Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Poesía   ·   Chile   ·   Novela   ·   Filosofía Social   ·   Constitución



Psicológicamente caro...


Inicio > Economía
22/09/2016

921 Visitas



Es cierto que hemos pasado la barrera psicológica de $20 pesos dólar, algo nunca visto en México; sin embargo, tenemos que guardar calma, priorizar gastos y minimizar deudas.


Lo peor sería entrar en pánico y propiciar un ambiente de mayor incertidumbre y volatilidad. Si la memoria no me falla, hablar de dólares caros era pensar en crisis económicas y recesión. ¿Se acuerdan de los años 1976, 1982, 1985 o 1994? Eran recurrentes los finales de sexenio con inflación, depreciaciones, deuda pública y privada incontrolables y nulo o hasta negativo crecimiento del PIB.

Pues bien, hoy nuestra economía está a prueba, pero, en descargo de las autoridades monetarias y hacendarias, afortunadamente, no tenemos los mismos escenarios de antes. Por principio de cuentas está la autonomía del Banco de México como principal activo ante este flujo de volatilidad internacional en el que nos encontramos y, por otra parte, se tiene un instrumental monetario diverso para hacer frente a este nuevo episodio de volatilidad: reservas internacionales, bonos, cetes y la tasa de interés, por supuesto.

Obvia decir que si el periodo de volatilidad se prolonga más allá de nuestras capacidades sí tendremos un serio problema; no obstante, me preocupa la parte interna. Nuestros fundamentos macroeconómicos internos se han descuidado: Deuda pública, déficit presupuestal, recorte público, consumo interno y poca credibilidad en la Secretaría de Hacienda. Me parece que el cambio de Secretario de Hacienda ha sido tarde y en una situación muy compleja. Es decir, las fortalezas que teníamos al inicio de sexenio por mantener nuestras cuentas en orden se han desvanecido, y en esta situación, no podemos hacer frente a la descomposición del mercado externo.

Muy poco de lo que se hace y se dice en estos días respecto de la paridad del peso frente al dólar, que ha superado el nivel psicológico de los 20 pesos por dólar, va a influir positivamente en la estabilidad de las finanzas nacionales y mundiales. Esto es como salir gritando a la calle sin sentido que el peso se deprecia y vendrá el “coco” y te comerá.

El peso baja y el dólar sube porque hay más personas que quieren vender sus pesos para tener dólares. Esto es el comportamiento del mercado y la fuerza del peso en este proceso devaluatorio. Sí, escuchó usted bien. Los extranjeros están atacando al peso de manera especulativa y ponen a prueba nuestra moneda intentando sacar dólares del país.

En este contexto, ante un incremento natural de los precios al consumidor y al productor (aunque digan que esto no sucederá), y ante la decisión de la Reserva Federal (FED) de mantener su tasa de interés sin movimientos, es muy probable que la próxima semana el Banco de México opte por apuntalar su política monetaria con un nuevo incremento en la tasa de interés. Esto nivelaría las condiciones para atraer/mantener inversión de capitales y el apetito de los inversionistas tenderá a estabilizarse.

El verdadero riesgo de ver los dólares tan caros es que haya un contagio al resto de la economía y la inflación es uno de las variables más sensibles porque ésa sí le afecta a todos los mexicanos, no sólo a los que vieron frustrados sus planes de shopping en Miami, San Antonio, El Paso o la temporada de “Acción de Gracias” en Estados Unidos que se avecina para final de año. La inflación nos jode a todos. La misión del Banco de México es, precisamente, mantener la inflación estable y, si es posible, por debajo del 3% anual y usará el instrumental a su alcance para lograrlo.

La cuestión es que habrá un ajuste fuerte y las condiciones internas ya no son las que teníamos al inicio del sexenio. No hay mucho margen de maniobra. No podemos endeudarnos más; es probable que las tasas de interés se incrementen; las deudas del gobierno y de las personas serán mayores (costo de los créditos); el gobierno y la iniciativa privada gastarán menos para incentivar la economía; y definitivamente, el consumo interno terminará por deprimirse. Esto pone en evidencia que la Secretaría de Hacienda (SHCP) estuvo en todo y en nada durante los 4 años que llevamos del sexenio. La pachanga terminó.

Estamos en una situación económica compleja. Como en un vuelo turbulento entre cielos cambiantes, inciertos y volátiles (mercado cambiario). Eso no puede ser de otra manera. Lo que debemos cuidar es la estructura del avión y de paso no tener escenas de pánico entre los pasajeros para hacernos menos complicada la travesía. Las autoridades monetarias deberán hacer lo necesario para salir de estas nubes borrascosas y transitar hacia cielos de mayor calma, en tanto que las autoridades hacendarias y el gobierno deberán ajustar sus gastos y ser eficientes si o sí, de lo contrario, nos enfilaremos a una crisis económica de fin de sexenio de pronóstico reservado.

Es cierto que hemos pasado la barrera psicológica de $20 pesos dólar, algo nunca visto en México; sin embargo, tenemos que guardar calma, priorizar gastos y minimizar deudas. Lo peor sería entrar en pánico y propiciar un ambiente de mayor incertidumbre y volatilidad.

@leon_alvarez



Etiquetas:   Economía   ·   Crisis Económica   ·   Tipo de Cambio   ·   Gobierno   ·   Devaluación   ·   Tasa de Interés   ·   Reserva Federal   ·   Dólar

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18854 publicaciones
4745 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora