Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Coronavirus   ·   Periodismo   ·   Crisis Económica   ·   Internet   ·   Colombia   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Estados Unidos



El poder de la fotogenia


Inicio > Ciudadanía
26/08/2016


1015 Visitas



En los últimos años todos hemos sufrido una enorme transformación vital, aparentemente sin ser siquiera conscientes. Cada momento de nuestra vida ha de estar asociado a una imagen que lo corrobore. Al fin y al cabo, todo lo que no se registra, directamente no existe. Sé que suena exagerado, pero cada día esta realidad es mayor, hasta el punto de que si un momento no es fotogénico en sí mismo, deja de tener valor social para nosotros. Si no nos genera una cierta cantidad de interacciones socio-virtuales, no merece la pena retratarla, y ni mucho menos vivirla.


Acabo de regresar de un viaje donde la gente acudía a playas paradisíacas para acercarse con cuidado a la orilla e intentar inmortalizar una instantánea de lo mas veraniega, cuando el contexto real nos devuelve una realidad paralela bien diferente.

Si pudiésemos acceder a cualquiera de esas imágenes probablemente veríamos a una persona feliz, disfrutando de un lugar casi virgen sin más compañía que el supuesto realizador de la foto, si es que este es necesario ya. Un agua cristalina, una arena blanca y fina, un sol espléndido y radiante. Síntomas todos de un excepcional día de playa.

Sin embargo, la verdadera escena es algo más cutre, triste y preocupante. Segundos antes de tan preciosa imagen, el protagonista de la escena ha acudido a su enésimo photocall del día, en un barco moderno donde le acompañan decenas de iguales con la misma intención que él. Aterrados ante la idea de que el sol los roce siquiera, se protegen bajo el techo de la embarcación, como segunda piel que superponer a sus sombreros, gafas, prendas largas y en algunos casos incluso parasoles.

Ante el miedo al agua o incluso la incapacidad para nadar, asisto atónito al despropósito que genera la embarcación en su intento por alcanzar la arena, un lugar en el cual garantizar un desembarco seco y seguro para los teóricos bañistas.

Alcanzada la ubicación deseada tras una serie de innumerables y complejas maniobras, hordas de turistas alocados acuden raudos hasta el mejor “spot” posible. Ese en el cual evitar a sus compañeros de viaje, sin acercarse demasiado al agua y sin alejarse en exceso de la sombra mas cercana.

Empieza el show con una secuencia indescriptible de posturas y “saltitos” sacados del auténtico manual del viajero moderno, en la cual plasmar toda la felicidad que les proporciona tan bellísima estampa. Los más presumidos incluso desafían la incidencia del sol durante varios minutos bajo la atenta y sorprendida mirada de sus compañeros de viaje, quienes en gran número esperan ya ansiosos, agazapados bajo la sombra, a que su barco les lleve a su siguiente atrezo, previa maniobra aún mas arriesgada del obediente capitán.

Ante esta realidad, me asaltan las siguientes dudas:

- ¿Qué significa esa foto para ellos? ¿Qué sentido tiene destrozar el escenario con legiones de barcos que infectan e infestan tan paradisiacos paisajes? ¿Por qué fingir una experiencia a cambio de estropear la de aquellos que sí intentan vivirla?

- ¿Qué les impide recurrir a un póster como verdadero photocall de sus próximas vacaciones? En el fondo eso sí resultaría un engaño, ¿no? ¿Estaremos cerca de llegar a eso? Como poco les resultaría más barato.

- ¿Para cuándo las fotos de los catálogos con los paisajes reales, llenos de hoteles y atestados de gente?

- ¿Seríamos capaces de viajar hoy día si nos prohibieran hacer fotos, o como poco compartirlas?

Veréis, no tengo nada en contra de la fotografía, la cual considero un arte que muchos nos empeñamos en trivializar y desprestigiar. También soy consciente de que para poder disfrutar de los sitios, se requieren unas mínimas infraestructuras, y que si se pretende que estas estén al alcance de la mayoría, se necesita una gran cantidad de ellas para no caer en un lujo basado en la exclusividad. Incluso que todos tenemos derecho a vivir nuestra vida como queramos. Vale.

¿Pero hasta qué punto hipotecamos el producto para poder venderlo? ¿Hasta qué punto lo privamos de su verdadero valor añadido en pro de masas inconscientes en busca desesperada de imágenes que simulen experiencias inolvidables? ¿Hasta qué punto merece la pena universalizar lugares tan vírgenes y salvajes?

Igual es que no deberíamos acudir a estos lugares en masa. Igual no deberíamos tener la oportunidad de acudir a estos rincones tan remotos, sino disfrutar de aquellos que realmente estén a nuestro alcance.

Y lo que es peor, ¿hasta dónde estamos dispuestos a llevar la mentira con tal de ser socialmente aceptados?







Etiquetas:   Fotografía   ·   Redes Sociales   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20676 publicaciones
5137 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora