Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Economía   ·   Reseña   ·   Cámara de Senadores   ·   Quintana Roo   ·   Naturaleza   ·   Ecología   ·   Joe Biden   ·   Donald Trump



La Defensa y su aporte al Desarrollo: Un punto de vista.


Inicio > Ciudadanía
03/08/2016


1978 Visitas



LA DEFENSA Y SU APORTE AL DESARROLLO: UN PUNTO DE VISTA


Mucho se ha escrito y discutido sobre el rol fundamental que cumple  la Defensa para un país, al permitirle diversos grados de independencia y  soberanía, así como las condiciones de seguridad que  permitan su desarrollo, aunque en un mundo globalizado como el nuestro, ello se haya relativizado en diferente medida, pero lo cierto es que no hay duda que la Defensa como concepto sistémico  y la seguridad como condición a lograr, son algo intrínseco a la existencia y supervivencia de  los estados componentes de este mundo real que compartimos.

¿Cuanto de Defensa?  Esa es una pregunta que no es fácil de  contestar y la respuesta estará en  función de los escenarios de conflicto y/o amenazas  que perciban los estrategas y los gobernantes,  en el estado de la economía del país, en el nivel de desarrollo y posicionamiento en el escenario mundial,  en el grado de madurez democrática y sensibilidad pública, entre otros aspectos. Lo cierto también es que muchas veces, sin un análisis y comprensión adecuada se  cuestionan  los presupuestos  de defensa,  mencionando  frases trilladas y cargadas de mensajes facilistas que apelan a sentimientos básicos de un gran público  que muchas veces   no comprende la verdadera dimensión del dilema, como aquellas que señalan que la defensa es solo un gasto, y “que es preferible comprar mantequilla a fusiles”, “tractores a sistemas de defensa” etc.

La Defensa como política de estado, debe enfocarse entre otras tareas,  en buscar  un compromiso entre las verdaderas necesidades de seguridad y las exigencias  económicas del país, para lograr presupuestos de defensa equilibrados, alejado de cualquiera de los extremos, el exceso y el defecto, ese es el verdadero arte de establecer una adecuada Política de  Defensa  y la historia mundial, la  antigua como también la más reciente, está llena de ejemplos en uno y otro sentido,  así como de las consecuencias nacionales de tales decisiones.

Queda claro o al menos eso pretendo, que la Defensa como sistema nacional, debe ser equilibrada y ese balance es tan dinámico como la existencia misma, por ello siempre debe estar en permanente revisión y ajustes.

Pero este artículo busca poner en evidencia un aspecto intrínsecamente ligado a la Defensa que no siempre es apreciado, por que la discusión se “centra normalmente” en que n si es un gasto o una inversión, si es necesaria, si es suficiente, si debe reducirse o incrementarse, con defensores y detractores en cada lado del espectro.

El aspecto al que me refiero, es la preparación del personal integrante de las Fuerzas Armadas de un país (Marina, Ejercito y Aviación) y su aporte al desarrollo y para ello hay que comprender como es el proceso de preparación en las Instituciones de Defensa modernas, en las cuales la formación completa de sus integrantes es fundamental desde la etapa inicial, donde a la cimentación de valores, cualidades personales y físicas  necesarias y  requeridas  para la exigente carrera militar,  se deben agregar sólidos conocimientos en diversas ramas de las ciencias, matemáticas,  ingeniería, administración de recursos, liderazgo y conducción, idiomas, etc.

La modernidad entendida solo como la adquisición de medios de defensa de última generación o que incorporan  tecnología avanzada, es insuficiente e incompleta, sino existe un personal  capaz de utilizarlos y mantenerlos en su máxima capacidad y potencial, para ello se requiere generar competencias  en estas tecnologías de punta, lo que implica dedicar tiempo considerable a estudios altamente especializados, práctica y experimentación previa y finalmente un asiduo  entrenamiento y mantenimiento.

El personal en definitiva constituye el principal y mayor valor de cualquier organización, y en el sistema de la Defensa eso se sabe y reconoce con sólidos fundamentos.

¿Que se ha logrado ?

Como podrán apreciar, alrededor de la necesidad de operar y mantener los  diversos sistemas de armas necesarios para la defensa, los sistemas logísticos (personal, material, administración, etc.) que la sustentan, se ha formado personal  altamente motivado, calificado y preparado, que una vez cumplido su ciclo,  puede y normalmente así sucede, aportar al desarrollo nacional y a  la sociedad en forma efectiva, desempeñándose en diversos y variados puestos de trabajo, desde aquellos eminentemente técnicos hasta los directivos.

Este  es un aspecto que debe  considerarse siempre  en el  balance que se hace sobre la Defensa Nacional, la cual debe estructurarse en base a ciclos de cumplimiento, es decir, ser conscientes  de antemano, que no todo el personal que ingresa a servir en las Fuerzas Armadas hará una larga carrera y no es necesario ni conveniente que sea así por la estructura piramidal de las misma, por lo que debemos alentar la máxima productividad en cada ciclo o etapa y al termino del mismo facilitar a este personal su incorporación productiva en la sociedad, contribuyendo de esta manera a su desarrollo, incentivando por otro lado a que los que tengan una mejor proyección de cara a los siguientes grados y consecuentes responsabilidades, para que  permanezcan en el servicio activo, cumpliendo nuevos roles dentro de la estructura institucional.

Al final de cada etapa, se produce una especie de “readecuación  social” de  la inversión del estado en la exigente preparación de los miembros de las Instituciones Armadas,   pues salvo las excepciones que confirman la regla, el personal que se va retirando lo hace premunido de   conocimientos actualizados y vigentes, características personales  y amplia experiencia,  reinsertándose rápidamente en otras actividades laborales aportando positivamente  a la sociedad.

En definitiva,  si lo queremos ver así, la formación militar constituye un círculo virtuoso, eficiente y eficaz, logrando ciudadanos y profesionales  de la defensa  dispuestos a sacrificar su existencia por la seguridad de su país y al retirarse luego de culminar su período operativo, se convierten en actores importantes del desarrollo actuando conjuntamente con los otros miembros de la sociedad donde están inmersos.

¿Gasto o Inversión? 

¡INVERSION, POR SUPUESTO¡ 



Etiquetas:   Defensa   ·   Sociedad   ·   Formación Profesional

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21300 publicaciones
5203 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora