos los círculos sociales, de hecho, afirmó que hasta los sacerdotes la utilizan, ya que esta frase folclórica según él, hace parte de la jerga española, tierra que además según él, nos impuso su Dios a sangre y fuego, “y nos quitaron” los que él llamó “nuestros dioses” como Bochica, Sipa, Horus, Amón, Atenea, Poseidón. "Dios es una c*** como todos sus seguidores, dios no tienes voz porque la c*** no habla. Soy enemigo personal de dios y todos sus secuaces dios es tan criminal como ustedes farsantes de la ética y la moral". Dejando conocer sus creencias. Este señor Quintero está tan equivocado que dijo que la iglesia tiene santos como intermediarios, y no, el único intermediario entre Dios y el hombre es Jesús, los santos interceden, nada más.


La falta de conocimiento hace que el pueblo perezca como dice en el libro de Oseas, necesitaría una clase completa de simbología ocultista para mostrar lo trascendental de cada afirmación del señor Quintero, pero sin profundizar en el tema puedo decir que el mencionado Bochica es de la mitología muisca, que no es nada más que un ángel caído, es decir, uno de los ángeles que cayeron con el querubín que se rebeló a Dios, ya que existe un solo Dios, y todos aquellos que algunos pueblos llaman dioses, no son nada más que espíritus malignos, que sí, por supuesto hacían milagros porque el diablo también los hace, Dios no le quitó sus poderes, y lo hacen con el fin de que el ser humano lo adore, este Bochica, hacía favores a los nativos, y se dice que cuando ocurrió la inundación de la sabana o pampa de Bogotá por el río Funza, llegó él, Bochica, y con el bordón hiriendo en una serranía, abrió camino a las aguas que dejaron luego la tierra llana de manera que pudiese habitarse como anteriormente, creando de paso un salto de agua en el lugar del desborde llamado Salto del Tequendama, donde han ocurrido muchísimos suicidios (porque el alma es lo que le interesa al maligno). Horus era el dios egipcio del sol naciente, hijo de Osiris, (otros ángeles caídos), que asesinó Seth su hermano y fue representado como un halcón, la encarnación de la luz, desorden y la violencia y que hoy, se simboliza por el ojo de Horus, ya que este perdió su ojo izquierdo cuando se enfrentó con Seth, fue entonces cuando Thot lo sustituyó por el Udyat, para que el dios pudiera recuperar la vista. Pero este era un ojo especial dotado de cualidades mágicas. Hoy en día se utiliza como un símbolo contra la envidia y el mal de ojo, para hacer amuletos de hechicería. En la masonería es ojo de Horus, ojo de RA, ojo que todo lo ve y representa a Lucifer ya que son luciferinos, y según la masonería es el portador de la luz. Sipa, es de la mitología cucapá, hermano gemelo de Komat, se cree que gracias a la bocanada de un cigarrillo que fumaba su hermano, surgió a la vida. Crearon los seres vivos a través del barro, ellos les pidieron a las hormigas rojas voladoras que hicieran que el agua bajara para que existiera la tierra. Todas estas tonterías sí caben en la brillante mente de este señor. Sí, a estos llama Carlos Quintero sus dioses, cayó en la trampa del maligno, está influenciado por espíritus que lo hacen decir cosas tan absurdas como que estos son “sus dioses”, y que nos los quitaron los españoles cuando nos colonizaron. Aunque estoy segura que se trata justamente de esa ignorancia que según él tenemos nosotros los que creemos en el único y verdadero Dios. Pero él es brillante, dice. Se me haría demasiado extenso contarles acerca de Amón, Atenea, Poseidón, los dioses del señor, pero fueron simplemente otros ángeles caídos, que engañaron a mucha gente de la forma tan tonta, como lo hizo la serpiente con Adán y Eva, “Dios no quiere que abran los ojos, él no quiere que ustedes sean libres, él no quiere que piensen, porque los quiere obligar a que lo adoren, vengan adórenme a mí”, y como sigue haciendo con todo aquel que con su inteligencia logra engañar, porque es muy astuto, no se puede negar… a Satanás me refiero.

Yo había creído que Quintero era ateo, pero si él llama “sus dioses” a Bochica, a Sipa, a Horus, etc, es más bien politeísta. Situación que considero aún más grave, ya que entonces rinde adoración a satanás y su ejército. Él no encontró nada mejor qué decir que por qué no mejor atacaban a los pederastas religiosos, a la sociedad enferma que se encuentra cómoda frente a hogares creyentes donde existe violación y maltrato. “Este es un país laico, donde no tiene cabida inmolarse por un Dios que les promete un paraíso mientras se amarran bombas y matan cientos, no podemos permitir que llegue esto a Colombia”. O sea, según él nuestro Dios, el de los cristianos, el único y verdadero, no debemos ofrecernos a él en cuerpo y alma, pero a estos dioses sí.

Este tipo de argumentos deja claro el análisis que hacen muchos ateos: “Dios no existe. Lo odio”. Un ateo es alguien que cree que no hay Dios, se considera libre del fanatismo religioso. Hay ateos que afirman que Dios no existe, pero hay otros que denuncian al Dios del cristianismo, por lo que no caben ni en esta etiqueta, ya que reclaman la existencia de otros dioses como el señor Quintero. Dicen que se supone que Dios es bueno y todopoderoso, y la realidad es que hay maldad en el mundo, y si fuera todopoderoso quitara el sufrimiento. Y como existe, entonces no es todo bueno, ni todopoderoso, entonces ¿por qué creer que solo hay un Dios, o que hay algún Dios? El ateo cree saberlo todo, y puede afirmar que no hay Dios. Como no hay un Dios, no hay pecado, y el humano puede hacer lo que quiera.

A lo que yo le contesto, que la existencia del mal, ni niega la omnipotencia, ni la bondad de Dios. Por lo contrario, Dios al ser tan bueno, permite que el mal exista, Dios nos dio al crearnos un regalo el de la libertad, por esto podemos elegir qué camino seguir. Adán y Eva eran inmortales, no había enfermedad, no había pestes, ni maldad, pero como toda decisión tiene su consecuencia, al elegir el camino de la serpiente pues nos tocó vivir en medio del mal. Dios es un Dios de orden. Seremos juzgados por nuestras obras, y lo que hayamos escogido aquí libremente (el camino del bien o el del mal, únicamente hay dos, no hay miles como nos quiere hacer creer la teoría del relativismo), pero habrá un juicio, porque Dios es justo, porque él sabe lo que es bueno para nosotros. Porque él ha dado testimonio de que existe.

El mayor pecado de los seres humanos es la soberbia, pecado además por antonomasia de Satanás, la soberbia de querer juzgar a Dios, de querer cuestionar porqué hace tal cosa, o permite tal cosa, siempre querer equipararse a lo que es Dios, a hacer sus propios valores, el ser humano está enfocado en determinar por sí mismo, qué es lo correcto y qué no. Pero para entender todo esto, hay que bajarse de la soberbia de ser un ser humano que se cree que es la gran cosa, y pretender escudriñar lo que es el pensamiento de Dios, como dice la palabra: los pensamientos de Dios son insondables. “Porque sus pensamientos no son mis pensamientos, ni sus caminos mis caminos, dijo Yahveh, tanto como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que los suyos y mis pensamientos más altos que sus pensamientos” Isaías 55: 8-9 Pablo en su doxología dice que las riquezas de Dios son profundas y su sabiduría y entendimiento nadie puede explicar sus decisiones, ni llegar a comprender sus caminos, pues ¿quién conoce la mente del señor? ¿Quién podrá darle consejo? El ser humano es criatura y no creador, y jamás podrá lograr entender a Dios. El ser humano es tan soberbio que se atreve a preguntar: ¿Y Dios por qué permite esto o aquello? Dios permite tal cosa porque eligieron ese camino, y sí, mueren niños inocentes, estos nacieron aquí, y una vez que se nace aquí en este mundo atrapado en los cinco sentidos, tienes que pasar la prueba, a algunos les va mal, y a algunos bien. Es más fácil juzgar a Dios, si nunca antes se actúa de corazón abierto.

Otra barrabasada dicha por Quintero fue decir que "la religión católica es monoteísta entre comillas, porque hay una trinidad" (Dios padre, Dios hijo y Dios Espíritu Santo) dejando ver claramente la ignorancia que tiene en el tema. No me extiendo en este punto porque sé que no me entendería con tres palabras. Yo no lo culpo porque sé que sin la gracia de Dios, sin que su favor esté sobre él, jamás podrá entender el misterio de la trinidad, ni el misterio de la salvación. Pero esta gracia no será derramada sobre él, si él no se aparta de la soberbia en la que vive. Los ateos tienen un resentimiento contra Dios por cosas que les han pasado en la vida, o simplemente no pueden entender que exista Dios, porque en ningún momento han abierto el corazón y han querido entender. Dios directamente pudo no habernos creado si hubiera preferido. Si su vida fue buena o no, es mejor haberla vivido que no haberla vivido, es mejor haber sabido lo que es el amor, lo que es el dolor, lo que es la misericordia que no haber sentido nada. De antemano la vida es un don, ¿cuántos no nacidos existen? Y aun cuando se considere que es mejor no haber sentido nada, eso solo habla de desagradecimiento y dolor.

Dios permite el sufrimiento, porque esto es una prueba, porque el ser humano se alejó de Dios, porque le dio la espalda, y quien está gobernando en este mundo de 5 sentidos es satanás, él es el príncipe de este mundo, el acusador, el adversario, el querubín caído. Y aunque muchos dicen que es el “mal”, siguen errados, ya que se debe diferenciar muy bien entre lo que es el mal y quien es el malo. En el padre nuestro, por todo lo que se ha desvirtuado la palabra de Dios, está mal traducido (ya que son traducciones de traducciones, como las realizadas de la Vulgata, o la Septuaginta que son en latín, mientras las escrituras están en Arameo, Hebreo y Griego) dice en muchas Biblias: “líbranos del mal” y no, lo correcto es: “líbranos del malo”. Porque el mal, se inauguró con el malo. Dios nos dio el libre albedrío, y el ser humano eligió soltarse y gobernarse así mismo, y continúa siendo así para muchos.

El día de la muerte de estas personas como Carlos Quintero, es que se darán cuenta que todo era verdad, ahí se darán cuenta que eligieron el camino equivocado, (si Dios no les permite darse cuenta antes en su misericordia). No necesitamos morirnos para darnos cuenta de que él es la verdad, esta vida es una prueba, una preparación, para que cuando el alma salga del cuerpo, poder presentarnos frente a nuestro creador de cabeza erguida. Es evidente que si este mundo está gobernado por el príncipe de este mundo, mueren niños, hay atrocidades, hay muertes espantosas y hay guerras, pero Dios permite todo esto porque existe el libre albedrío, y aquí no está gobernando Dios, cuando se entienda que nosotros caímos, y que nos alejamos de Dios, se entenderá cómo funcionan aquí las cosas en la tierra. La tierra está gobernada por satanás, pero él hizo el gran trabajo de hacer creer que no existe, entonces, ¿Cómo se defenderán estas personas que no creen, de algo que piensan que no existe? La Teodicea se encarga de estudiar la bondad de Dios, la libertad del hombre y el origen del mal,  y deja claro que Dios deja caer el agua sobre justos e injustos, y hace salir el sol sobre justos e injustos. El ser humano se cree gran cosa, se cree increíble, y no es más que una criatura, llena de soberbia y que satanás manipula cuando lo desea. La inteligencia del mundo no es la de Dios. La sabiduría del mundo no es la de Dios. Dios solo le revela sus secretos a los pequeños.

Hacemos el mal que no queremos y dejamos de hacer el bien que queremos. Muchas veces uno sabe qué es lo correcto y sin embargo, no lo hace. El enigma eterno ¿por qué? En el libro de Job hay 16 ¿por qué?, 3 salmos empiezan con un ¿por qué? El 10, el 22, y el 74, pero Dios no nos debe ninguna explicación. Él puede hacer lo que quiera, cuando quiera, ¿por qué? Pues, porque es Dios. Así a muchos no les convenza mi respuesta. El mucho razonar ciega la intuición, recordemos que la intuición está en el espíritu. A veces no le exigimos a Dios un por qué, pero tratamos de determinar o entender con nuestros propios razonamientos. Siempre queremos intuiciones racionales de lo que nos sucede a nosotros y a los que amamos. Es difícil creer, sin lograr entender, que los hechos de Dios son de su infinita sabiduría, y que no siempre nuestras mentes finitas podrán comprenderlos. Hasta el estado del tiempo es soberanía de Dios, el hecho que para muchos de nosotros, el tiempo y los efectos de la naturaleza son por lo general favorables. O ¿quién entre ustedes puede hacer llover? La lluvia que nos impide ocasionalmente un vuelo, es la excepción, no la regla. No vivimos de terremoto en terremoto, recordamos más fácil el mal tiempo y el bueno lo damos por merecido. Pero hay que tener presente, que en nuestro diario vivir utiliza el tiempo y sus manifestaciones como una expresión para proveer toda su creación. Dijo el señor: “retuve de ustedes el aguacero, e hice que lloviera en una ciudad y en otra no, y en la que no hacía llover, se secaba… y buscaban agua y no lograban satisfacerse, pero no volvieron ustedes a mí. Los herí con abrasamiento y tizón… sus higueras y olivos eran devorados por la oruga y no volvieron a mí” Amós 4, 7-9. Hay que volver al señor. Tanto el creyente como el no creyente se benefician con el clima que Dios nos da, aunque no faltan quienes creen que son el resultado de leyes inexorables y fijas. Dios, les guste o no, controla esas leyes. No podemos ni debemos usar, la doctrina de la soberanía de Dios sobre las personas, para excusar nuestras fallas. “Yo quien formo la luz y creo la oscuridad, hago paz y creo calamidad, estoy haciendo todas estas cosas” Isaías 45, 7.

Mi interés no es resolver teológicamente los problemas del dolor, sino hacerle entender a todos los Carlos Quintero, que sí, la adversidad es difícil de digerir, de aceptar, de entender y de vivir, además casi siempre nos toma por sorpresa y nos hace doler donde somos más vulnerables. Dios no miente y puede que nos deje pasar por aguas profundas y por el fuego, pero allí estará con nosotros. Hay que dar gracias a Dios hasta en las dificultades, como dice en Isaías 43, 2. Si Dios deja de hacer algo no es porque no tenga el poder para hacerlo. Es para que entendamos que debemos guardar sus mandamientos, a fin que continuemos viviendo y multiplicándonos. Acuérdese no solo de lo malo en su vida, sino también en todo el camino por el que ha pasado, sediento y ha tenido de donde beber. Ha sido humillado, y puesto a prueba para saber lo que estaba en su corazón, si actuaría de acuerdo a sus leyes o no. Dios le mandó la sed y también el agua que ni usted, ni siquiera sus antepasados conocieron, para mostrarle que no solo de pan vive el hombre, aquí Dios no solo le habla al hambriento de alimento físico, sino también del espiritual. Aquellos hombres que caminaron en el desierto cuarenta años, y no se desgastó sobre ellos ni sus vestidos, ni sus zapatos, entendieron que así como un padre corrige a su hijo, así Dios iba corrigiéndolos. Entendamos y si no podemos por lo menos creamos que nos está corrigiendo.

Todos los pecados serán perdonados, pero el pecado contra el Espíritu no será perdonado.



Etiquetas:   Política   ·   Democracia   ·   Paz   ·   Colombia   ·   Habana

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Jair Bohórquez, Licenciado en Educación Yo me recontracago en Dios ¿Y? Se supone que como colombianos podemos escoger en que creemos o no, un país laico, solo en la Constitución porque en la realidad el pueblo Colombiano está sumergido en la más absoluta oscuridad espiritual, si por la mayoría fuera todavía estaríamos quemando brujas y herejes... Que estupidez tan grande, someter al escarnio publico a Carlos Quintero por decir esa frase tan común y corriente en los súbditos del rey español y toda su corte anacrónica. Pues yo me Cago en la leche, en dios y en todo aquel o aquella que no respeta las libertades que los ciudadanos del mundo con sudor y sangre hemos reivindicado para todos y todas.




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19512 publicaciones
4883 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora