Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Negocios   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Medio Ambiente   ·   Amazonas



¿Por qué sigue vivo el fantasma de las terceras elecciones?


Inicio > Política Nacional
09/08/2016


872 Visitas



Los resultados de las elecciones del 20 de diciembre dejaron claro que para formar gobierno era necesario el acuerdo de al menos dos de los cuatro partidos que integran la tarta política española. Desde el primer momento Rajoy, como candidato del partido más votado, fue consciente de que no contaba con apoyos suficientes para formar gobierno y por ello declinó el encargo del rey de presentarse en el Congreso a intentar la investidura. Rajoy no quería que se evidenciara su fracaso y el consiguiente perjuicio de cara a la -ya previsible entonces- próxima cita ante las urnas. Una vez que el rey encargó a Pedro Sánchez la formación de gobierno, Rajoy se marcó como objetivo conseguir como fuera el fracaso del líder socialista, para ello contó con el inestimable apoyo de Pablo Iglesias. Se cumplió aquello de que el enemigo de mi enemigo es mi amigo. Pablo Iglesias perseguía convertirse en el líder único de toda la izquierda y Rajoy deteriorar aún más al PSOE. Ambos políticos se pusieron codo con codo a trabajar para alcanzar estos objetivos y para ello era imprescindible conseguir que el pacto PSOE-Ciudadanos se quedara en vía muerta. Las negociaciones que intentó el PSOE con Podemos estaba abocadas al fracaso porque el líder podemista no tenía ningún interés en alcanzar acuerdo alguno. Iglesias perseguía igual que Rajoy que Pedro Sánchez se estrellara en el hemiciclo de la Carrera de San Jerónimo entre la “cal viva” que arrojó como un exabrupto el arrogante candidato de la nueva izquierda.


Todo estaba preparado ya para las elecciones del 26J en las que el PP y Unidos Podemos pensaban recoger los frutos de su conspiración antisocialista. Pablo Iglesias veía ya al alcance de la mano su ansiado sorpasso e incluso, como proclamaba en sus mítines de la campaña del 26J, “le pisaba los talones” al PP. Lo que no sabía entonces el líder de Podemos es que Rajoy, siguiendo instrucciones del sempiterno fontanero de Génova, Pedro Arriola, le había tendido una trampa. Resulta interesante en este sentido leer el certero análisis de Ernesto Ekaizer que con el título de “La trampa” publicaba el pasado 28 de junio en su blog de El País. Rajoy en plena campaña del 26J jaleó a Pablo Iglesias convenciéndole de que “iba muy bien” y que Pedro Sánchez sería para él pan comido. Los resultados del 26J reflejaron el éxito de la estrategia del PP. Rajoy salió más fortalecido y Pablo Iglesias en lugar de “sorpasso” tuvo “sorpresa”.

Tras el 26J la tarta política siguió partida en cuatro trozos pero ninguno de ellos de suficiente tamaño como para formar gobierno en solitario. Pero ahora se han cambiado las tornas y  es el PSOE el que persigue que Rajoy se enfrente a los “leones del Congreso” y fracase a pesar de sus 137 escaños. Por eso el “no es no” de Pedro Sánchez es firme y hay escasas dudas de que lo mantendrá hasta el final. Por otra parte y según la última hora política Albert Rivera vende muy caro su apoyo a la investidura de Rajoy.

Así las cosas quedan pocas posibilidades, a saber. Posibilidad número uno, Rajoy acepta las condiciones de Albert Rivera, lo cual le perjudicaría internamente en el PP y cuestionaría su liderazgo. Posibilidad número dos, Rajoy da un paso al lado y es otro líder del PP quien intenta la investidura, situación que podría contar con el apoyo de Ciudadanos y la abstención de toda o parte del PSOE. Y posibilidad número tres la formación de un gobierno alternativo presidido  por Pedro Sánchez y apoyado por Unidos Podemos y algunas formaciones nacionalistas. Esta última opción puede ser una aventura política, una apuesta arriesgada pero en modo alguno descartable, debe recordarse que Pedro Sánchez tras su reunión con Rajoy después del 26J dijo que el PSOE “estaría en la solución”.

Pero hoy por hoy todo está en el aire porque los partidos anteponen sus estrategias e intereses partidistas a alcanzar acuerdos que permitan la formación de gobierno. Y por ello tras casi ocho meses de bloqueo político el “fantasma de las terceras elecciones sigue vivo”

 @rsanchezsa



Etiquetas:   Partidos Políticos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18320 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora