Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Negocios   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Lectores   ·   Educación   ·   Convivencia Escolar



El teatrillo del Partido Popular y Ciudadanos


Inicio > Política Nacional
26/08/2016


848 Visitas



Albert Rivera daba el pasado 9 de agosto un paso importante para desbloquear la situación política que arrastra España desde las elecciones del 26J. El líder de Ciudadanos ofrecía a Rajoy el apoyo de sus 32 diputados a cambio de la aceptación de seis puntos básicos: anunciar ya la fecha de investidura, expulsar a todo cargo público imputado por corrupción, eliminar los aforamientos, cambiar la ley electoral, acabar con los indultos por corrupción, limitar el mandato presidencial y crear una comisión parlamentaria del caso Bárcenas. Rajoy pospuso la respuesta a estas exigencias de Rivera hasta el día 17, fecha en la que se reuniría la Junta Directiva Nacional para votar la aprobación de estas medidas. Con este aplazamiento el presidente en funciones perseguía elaborar una estrategia definitiva de cara a su investidura y además ganar tiempo para seguir presionando a Pedro Sánchez para que se abstuviera.


Si Albert Rivera había protagonizado un golpe de efecto al exigir a Rajoy una fecha para el debate de investidura, el líder del PP sorprendió a los españoles eligiendo una fecha que llevaba las posibles terceras elecciones al día de navidad. Era el último intento de Rajoy para presionar a Sánchez y responsabilizarle, en su caso, de que los españoles tuvieran que votar en plenas navidades.

De nuevo en este interminable y vergonzoso proceso de negociación para la formación de gobierno, están sobre la mesa las estrategias electorales de los partidos y no la buena voluntad para alcanzar acuerdos. Pero llegados a este punto la actualidad está marcada por el proceso negociador iniciado por Ciudadanos y el PP para alcanzar un acuerdo de investidura. En este escenario negociador en el que ambos partidos están atrapados, Ciudadanos ha aceptado redefinir el concepto de corrupción, pero para exhibir sus exigencias en otros aspectos, como son las políticas sociales o la reforma de la Justicia, ha dado golpes sobre la mesa exigiendo al PP cantidades y pronunciamientos claros. Incluso ha llegado a dar un ultimátum al partido de Génova amenazando con abandonar la negociación y no apoyar la investidura. El partido naranja escenifica de esta forma ante su electorado la "pureza" de su ideología, especialmente después de haber negado en el pasado reciente su apoyo a  Rajoy por considerarle responsable de la corrupción existente en el Partido Popular.

Para tranquilizar los ánimos y reconducir la negociación desarrollada por los equipos de ambos partidos, han aparecido como “héroes salvadores” Rajoy y Rivera cruzándose mensajes que sin duda permitirán llevar a buen puerto todo el proceso. Es todo teatro, puro teatro pues tanto PP como Ciudadanos saben que del acuerdo para la investidura depende el éxito de sus estrategias de cara a unas hipotéticas, pero lamentablemente posibles, terceras elecciones.

El objetivo de Rivera en estas negociaciones es conseguir un protagonismo político que está muy por encima de los 32 escaños conseguidos el 26J. Por su parte Rajoy persigue presentarse a la investidura con el apoyo de los 170 diputados que suman PP, Cs y Coalición Canaria. Por este motivo tanto PP como Cs necesitan alcanzar un acuerdo, aunque sea a consta de ceder en sus planteamientos iniciales. Todo ello envuelto en una puesta en escena en la que los de Rivera aparecen defendiendo a "cara de perro"  su programa electoral. 

Esta situación me recuerda a otra de la que fui testigo directo. Un alcalde y excelente profesional de la política daba palmaditas en la espalda, delante de un grupo de vecinos, a un concejal para que solucionara un problema de transporte escolar que había el municipio. El concejal sorprendido ante la petición del alcalde intentó negarse. El edil insistió de nuevo, “esto lo solucionamos verdad”. El concejal entonces no lo dudó y se comprometió a buscar una solución.

Rajoy y Rivera han dado una palmadita a los suyos en la espalda y habrá acuerdo, habrá boda el próximo martes en el Congreso de los Diputados. Lo que no sabemos es si los invitados serán suficientes para que se celebre con éxito la ceremonia, o si deberá intentarse con “otros contrayentes”.

 @rsanchezsa

.



Etiquetas:   Ciudadanos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18315 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora