Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Sociedad   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Utopias   ·   Emigración



Niños que no son…


Inicio > Educación
29/09/2016

1025 Visitas






No hay niños malos, no hay niños deportistas, lentos o hiperactivos, pasivos o agresivos… los niños y niñas solo son el reflejo de adultos malos, deportistas, hiperactivos o agresivos. En tanto niños tampoco son adultos en miniatura. Es un mundo aparte, distinto de lo que nosotros conocemos. Tal vez un poco de memoria nos ayudaría a reconocer que niños y niñas no tienen nada que ver con el mundo adulto. ¿Qué recuerda de su infancia? ¿Qué era lo que más le gustaba hacer? ¿Recuerda aquel asombro cuando descubrió como una oruga se transformaba en mariposa? ¿Cómo era posible que se elevara tan alto ese pedazo de papel, volantín caprichoso jugando en el viento? Nos Fueron pasando cosas, aprendiendo lo que los adultos de la época creían que debíamos aprender para, algún día, parecernos un poco a ellos. Hoy me suena un poco egoísta tal deseo. Y si bien es inevitable que nuestros hijos sean un reflejo de nosotros, debiéramos preguntarnos ¿Qué reflejo es ese? ¿El de mis convicciones adquiridas como adulto? o ¿el niño que alguna vez fui? Pero aquí los tenemos, encerrados la mayor parte de tiempo aprendiendo “cosas”, porque allá afuera es peligroso, porque “no es como antes”. Nuestros miedos se han apoderado de nuestras intenciones y nos han limitado la capacidad de soñar y, en ese tiempo, vamos contagiando a nuestros niños y niñas con nuestras desesperaciones, nuestros objetivos, nuestras amenazas. El niño no sabe de mañanas ni tiene porqué saber. Toda su estructura está hecha para sacarle el máximo provecho a un presente, al ahora, y cuando ese ahora se le llena de “tareas” comienza lentamente a perder el profundo significado de su infancia: ser feliz jugando sin ningún objetivo más que el placer de hacer cosas que le llenen el alma de regocijo, alegrías y esperanzas. Los niños se están quedando sin tiempos y espacios para ser niños. En esta locura de sociedad de “alto rendimiento” en busca de una “educación de calidad” de la que nadie sabe muy bien de qué se trata, los niños sufren la desesperada competición por asegurar un futuro que no servirá de nada para aquellos adultos a los que se les negó la infancia.



Etiquetas:   Educación   ·   Sociología   ·   Pedagogía   ·   Infancia   ·   Cultura   ·   Sensibilidad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18441 publicaciones
4675 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora