Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Psicología   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Psicopatología   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico



Una reflexión


Inicio > Filosofía
17/07/2016

872 Visitas



En matemáticas, las relaciones, las proporciones, también las creamos nosotros. También nosotros hallamos sentido en ellas. Y quizá solo nosotros.




Proporciones como: 1/3, 1/5, 1/8... por ejemplo, en algo concreto, en este caso en la música; responden muy bien a ciertas realidades, pero solo desde el punto de vista de nuestra percepción. Las matemáticas también son lenguaje. Un lenguaje de la abstracción; y por esto nos resultan tan útiles. Responden de manera magnífica a nuestra capacidad de reconocer patrones* y también, particularmente, a la generación de significado a través del aporte de información, es decir, de la diferencia. Es la manera de nuestro cerebro de relacionarse con el mundo, por necesidad y también a través del patrón, de la pauta. Existen por y para nosotros, por tanto, y por eso en ellas es tan importante la convención. Convención. Abstracción. Y en la base, el lenguaje. No solo responden a la realidad** sino sobre todo a nuestra manera de relacionarnos con ella desde nuestros sentidos: -desde la percepción- y también desde cómo se articula nuestro pensamiento, es decir, desde el lenguaje.

También se puede sostener lo aparentemente contrario "Dios no juega a los dados"; pero entraríamos entonces en el terreno de las creencias y en el de las percepciones para descubrir que, en realidad, nunca habíamos abandonado dicho terreno. O sea que en realidad todo esto "solo" lo hacemos desde nuestro cerebro: una cosa y la que aparentemente es la contraria.

Y entonces, ¿Dios? Dios no tendría por qué ocuparse de ti y en cambio tú sí de El. Porque así es, como humano, como especie, como tú te has constituido. Ese problema no tiene más importancia en cuanto se nos escapa, o mejor dicho, en cuanto solo se refiere a nuestra búsqueda de significado. La necesidad de la pauta. Es la forma en la que nos relacionamos con la realidad, pero solo con aquella que nos permite vislumbrar nuestra percepción. Es decir: da igual. Solo no da igual porque por configuración, propia y/o externa, el ser humano solo se encuentra profundamente cómodo en una dimensión, entre otras, moral. Además, siempre se trata de la herencia a transmitir, del futuro, del mundo que recibirán tus hijos. ¿Por qué habría de abandonarse en todo caso nuestra dimensión espiritual? Esto último no tiene sentido; sería una auto-limitación. A título personal mi creencia más profunda, de otra parte pero al hilo de todo esto, es que la fe es un don otorgado.

Convendríamos entonces que todo es una cuestión de percepción e interpretaciones y que por tanto ahí se encuentran los límites. Principalmente en lo que nos constituye y en primer lugar en lo más básico, es decir, en nuestros sentidos.

*Qué suerte hemos tenido de haber encontrado tantos patrones". En este sentido, las matemáticas son una herramienta poderosa para nosotros pero son solo una herramienta. Sin ellas, ya habíamos encontrado otras herramientas, y muchos otros patrones, antes de Descartes -por citar a quien enunció el Método-, pero no eran unas herramientas tan buenas

**Coherentemente, debería entrecomillarse.





---------- "La fuerza de la gravedad -por ejemplo- ya estaba ahí y después llegamos nosotros". A eso es a lo que me refiero. Y cuando ya no estemos, la fuerza de la gravedad continuará estando ahí. Nuestro cerebro aquí se ha generado. Quizá de ahí las concomitancias, 'casualidades'... los 'ecos'. Llegará otro "bicho" con otra percepción que descubrirá otra cosa que nosotros ni sospechamos. Sí. Y qué más da eso. Tal vez lleguemos a ser nosotros ese otro "bicho'. Y de esta manera me deslizo en la ciencia ficción, pero el postulado queda claro, creo. Solo son rudimentos de física clásica, pero sin los rudimentos no hay nada

Etiquetas:   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18740 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora