Indignación de resultante nula

Hemos dedicado varios artículos anteriormente al análisis del movimiento 15 M, los indignados que piden una Democracia Real Ya y que se han convertido en los animadores de los veranos de la villa de Madrid. Pese a que hasta el momento hemos evitado destacar las adscripciones partidistas del movimiento, parece pertinente señalar algunas tendencias existentes dentro del mismo.

 

. Pese a que hasta el momento hemos evitado destacar las adscripciones partidistas del movimiento, parece pertinente señalar algunas tendencias existentes dentro del mismo.
 

Cuando el movimiento de indignados acampó en la Puerta del Sol de Madrid, muchos periodistas destacaron que los dueños del dominio democracialrealya.com eran el Colectivo de Educadores en Barrio Arrabal, un grupo de profesores cercanos a la ideología de Izquierda Unida, y que la propia web era gestionada por Manuel Jesús Román Estrade, antiguo representante de Izquierda Andaluza, escisión de Izquierda Unida, colaborador en el desarrollo de la Red de Blogs Socialistas y afín al PSOE. Esto no implica, sin embargo, una relación causal entre los indignados y los dos citados partidos políticos para canalizar el movimiento en su favor, sino que una de sus corrientes principales es afín a ellos. La idea de una sentada en pijama frente al Congreso de los Diputados fue idea de esta corriente, buena prueba del infantilismo izquierdista socialdemócrata que ya denunció en su día Lenin.

 

Pero también encontramos en las filas del movimiento a personajes que forman parte de una corriente contrapuesta con la anterior. Destacaremos a Enrique Dans, periodista y experto en tecnologías de internet, uno de los principales blogeros de España y adalid de las protestas contra la Ley Sinde. Dans fue el promotor del #nolesvotes que se convirtió en trending topic en la red social Twitter. Sujeto de tendencias anarcoliberales como Lorenzo Abadía Escario, antiguo secretario ejecutivo provincial del Partido Popular en Zaragoza en el año 2009 y actualmente responsable del área de infraestructuras del PP. Autor de un libro que defiende la democracia directa mediante el mando a distancia y las redes sociales, que por supuesto presentó en las acampadas de los indignados. Ambos coinciden en que las naciones políticas suponen un estorbo para la auténtica democracia y para el libre mercado capitalista, y están más que convencidos que las acampadas son el germen de una sociedad natural, al margen de la casta política realmente existente. Recuerdan ligeramente al utopismo republicano de Antonio García Trevijano.

 

¿Cómo ha podido mantenerse un movimiento con corrientes tan heterogéneas y contrapuestas en su seno? Pues con constantes decaimientos y recuperaciones, con constantes y lógicas indecisiones entre directores tan heterogéneos. Las movilizaciones que tuvieron y aún siguen teniendo lugar en las principales ciudades de España, aparte de mostrarnos la incapacidad de los indignados para ofrecer una alternativa a la crisis que sufre la Nación Española, nos ofrecen un ejemplo de lo que sucede cuando distintos vectores de fuerzas aplicados en un mismo punto tiran en direcciones distintas e incluso sentidos opuestos: que su resultante es cero, la nulidad más absoluta.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales