¡A correr!

Llegan nuevos tiempos y momentos de cambios al sistema educativo chileno. Se inicia la controversial "Carrera Docente", a la cual, algunos hacen referencia tratándola de "Indecente", pues, en vez de salvaguardar el desempeño del docente, lo que hace es poner más presión al desempeño profesional; al menos, así lo asimilan algunas y algunos.

 

. Se inicia la controversial "Carrera Docente", a la cual, algunos hacen referencia tratándola de "Indecente", pues, en vez de salvaguardar el desempeño del docente, lo que hace es poner más presión al desempeño profesional; al menos, así lo asimilan algunas y algunos.
Desde los 70's, hemos visto grandes cambios que han fortalecido (para algunos), o han minimizado (para otros) el crecimiento cultural educativo chileno. Podemos estar de acuerdo o no, pero la proliferación de establecimiento educacionales privados ha contribuido a un sector de la población, otros, han visto en la educación particular subvencionada una alternativa para obtener esos conocimientos tan necesarios para "competir" en un sistema perverso que no solo mide actitudes, aptitudes y capacidades, sino, en las reales condiciones que una persona posee para desempeñarse en la sociedad. La segmentación continúa y se expande a ritmo acelerado. La movilidad social aparece y permite que los menos favorecidos se integren a un sistema reservado solo a los que poseían un apellido europeo o gringo.

Nos hemos nublado. Nos hemos polarizado en el debate; si es que estamos en condiciones de llamar debate a lo que acontece en las decisiones en Educación. ¿Mejorar lo que tenemos? ¿Realizar más cambios? ¿Estatizar la Educación? ¿Impedir el lucro de los establecimientos privados? ¿Cerrar colegios que no cumplan con las nuevas reglas? ¿Quitar del currículum algunas asignaturas? ¿Fortalecer la Educación Física y la Salud? ¿Reintegrar la Educación Cívica? ¿Quitar los ramos valóricos? La sensación de estar en una nebulosa es asfixiante. 

¿Culpa de los profesores? Personalmente, no lo creo. Tenemos razones para esto o aquello, pero no reparamos en hablar sobre la Educación que nos imparte el hogar. Los valores que los padres no están impartiendo. Los hábitos de estudio se están perdiendo y la "ley del mínimo esfuerzo" hace su entrada en el sistema educacional chileno. En los colegios, los apoderados se quejan de las tareas que les envían a los alumnos. En la Educación Superior, jamás oses entregar una lectura que supere las 20 páginas, porque de inmediato escriben una carta con petitorios al Decano. Estoy de acuerdo en que a los profesores se les premie por el esfuerzo y el profesionalismo. También estoy de acuerdo en "castigar" a los profesionales que no realizan bien su trabajo y perjudican el aprendizaje de los jóvenes. Pero estamedición se debe realizar al momento de cursar la universidad, donde el futuro profesor se prepara, precisamente, para enfrentar el escenario actual en Educación.

Otros temas como los valores, los hábitos de estudio, y todo lo que el hogar debe entregar es tema para otro escrito y con mayor profundización.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales